Código Enigma, descifrado: el papel de Turing en la Segunda Guerra Mundial

La máquina Enigma, que los alemanes creían indescifrable.

Alan Turing fue el principal responsable de descifrar Enigma, el código secreto utilizado por el Ejército alemán en la Segunda Guerra Mundial, contribuyendo con ello a acortar la guerraInventó una máquina, llamada la ‘bomba’, que permitía descifrar mensajes Enigma de forma masiva. En 1943 se desvelaban 84.000 mensajes alemanes al mesSus métodos de criptoanálisis fueron decisivos para paliar la amenaza de los submarinos en la Batalla del Atlántico

El 1 de septiembre de 1939 Alemania invadió Polonia, dando comienzo a lo que luego se convertiría en la guerra más devastadora que ha conocido la humanidad. En ese momento, el matemático y genio Alan Turing ya estaba trabajando para el Government Code & Cypher School (GC&CS), el Servicio de Inteligencia británico. Un año antes había empezado con ellos su tarea a tiempo parcial, que desde el principio estuvo centrada en descifrar el código secreto que Alemania utilizaba para sus comunicaciones militares, llamado Enigma.

En los años previos a la guerra, la inestabilidad sacude a Europa, que ve cómo Hitler invade uno a uno los países de su entorno. Para el entonces Imperio Británico está claro que el principal enemigo es Alemania y contra ella se concentran sus esfuerzos de inteligencia. Cuando Turing entra a trabajar para el GC&CS como criptoanalista tiene 26 años, pero sostiene un abultado currículum científico a sus espaldas. Ha estudiado en el King’s College de Cambridge y obtuvo el doctorado por la Universidad de Princeton, donde ha profundizado en criptología. Además ha publicado textos sobre computación que serán el germen del ordenador moderno.

Descifrando Enigma

La máquina Enigma utilizada por la mayor parte de las comunicaciones alemanas durante la guerra tenía un funcionamiento complejo. Se basaba en cinco rotores que variaban cada vez que se pulsaba una tecla, de manera que cada letra del alfabeto ofrecía un número altísimo de posibilidades. El Ejército alemán complicaba más las cosas cambiando la posición de los rotores una vez al mes. Los mandos alemanes de la época veían a Enigma como indescifrable.

Poco antes del estallido de la guerra, el GC&CS británico se reunió con el Servicio de Inteligencia polaco, que también estaba intentando desentrañar el código Enigma. A partir de la información recibida, Turing empieza a trabajar con otro enfoque, mejorando el método polaco. Su tarea, junto a la de otros criptoanalistas de perfiles variados, se llevaba a cabo en la mansión de Bletchley Park, situada en el condado de Buckinghamshire, en plena campiña inglesa, donde llegaron a trabajar hasta 10.000 personas.

En Bletchley Park la inteligencia británica reunió a los genios de la época. Turing dirigía los trabajos del barracón 8
En Bletchley Park la inteligencia británica reunió a los genios de la época. Turing dirigía los trabajos del barracón 8.

En tres meses desde que recibiera las informaciones del Servicio polaco, Turing fue capaz de descifrar el código alemán. No era suficiente, había que hacerlo de forma rápida, automatizar el proceso. Para ello el matemático diseñó junto a su colega de Cambridge, Gordon Welchman, su propia máquina para contrarrestar la potencia de Enigma, la llamada ‘bomba’. El sistema se servía de análisis matemáticos para determinar cuáles eran las posiciones más factibles de los rotores, para que se pudieran probar lo antes posible.

Las máquinas se empezaron a construir en fábrica y entraron en funcionamiento en la primavera de 1940. Durante los meses de verano, jugaron un papel determinante descifrando los mensajes de la fuerza aérea alemana, que atacó instalaciones militares y ciudades por toda Gran Bretaña. En Bletchley Park un ejército de ‘bombas’ trabajaba en la retaguardia inglesa para ayudar a la supervivencia de la nación. En 1943 las ‘bombas’ ya descifraban un total de 84.000 mensajes de Enigma al mes.

Pero los mensajes más importantes para Gran Bretaña eran los que enviaban los submarinos alemanes, que operaban en el Atlántico Norte, y éstos utilizaban un sistema Enigma con una mayor seguridad.

LEER  Resuelto el misterio de los «círculos» de Namibia

El Enigma naval: un nuevo reto

Tras la conquista de Francia, en el verano de 1940 Gran Bretaña se quedó sola en Europa ante Hitler. El país necesitaba importar más de un millón de toneladas de distintos materiales cada semana para poder seguir combatiendo en la guerra. Lo hacía a través de su marina mercante y posteriormente (a partir del acuerdo de Préstamo y Arriendo, en marzo de 1941) mediante los convoyes que salían desde Estados Unidos. Pero los U-Boot alemanes causaban estragos hundiendo buques que contenían cargamentos enteros.

Un buque mercante torpedeado por un submarino alemán (dominio público)
Un buque mercante torpedeado por un submarino alemán (dominio público).

Las comunicaciones que utilizaban los submarinos alemanes se basaban en una máquina Enigma que tenía ocho rotores en lugar de cinco. Las posibles combinaciones aumentaban exponencialmente respecto al código anterior, el que abarcaban las ‘bombas’. Turing se centró en la variante naval y, tras la captura de unos documentos alemanes, en los que estaban anotadas las claves para el mes de febrero de 1941, el matemático y su equipo pudieron reconstruir el sistema usado por los alemanes.

Con la ayuda de nuevos documentos, los investigadores del barracón 8, cuyos trabajos Turing dirigía, descifraron el Enigma de los submarinos alemanes. Para que las ‘bombas’ funcionaran con este código, Turing desarrolló una técnica estadística que permitía conocer la identidad de cada rotor en la máquina cifradora, antes de aplicar su propia máquina descifradora al mensaje.

Cuando en febrero de 1942 los U-Boot complicaron su sistema de transmisiones, en Bletchey Park tuvieron que empezar el trabajo de nuevo. Independientemente del número de rotores que conformaban las máquinas Enigma, en cada comunicación sólo se usaban tres de ellos. La marina alemana comenzó a utilizar uno más en cada mensaje; en total, cuatro. El quebradero de cabeza duró hasta diciembre de 1942, cuando se volvió a descifrar el código.

No hay más que echar un vistazo a las estadísticas de la Batalla del Atlántico para comprobar la importancia que tenía conocer el código que cifraba los mensajes de los submarinos alemanes. Aunque las cifras varían de unos autores a otros, en lo que sí están de acuerdo es que del año 1940 a 1941 las pérdidas de buques aliados se habían reducido, mientras que en 1942 volvieron a aumentar y lo hicieron de forma aguda. Precisamente entre febrero de 1942 y diciembre de ese mismo año es cuando los aliados operaron a ciegas en el Atlántico, mientras en Bletchley Park se afanaban por descifrar la modificación en el código.

Esta estadística refleja la variación anual en los hundimientos, medidos en base a la capacidad volumétrica de los barcos
Esta estadística refleja la variación anual en los hundimientos, medidos en función de la capacidad volumétrica de los barcos.

En el libro Hitler’s U-Boat War: The Hunted: 1942-1945, su autor, Clay Blair, habla de 520 buques aliados o neutrales hundidos por los submarinos en 1940; en 1941 pasan a ser 457. Pero en el año 1942 son 1.155 las embarcaciones que se hundieron, mientras que al año siguiente la cifra se rebaja de nuevo a 452 hundimientos. Si bien estos números se deben en parte a la expansión del sonar y a la mayor protección de los convoyes, no se puede negar el mérito al Servicio de Inteligencia británico.

Consultor de criptoanálisis en Bletchley Park

Turing efectuó un viaje a Estados Unidos, con el fin de compartir información sobre criptoanálisis, del que regresó en marzo de 1943. A partir de ese momento pasará de dirigir el equipo del barracón 8 a ser consultor general para el área de criptoanálisis de Bletchley Park. Su actividad deja de ser tan frenética. El objetivo ahora es la máquina Lorenz SZ40/42, que conectaba a Hitler y al alto mando del ejército en Berlín con los generales del frente.

Los analistas que trabajaron para desentrañar el funcionamiento de Lorenz, apodada ‘Tunny’, se inspiraron en la teoría estadística elaborada por Turingpara descifrar el Enigma naval. A partir de un mensaje enviado dos veces sin cambiar la clave, se pudo reconstruir una de estas máquinas y toda esta información se usó para fabricar uno de los primeros ordenadores de la historia, Colossus, que empezó a descifrar industrialmente los códigos de ‘Tunny’.

LEER  El mariscal Zhúkov y el Ejército Rojo

Todos estos esfuerzos permitieron interceptar informaciones vitales y conocer decisiones estratégicas a las que los aliados pudieron anticiparse. Los integrantes del Estado Mayor alemán se quedaron estupefactos cuando después de la guerra se enteraron de que sus comunicaciones secretas –incluyendo las referentes a todo tipo de operaciones militares– habían sido interceptadas y descifradas constantemente.

Algunos historiadores estiman que las informaciones descifradas acortaron la guerra en dos añosCiertas comunicaciones demostraron que los alemanes confiaban en muchos de los agentes doble que los aliados habían infiltrado en el espionaje alemán (Abwehr), con lo que resultó más fácil llevar a cabo misiones de contraespionaje.

En el Mediterráneo los británicos pudieron hundir la mitad de los barcos que iban a abastecer a las fuerzas alemanas e italianas del norte de África. Incluso en el frente Este la Unión Soviética confirmó los planes que tenía Alemania para atacar la zona de Kursk mediante un agente en Bletchley Park, así el Ejército Rojo pudo prepararse a conciencia para la mayor batalla de tanques que se ha librado en la historia. Días antes del desembarco de Normandía, unos mensajes descifrados confirmaron que los alemanes seguían equivocados al creer en una invasión a través del paso de Calais.

Origen: Código Enigma, descifrado: el papel de Turing en la Segunda Guerra Mundial

Los descifradores de códigos descifraron Enigma antes que Alan Turing

Benedict Cumberbatch, como Alan Turing (recuadro), en The Imitation Game
Benedict Cumberbatch, como Alan Turing (recuadro), en The Imitation Game CREDIT: AP / AFP

Alan Turing no pudo descifrar el Código Enigma sin la ayuda de los matemáticos polacos y es hora de “corregir lo incorrecto” y reconocer su contribución, ha dicho el gobierno polaco.

Se cree que descifrar el sistema alemán acortó la  Segunda Guerra Mundial  en dos años y salvó innumerables vidas.

Pero pocas personas se dan cuenta de que los  primeros códigos Enigma ya habían sido quebrantados por los polacos,  que luego transmitieron el conocimiento a Gran Bretaña poco antes del estallido de la guerra.

T oye incluso enseñó Turing cómo construir dispositivos electro-mecánico que simulan el funcionamiento de la máquina Enigma y operadores habilitados para pasar por un ajuste posible tras otro.

Cuando estalló la guerra, los alemanes habían aumentado la sofisticación de la máquina y los polacos luchaban por avanzar más. Pero basado en el conocimiento polaco, Turing logró construir una gran computadora que finalmente descifraría el cifrado.

Sin embargo, a pesar de su ayuda, la historia y Hollywood han ignorado en gran medida su papel. La película más reciente  The Imitation Game, protagonizada por Benedict Cumberbatch , apenas menciona a los polacos.

Ahora el gobierno polaco ha lanzado una exposición itinerante titulada “Enigma – Decipher Victory” para recordarle al mundo su contribución crucial. Ya han llevado la exposición a Canadá y Bruselas.

Cumberbatch junto a Keira Knightley en The Imitation Game
Cumberbatch junto a Keira Knightley en The Imitation Game CREDIT: FOTOS DEL OSO NEGRO

 

METRO aciej Pisarski, subjefe de misión de la Embajada de Polonia en Washington, dijo: “La historia de Engima fue muy importante para nosotros y la ruptura del código Enigma fue una de las contribuciones más importantes de Polonia a la victoria de los Aliados durante la Segunda Guerra Mundial. .

“Nuestra contribución a Enigma es algo de lo que aprendimos mucho cuando éramos niños en Polonia, pero tenemos la sensación de que el conocimiento no es tan generalizado. Fue una asociación crucial que dio a los aliados ventaja sobre los alemanes.

“Estuvimos atrapados en el lado equivocado de la Cortina de Hierro durante la Guerra Fría, lo que significaba que no obtuvimos el crédito que deberíamos haber recibido y nadie quería admitir que alguien en Europa del Este tuviera algo que ver con Enigma.

“Sentimos que era importante llenar los espacios en blanco. Es nuestra obligación moral corregir este error y poner esta imagen de una manera más completa”.

La máquina Enigma fue inventada por el ingeniero alemán Arthur Sherbius al final del Primer Mundo Wat y fue utilizada por los militares y el gobierno de varios países. Los británicos habían luchado por encontrar la forma de descifrar las primeras máquinas Enigma, y ​​para principios de la década de 1930 los polacos estaban muy por delante.

 

LEER  Desvelan el vestigio oculto que demuestra la barbarie inglesa contra los nazis en la Segunda Guerra Mundial
Una máquina Enigma de 1935, utilizada por los alemanes para cifrar mensajes durante la Segunda Guerra Mundial
Una máquina Enigma de 1935, utilizada por los alemanes para cifrar mensajes durante la Segunda Guerra Mundial. CRÉDITO: TONY AVELAR

Los descifradores principales de P oland fueron Jerzy Rozycki, Henryk Zygalski y Marian Rejewski quienes se unieron al Buró de cifrado del Estado Mayor Polaco en Varsovia.

Mientras Gran Bretaña todavía usaba lingüistas para descifrar códigos, los polacos habían entendido que era necesario usar las matemáticas para buscar patrones y que habían roto algunos de los códigos alemanes anteriores a la guerra.

Luego dieron un paso más al construir máquinas electromecánicas para buscar soluciones, que llamaron “bombas”.

En vísperas de la guerra, en 1939, los descifradores de códigos de Bletchely Alastair Denniston y Dilly Knox se reunieron con miembros de la Oficina de cifrado en una instalación secreta en un bosque en Pyry, cerca de Varsovia, para compartir sus conocimientos.

Alan Turing, también más tarde visitó a los descifradores de códigos polacos y usó su conocimiento para desarrollar su propio “bombe” capaz de romper los códigos Enigma más complejos durante la guerra.

Pero los polacos han recibido poco crédito,  sobre todo en la reciente película The Imitation Game, donde su contribución fue descartada con una sola oración .

Una réplica de la máquina de Turing Bombe, utilizada para descifrar los códigos Enigma militares alemanes, en Bletchley Park
Una réplica de la máquina de Turing Bombe, utilizada para descifrar los códigos Enigma militares alemanes, en Bletchley Park CRÉDITO: NICK HIGHAM / ALAMY

D r Grazyna Zebrowska, la ciencia y la tecnología asesor de la Embajada de Polonia en Washington, dijo: “Creo que la historia real se ha perdido con el tiempo.

“La participación polaca fue bien conocida durante la Segunda Guerra Mundial, pero durante la época comunista no fue tan conveniente admitir que había habido tanta cooperación entre Gran Bretaña y Polonia. Fue una alianza muy especial y muy secreta.

“La película del juego de imitación trata sobre Turing y todos en Gran Bretaña y solo pretende ser un corto espacio de tiempo, pero creo que hubo un suspiro audible en los cines polacos cuando nuestra contribución se redujo a una sola línea.

“Esperamos que esta exposición muestre el trabajo de los matemáticos polacos”.

Codebreakers en Bletchley Park, 1942
Codebreakers en Bletchley Park, 1942 CRÉDITO: SCIENCE MUSEUM PHOTO STUDIO

 

Al hablar sobre  The Imitation Game , Pisarski, agregó: “Estoy seguro de que es una muy buena película, pero no creo que haya tratado de contar toda la historia”.

“Queremos presentar una imagen más completa del pasado. Es importante hacer justicia a las personas involucradas, pero subrayar y subrayar la fuerte cooperación entre Gran Bretaña y Polonia en lo que respecta a Enigma”.

Los pilotos polacos tenían las tasas de mortalidad más altas en la Batalla de Inglaterra, las tropas polacas lucharon en las campañas de África del Norte, Italia y Normandía, y participaron en la Batalla por Berlín.

A pesar de sus esfuerzos, el deseo británico de apaciguar a Stalin significó que las fuerzas polacas, todavía bajo el mando del gobierno independiente de Polonia en el exilio, tenían prohibido participar en las celebraciones oficiales del Día VE.

Durante la guerra,  los descifradores de códigos Zygalski y Rejewsk terminaron en Inglaterra con el Ejército, donde intentaron unirse a los descifradores de Bletchley,  pero nadie reconocería que el equipo existía.

Zygalski terminó trabajando como matemático en la Universidad de Surrey.

origen informacion : telegraph.co.uk

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: