29-10-15 Mi Opinion

publicado en: Sin categoría | 0
11034287_906899786007321_1962192840452070302_n2
Xavier Cadalso

Nadie se ha de rasgar las vestiduras de lo que sucedió ayer en Figueres. Lo comente en el programa del pasado martes que un rival inesperado podía ser la climatología y por desgracia así fue.

Independientemente de este pequeño o gran detalle, pues se ha de tener en cuenta que a estas alturas de competición y de estación meteorológica ninguno de los dos equipos esta mas o menos adaptado a ella y puede ayudar o perjudicar a  ambos conjuntos.

El Terrassa y el Figueras esta temporada llevan una línea muy paralela y creo que visto lo visto puede ir sucediendo hasta la finalización de la competición.

En años anteriores comentábamos que cualquier equipo podía ganar o perder y dar un resultado sorprendente. Este año nuestro Terrassa va a ser uno de ellos en su gran mayoría de encuentros si a David Pirri no se le aportan los hombres que necesita.

Esto ya a la altura de temporada que estamos alcanzando me da la sensación que si no se pone un remedio contundente empezara a ser una tónica que a todos nos llevara en una sensación de Montaña Rusa, pues tras vivir encuentros como el pasado domingo donde uno alucina por rachas de un juego excelente, luego te encuentras que la falta de fondo de armario te pasa cuentas y bien lesiones o sanciones e incluso como el día de ayer que por el estado del terreno de juego te obliga a realizar unas variantes, siempre tienes más de lo mismo y los retoques son tan superficiales que el fruto que pretende sacar David son inapreciables.

Pero como voy pensando en los últimos días aquí no queda otra que acostumbrarse, reír la gracia a aquel que esplique el mejor chiste y ver como una temporada que se había podido convertir en una de las más importantes de nuestra historia pasaremos por encima de ella siendo un simple numero estadístico sin más historia de fondo.

Llega final de mes, se cumplen plazos de acontecimientos que tenían que suceder y aquí sigue sin pasar nada. Se está llegando a un estado de pasotismo tan grande que lo único que nos queda es ver disfrutar de nuestros equipos cuando salten al terreno de juego y al menos demuestren que sus deportistas hacen lo imposible por sacarlo adelante.

En fin, antes de partir hacia la capital y dejar a mi hija en el aeropuerto quería dejaros estas líneas y animaros a que el próximo domingo se acuda al estadio a ver a un Gavá, que el año pasado todos daban por un equipo a desaparecer y sorprendentemente su resurgir esta temporada está siendo impresionante. (envidia Sana y maldito fútbol que no quiere ser generosos con nosotros en los últimos años).

Xavier Cadalso

Deja un comentario