Mi opinión de la doble moral (por Xavier Cadalso)

publicado en: Actualidad, mi opinio | 0

Cada día uno se sorprende mucho más de cómo las personas se manifiestan en las redes sociales y sinceramente que es preocupante.

Uno puede ir viendo como los conceptos más básicos cada uno se los amolda acorde a sus conveniencias y no a esos principios ni éticos ni morales que con toda seguridad le han ido marcando durante toda la vida.

Te metas en el campo que te metas en ocasiones resulta hasta tragicómico, pues por ejemplo si uno habla de política ves como aquel que pierde, siempre gana y viceversa que el que ha conseguido la victoria es el gran derrotado.

En múltiples ocasiones para tapar un fracaso estrepitoso o de gestión siempre se achaca a la palabra fraude o trampa, como has estado prometiendo lo que sabias que no podías has de justificar ante la masa lo que nos has sabido hacer en el día a día que has estado elaborando tu idea.

Verdaderamente es abrumador y contagioso. Todo el mundo sabe que yo soy ciudadano de un País llamado España y más concretamente de Cataluña. Lo que está pasando en mis orígenes es de chiste vergonzoso.

Se vota a corruptos y ladrones, pero aun siendo así también ves como de la banda donde no se ha conseguido la victoria hasta hace poco tiempo se defendía a un partido que por ejemplo había SUBVENCIONADO AL “GAL”, etc… o a unos muchos que proclamaban que se atacaba a Cataluña cuando a un Señor como Jordi Pujol se le aludía el escándalo de Banca Catalana o lo de las comisiones del %, muchos de esos que en aquellos entonces enarbolaban la bandera de la indignación hoy piden prisión incondicional para el ExPresident de la Generalitat y no buscan el intereses de los Ciudadanos en general, solo el del partido y más el suyo propio (todos tienen mucho que callar y poco que ofrecer).

Señores, es que somos como el Vaticano, ellos tienen dos Papas y nosotros dos Reyes. Encima podemos batir el record de ser el único País que para nombrar Gobierno hagamos tres elecciones y en todas repetir resultado (si tuviesen que pagar de su bolsillo las campañas seguro que en una partida de mus nombraban al responsable del Gobierno).

En fin, que somos manipulable (yo también me incluyo) dependiendo de cómo los imbéciles de a turno quieren que sople el viento, entonces hasta el más pintado se indigna y enarbola la bandera de la sinrazón.

No sé dónde vamos a llegar, pero está claro que la solución pasa por recuperar nuestra personalidad y poner en cuarentena a todos esto que el trabajo más importante que tienen al levantarse es en buscar la estrategia para mover a las masas sociales e intentar dar el menos golpe posible.

Vivimos en el País del amiguismo y del favoritismo y que la gente encuentra razones de defensión ajena incluso en la defensa de un estafador (político o deportivo) que nos está defraudando a todos de nuestros fondos e incluso ensalzar la vida de un animal que ha dado muerte a una persona por ejercer una profesión que hasta hace unos pocos años se decía que era “nuestra cultura y el arte nacional” (y que conste que no soy un defensor de las corridas de toros), pero creo que todo tiene un límite y vanagloriarse de la muerte de un torero roza los límites éticos de la defensión de la vida de los animales.

Con esta opinión solo quiero expresar ese vacío que siento cuando quiero entender el raciocinio humano. Me pierdo de verdad, está bien defender unas ideologías y unos colores deportivos, pero en su punto justo. El delincuente ha de pagarlo y nosotros tenemos que tener muy claro cuáles son nuestros valores que muchos de estos transeúntes de la indignidad nos pisotean impunemente segundo tras segundo y que solo miran para ellos importándoles una castaña el bienestar de todos nosotros.

Se puede ser de un lugar, de un País, de un equipo y de una religión, así como de muchas cosas más, incluso de la asociación de vecinos del barrio de enfrente nuestro, pero la ética y nuestra moralidad ha de estar, ante todo.

Con este pequeño escrito quiero iniciar unos artículos de opinión en general que iré publicando periódicamente. Quiero dejar claro que mi afán no es pleitear con nadie ni discutir, lo que si me encantaría seria poder dialogar y estirar los escritos enriqueciéndolos con vuestras aportaciones. Ojalá entre todos encontremos un equilibrio, pienso que estamos llegando a un punto de raciocinio importante y que o entre todos empezamos a marcarnos unas líneas de cordura o la verdad la brújula del sentido común en muchos campos no va a encontrar el Norte.

Xavier Cadalso @XCadalso
Xavier Cadalso
@XCadalso

Deja un comentario