¿Criminales ejecutados o amantes víctimas de un triste destino? El extraño caso de los cuerpos de Windeby | Ancient Origins España y Latinoamérica

Windeby I (conocido también como la ‘Chica de Windeby’ hasta hace poco) es un cuerpo hallado en una turbera que se encuentra en la ciudad de Windeby, cerca

Windeby I (conocido también como la ‘Chica de Windeby’ hasta hace poco) es un cuerpo hallado en una turbera que se encuentra en la ciudad de Windeby, cerca de Schlwesig, en el norte de Alemania. Este cuerpo fue descubierto a mediados del siglo XX, cuando gentes del lugar se encontraban extrayendo turba de un pantano. En un principio el cuerpo fue denominado ‘Chica de Windeby’, ya que se creía que el cuerpo habría pertenecido a una chica de 14 años. En épocas más recientes, no obstante, se ha revisado esta designación, y actualmente se ha llegado a la conclusión de que se trata en realidad de los restos momificados de un individuo de sexo masculino.

Península de Jutlandia, la región en la que fue hallada la momia. (CC BY-SA 3.0)

Península de Jutlandia, la región en la que fue hallada la momia. (CC BY-SA 3.0)

Descubrimiento del cuerpo en la turbera

En 1952, los propietarios de un terreno del norte de Alemania decidieron extraer turba de un pantano para venderla como combustible. Al cortar los obreros la turba se toparon con algo bastante inesperado, es decir, el cuerpo momificado. Se dio orden entonces a los extractores de turba que detuvieran inmediatamente sus trabajos para que pudiera estudiarse el cuerpo. Desgraciadamente, la maquinaria empleada para cortar la turba ya había mutilado una de las piernas del cuerpo, más concretamente un pie, además de una mano. A pesar de todo, el cuerpo se había conservado muy bien en la turba, y el hallazgo fue considerado un importante descubrimiento arqueológico.

Parte superior del cuerpo de Windeby I. (CC BY-SA 3.0)

Parte superior del cuerpo de Windeby I. (CC BY-SA 3.0)

No se encontró ajuar funerario junto al cuerpo, aparte de una venda de lana cubriendo sus ojos y un collar en torno a su cuello. Se ha sugerido que la venda podría haber servido para cubrir los ojos del cadáver antes de enterrarlo o para sujetar sus cabellos, en cuyo caso la venda se habría deslizado hasta los ojos a causa de la pérdida de volumen del cuerpo. Basándose en la estilizada complexión del cuerpo, se dio por hecho en un principio que pertenecía a una mujer joven.

Otro importante aspecto de este cuerpo es que al parecer su cabeza estaba rasurada en parte. Cerca del lugar en el que fue hallado Windeby I se descubrió además otro cuerpo. En este caso pertenecía a un hombre de mediana edad que había sido estrangulado con una rama de avellano y a continuación arrojado al pantano clavándolo sobre una estaca.

Huesos de Windeby I temporalmente expuestos en el Archäologisches Landesmuseum de Schleswig. (CC BY-SA 3.0)

Huesos de Windeby I temporalmente expuestos en el Archäologisches Landesmuseum de Schleswig. (CC BY-SA 3.0)

Interpretando los restos

Los arqueólogos consultaron a Tácito para encontrar una explicación al hallazgo de los dos cuerpos hallados en la turbera de Windeby. Según el historiador romano, las tribus germánicas que vivían más allá del Rhin tenían la costumbre de castigar a los malhechores clavando sus cuerpos una vez ejecutados en estacas clavadas en pantanos. Así pues, algunos expertos creen que los dos cuerpos pertenecieron a una pareja adúltera que fue denunciada y consecuentemente castigada.

Podría señalarse que los escritos de Tácito sobre las costumbre de las tribus germánicas estaban basadas en relatos de segunda o incluso tercera mano. Por otro lado, Tácito tenía la intención de avergonzar a sus lectores romanos por lo que él percibía como un comportamiento decadente (el adulterio). De este modo, la exactitud de esta antigua fuente podría ponerse en duda.

Otro hecho que desafía a esta interpretación es que el cuerpo de Windeby I no presentaba indicios de traumatismos, como cabría esperar si el joven individuo hubiese sido ejecutado. Los restos sugieren más bien que habría sufrido repetidos brotes de enfermedades o malnutrición, lo que finalmente habría desembocado en su muerte. La explicación de la cabeza ‘parcialmente rasurada’ es que uno de sus lados se encontraba más expuesto al oxígeno que el otro, lo que provocó que uno de los lados de la cabeza sufriera una descomposición más acelerada que el otro. Como explicación alternativa, los cabellos podrían haberse desprendido accidentalmente durante la manipulación realizada por los arqueólogos encargados de las primeras excavaciones.

Reconstrucción facial del rostro de Windeby I realizada por Richard Helmer. (Fair Use)

Reconstrucción facial del rostro de Windeby I realizada por Richard Helmer. (Fair Use)

Comprobando el sexo de la ‘Chica de Windeby’

Incluso ya entrados los años 70, científicos y arqueólogos no eran capaces de determinar con exactitud si el cuerpo de Windeby I perteneció realmente a un individuo de sexo femenino, aunque existía bastante consenso en relación con esta hipótesis. Pero esta interpretación varió en el año 2007, cuando se revisó el cuerpo mediante análisis de ADN, descubriéndose que era más probable que hubiese pertenecido a un varón. Por otro lado, la datación mediante carbono-14 de los dos cuerpos de Windeby también reveló que no eran contemporáneos, y que el supuesto ‘amante’ habría vivido en realidad 300 años antes que Windeby I. En la actualidad los dos cuerpos de Windeby (junto con otro cuerpo similar sin cabeza, y una cabeza sin cuerpo) se encuentran expuestos en el Museo del Estado de Schleswig-Holstein, Alemania, donde pueden ser contemplados por los curiosos visitantes.

Imagen de portada: Fotografía de Windeby I (PBS)

Autor: Wu Mingren

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Origen: ¿Criminales ejecutados o amantes víctimas de un triste destino? El extraño caso de los cuerpos de Windeby | Ancient Origins España y Latinoamérica

Related Post

Deja un comentario