Desvelan los turbios secretos del ‘héroe’ del bando nacional que quiso asesinar a Franco

El MI5 ha hecho público el último interrogatorio que hizo a Kim Philby, el agente doble que se unió a la policía soviética en los años treinta y espió para la URSS hasta los sesenta

Tres décadas después de que Europa pusiera un sonoro punto y aparte a la Guerra Fría con la caída del Muro de Berlín, el tufo que perdura de este período histórico sigue siendo el mismo: el de los espías y las agencias que combatieron en la sombra para uno y otro bando. Fueron muchos los que conocemos y, según parece, no demasiado profesionales. ¿Cómo podrían haber sido descubiertos en caso contrario? De entre todos ellos hay uno que cuenta con un aura especial: el británico Kim Philby. Agente doble leal a Iósif Stalin, pasó por España (donde fue condecorado por el mismo Francisco Franco al que pretendía asesinar) antes de pasar por Estados Unidos, Beirut y otras tantas regiones. En 1963, cazado por el gobierno británico, huyó a Moscú.

 

A grandes trazos, este fue el devenir de un Philby caído en desgracia. Sin embargo, el MI5 (el servicio de inteligencia británico dedicado a la seguridad interior del país) acaba de poner a este curioso personaje de actualidad tras dar a conocer en los Archivos Nacionales múltiples documentos sobre su última etapa en el país. Según han publicado varios medios anglosajones como «The Times» o «The Guardian», este organismo ha desvelado el último interrogatorio que el gobierno le hizo antes de que se marchara a Moscú. Fechado el 11 de enero de 1963, durante el mismo explicó que, aunque en efecto se había unido a la policía secreta soviética en los años treinta (la OGPU), eso no significaba que estuviera de acuerdo con su ideología.

 
Kim Philby, en una de sus fotografías más famosas
Kim Philby, en una de sus fotografías más famosas

También incidió en que no se puso a sus servicios por ideología. «En resumen, me uní al OGPU como aquel que se une al ejército. Debe haber habido muchos soldados británicos que obedecieron las órdenes que sus oficiales les daban en Passchendale [una de las primeras batallas de la Gran Guerra] aunque supieran que estaban equivocados». Según «The Times», el artífice de la confesión fue el oficial de inteligencia del MI6 (el servicio secreto dedicado a las operaciones exteriores) Nicholas Elliott. Este recibió la confesión en Beirut casi treinta años después de que su también gran amigo entrara a formar parte de la OGPU.

 
 

Al parecer, el MI5 quería enviar a su propio interrogador para obtener la declaración de Philby, pero el MI6 estaba convencido de que el agente doble sería más propenso a hablar con un amigo. Los extractos, publicados el pasado martes, comienzan con la narración de la cita que mantuvieron ambos. A continuación, exponen las declaraciones obtenidas. En las mismas desveló también que una de las primeras tareas que le había puesto el gobierno soviético era la de identificar a otros posibles espías comunistas dentro de la Universidad de Cambridge (en la que trabajaba) y presentar un alista con ellos. Donald MacLean fue aceptado y, en los cincuenta, desertó a la URSS cuando supo que los servicios secretos ingleses seguían sus pasos.

 

Poco antes de aquella reunión, Elliott ya había contactado con Philby para ofrecerle la inmunidad si regresaba a Londres y le ofrecía una confesión completa. Ambos se reunieron, pero el espía no debió sentirse demasiado seguro, pues desertó el 23 de ese mismo mes y se marchó a la URSS en un carguero. Desde «The Guardian» apuntan a que su interrogador pudo haberle alentado a escapar para evitar que la noticia (vergonzosa para el gobierno británico) de que un agente había engañado al gobierno durante dos décadas se extendiera.

 

Comunista

Si hay un ejemplo que demuestre la importancia de los servicios de inteligencia en la historia, ese es el de Kim Philby. Hijo de un padre militar que -por si fuera poco- había ejercido como diplomático en Arabia, vino al mundo el 1 de enero de 1912 en la India. Poco le duró su estancia en el Raj británico, pues fue finalmente enviado al Trinity College de Cambridge para cursar sus estudios. Fue precisamente en ese lugar donde se empezó a sentir sumamente atraído por el comunismo que llegaba de la mano de Iósif Stalin. Una tendencia que era vista como la antítesis de los populares fascismos del viejo continente.

 

«Kim hizo amigos entre los sectores de izquierdas, algunos de extrema izquierda. El fascismo experimentaba un auge en Europa, y para muchos el comunismo era lo único que podía detenerlo», explica Ben Macintyre en «Un espía entre amigos: la gran traición de Kim Philby». Lo suyo no fue una epifanía, sino que se fue escorando poco a poco hacia esta tendencia gracias a visitas como la que hizo en 1933 a Berlín, donde descubrió la brutalidad del nazismo.

LEER  Vida y obra de la Segunda República
Kim Philby, durante la última etapa de su vida
Kim Philby, durante la última etapa de su vida

Así lo corrobora a ABC José Luis Caballero, autor (entre otras tantas obras) de «La ruta de los contrabandistas» (una novela con tintes históricos en la que se adentra en el espionaje en la Guerra Civil). El autor es partidario de que el futuro espía se unió a una tendencia que estaba, por entonces, en auge. «Philby formó parte desde mediados los años veinte del grupo de jóvenes estudiantes del Trinity College de Cambridge educados en el marxismo de la mano de Maurice Dobb, uno de sus profesores. Fue ahí donde tomó contacto con la Internacional Comunista y con la Unión Soviética, una relación que ya nunca rompería y que fue más allá de otros miembros de esa juventud, simple simpatizantes. De ese grupo formaron parte también Donald Maclean, Guy Burgess, Anthony Blunt y John Cairncross», explica el autor.

Para ser más concretos, Philby fue reclutado por un agente soviético en 1934 en Regent’s Park (Londres) como parte del futuro Círculo de Cambridge. Una célula ideada por el NKVD (el servicio secreto de la URSS en plenos años 30) cuyo objetivo era incorporar británicos de bien que pudiesen infiltrarse en las altas instituciones inglesas.

Según recoge Enrique Bocanegra en «Un espía en la trinchera», nuestro protagonista fue captado por un agente llamado Hallan que le cautivó con las siguientes palabras: «Has estudiado en Cambridge, tienes un importante porvenir por delante. Un porvenir burgués. Y si quieres ayudar al movimiento antifascista y al partido [comunista] tendrás que hacerlo como tal. El movimiento antifascista necesita miembros que puedan penetrar en las instituciones burguesas». Al parecer, aquel sujeto quería disuadirle de que entrara a formar parte del partido comunista, organización en la que se limitaría a «repartir octavillas» como cualquier otro, y su talento quedaría totalmente desperdiciado.

LEER  La dieta que convirtió a los caballeros medievales en máquinas de matar

Engañar a Franco

Con todo, lo cierto es que no comenzó con buen pie su labor con el NKVD. De hecho, no fue hasta 1936 cuando le solicitaron que partiese a España para infiltrarse en las filas franquistas y obtener información del enemigo. Aquel fue un primer viaje que apenas duró tres meses, pero le valió para publicar un reportaje sobre la situación en el país en el «The Times» y empezar a ser considerado como un periodista conservador por parte de Francisco Franco. Ya con la corresponsalía de este popular diario bajo el brazo, no tardó en ser bien visto por parte de un régimen que ansiaba la benevolencia de los medios de comunicación internacionales.

A partir de entonces, y a base de preguntas mucho más concienzudas que el resto de reporteros, logró obtener información de gran importancia para el NKVD. Desde el número de militares que participaban en algunas ofensivas, hasta ubicaciones de tropas. «Sus controladores soviéticos lo enviaron a España básicamente para infiltrarse en las altas esferas de los rebeldes como periodista cercano al fascismo. Se infiltró como periodista, haciendo gala de un acercamiento al fascismo, como admirador de los rebeldes. Se había hecho miembro del grupo llamada Amistad Anglo-Alemana y fingía que simpatizaba con el movimiento nazi. De esa manera logró infiltrarse en un trabajo magistral como agente y suministrar a la NKVD información muy valiosa», añade Caballero en declaraciones a ABC.

Philby, en su jueevntud
Philby, en su jueevntud

Durante su etapa en España, Philby llegó a definir la administración de Franco como «sólida y eficiente», lo que le granjeó las simpatías de la oficialidad nacional.

Poco después, un trágico accidente le hizo ganar todavía más popularidad. Todo ocurrió a finales de diciembre, mientras las tropas de Franco avanzaban en dirección a Teruel, cuya caída era inminente. En el viaje hacia un pueblo cercano a la urbe, el coche en el que viajaba el espía junto a otros tres periodistas saltó por los aires tras recibir el impacto de un explosivo (presuntamente lanzado por un T-26 republicano). Fue un desastre, pues sus compañeros murieron en el acto o poco después. Sin embargo, nuestro protagonista logró salvarse milagrosamente.

La heroicidad le permitió ser reconocido por el mismísimo Franco, quien le condecoró con la Cruz del Mérito Militar con Distintivo Roja. Así rememora en su obra Bocanegra el suceso: «Franco clava la aguja de la insignia en la solapa de la chaqueta de Philby. A continuación le felicita mientras estrecha su mano. Un fotógrafo se coloca en una esquina y toma una instantánea». Lo cierto es que aquella medalla significaba algo más para el espía. Se traducía en tener un mayor acceso a los círculos burgueses en los que quería infiltrarse. Toda una ventaja para este agente doble que le permitió obtener todavía más información si cabe para el NKVD.

LEER  Los esbirros de Franco (1). Urraca, el cazador de rojos.

¿Asesino?

Pero ni su labor en la Guerra Civil, ni su posterior ingreso en los servicios secretos británicos le han permitido acceder por la puerta grande a los libros de historia. Por el contrario, este espía empezó a ser conocido allá por 2001, después de que una serie de documentos desclasificados por el MI5 británico desvelaran que «un joven inglés» había recibido la orden de acabar con la vida de Francisco Franco. Fue entonces cuando, inmediatamente, los grandes expertos en espionaje pensaron en Philby.

Esta información llegó de la mano del general Nikolai Yezhov, encargado de perpetrar las purgas masivas contra todos aquellos que pudieran haber atentado contra la URSS.

En uno de los informes de este militar se podía leer lo siguiente: «A principios de 1937, la OGPU [policía soviética] recibió órdenes de Stalin de asesinar al general Franco. Hardt fue instruido por el jefe de la OGPU, Yezhov, para reclutar a un inglés. Él contactó y envió a España a un joven inglés, un periodista de buena familia, un idealista y fanático antinazi. Pero antes de que el plan madurara, el propio Hardt fue llamado a Moscú y desapareció». Estas frases, unidas a una anotación al margen de la página en la que -según el diario «The Guardian»– podía leerse el apellido Philby, hicieron que todos los dedos señalaran a nuestro protagonista.

Kim Philby, a la derecha con un vendaje, tras ser herido por un obús soviético que cayó a un metro del vehículo en el que se había refugiado del frío junto a otros tres periodistas
Kim Philby, a la derecha con un vendaje, tras ser herido por un obús soviético que cayó a un metro del vehículo en el que se había refugiado del frío junto a otros tres periodistas – Bettmann/getty images

¿Realidad o ficción? Caballero, en declaraciones a ABC, deja la puerta abierta a ambas posibilidades. «Se cree que fue enviado a España para matar a Franco. En la biografía escrita por Ben Macintyre y en el libro de Yuri Modin “Mis camaradas de Cambridge” no queda muy claro si se le ordenó matar a Franco. Tal vez sí se le encargó en un principio, pero Philby no era un ejecutor, era un espía en todo el sentido de la palabra y si se le llegó a encargar, alguien en la dirección del NKVD decidió cancelar aquella supuesta operación», explica el escritor y periodista.

No obstante, en lo que sí es tajante el autor de «La ruta de los contrabandistas» es en la importancia que tuvieron los servicios de inteligencia en plena Guerra Civil. «El espionaje en la Guerra Civil, yo diría que como en todas las guerras, fue fundamental. Lo curioso es que lo que los franquistas llamaron “La quinta columna”, lo que debía ser una red de informadores el territorio republicano nunca llegó a ser una auténtica red de espionaje militar que tuvo muchas deficiencias. Fueron sobre todo las redes alemanas e italianas las que suministraron más información útil a los rebeldes. En el bando republicano, a partir de 1938 sobre todo, sí funcionó con eficacia el SIM, organizado con ayuda soviética, aunque ha trascendido más como organismo de represión interna que como espionaje en el bando contrario».

Origen: Desvelan los turbios secretos del ‘héroe’ del bando nacional que quiso asesinar a Franco

Facebook Comments

Related Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: