Concentración de judíos en Lubny (Ucrania) para ser ejecutados, el 16 de agosto de 1941, por un comando especial similar al del que era miembro Helmut Oberlander (Archivo LV)
Concentración de judíos en Lubny (Ucrania) para ser ejecutados, el 16 de agosto de 1941, por un comando especial similar al del que era miembro Helmut Oberlander (Archivo LV)

Si Canadá lo deporta, Rusia espera castigo para un militar nazi por la masacre de 214 niños en 1942

Si sus abogados no logran pararlo con sutilezas legales, este año Canadá podría deportar a uno de los últimos militares nazis sospechosos de crímenes contra la humanidad. Aún no se sabe adónde le enviarían. Pero Rusia se prepara, porque, sea aquí o a Alemania, la expulsión de Helmut Oberlander podría poner fin a la investigación de uno de los crímenes más atroces cometidos por los escuadrones de la muerte nazis.

Tras la operación Barbarroja contra la Unión Soviética, uno de los objetivos de Hitler era llegar al Cáucaso. A medida que avanzaban los soldados, lo hacían también los Einsatzkommando. Uno de ellos, conocido como Ek10a, actuó con gran saña en el sur de Rusia, especialmente en la actual provincia de Krasnodar. Sus crímenes quedaron al descubierto cuando el Ejército Rojo empezó a recuperar el terreno perdido. En 1943 se descubrió la masacre de 214 niños en un orfanato de Yeisk, en el mar de Azov.

Oberlander alega que no fue un nazi, que fue reclutado a la fuerza y que no tomó parte en las atrocidades

El Comité de Instrucción de Rusia, que se ocupa de investigar casos de especial gravedad, cree que Helmut Oberlander formaba parte del grupo. Alemán nacido en la actual Ucrania, tenía 17 años y ejercía de traductor. Tras la guerra, Oberlander se instaló en Canadá e hizo carrera como agente inmobiliario.

Con 96 años, Oberlander forma parte de la lista de criminales del Centro Simon Wisenthal. Las autoridades canadienses iniciaron causa contra él en el 1994.

Helmut Oberlander, en una foto sin fechar
Helmut Oberlander, en una foto sin fechar (Otras)

En el 2000, el Tribunal Federal de Canadá descubrió que para obtener la ciudadanía mintió sobre su pasado durante la guerra. Desde ese año esta instancia le ha retirado tres veces la ciudadanía que se le concedió en 1960, y en otras tres ocasiones los recursos de apelación han revertido la decisión. Oberlander perdió el pasaporte canadiense por cuarta vez en el 2017, y en diciembre del año pasado el Tribunal Superior le negó la última apelación.

Rango bajo

Gracias a eso, Canadá comenzó el proceso para su deportación. Pero aún habrá obstáculos legales. Su abogado, Ronald Poulton, ha asegurado a Spútnik que el proceso está lejos de haber concluido.

Oberlander nunca ha negado que formase parte del escuadrón entre 1941 y 1943. Pero asegura que tenía un rango bajo, que fue reclutado a la fuerza siendo adolescente y que nunca tomó parte en las atrocidades cometidas por el batallón.

Poulton ha presentado ante la Agencia de Inmigración y Refugiados, quien se ocupa ahora del caso, informes médicos para demostrar que sufre ceguera, le falla la memoria y sus capacidades cognitivas y de audición se están deteriorando. Con casi un siglo y otra nueva batalla judicial a la vista, las posibilidades de que el caso salga de Canadá son escasas. Los fiscales de Rusia decidieron, sin embargo, reabrir la causa en octubre, cuando se empezó a abrir el camino a la deportación. El Comité de Instrucción comenzó a examinar documentos publicados por el FSB y abrió un expediente por genocidio. Al mismo tiempo, solicitó a Canadá compartir los archivos del caso.

El orfanato de Yeisk

Según datos de los investigadores rusos, Oberlander sirvió a las órdenes de Kurt Christmann, alias doctor Ronda, conocido por utilizar en los territorios ocupados cámaras de gas instaladas en vagones. Según los historiadores, en 1942 y 1943 el Ek10a fue responsable de la muerte de más de 20.000 personas, la mayoría judíos. La masacre del orfanato de Yeisk se produjo el 9 y el 10 de octubre de 1942.

El orfanato es hoy el internado número 2 de Yeisk. Su subdirectora, Irina Linde, ha dicho a los medios rusos que los huérfanos eran niños de entre 6 y 17 años con minusvalías que llegaron de Simferópol huyendo del avance alemán. “Desde este mismo edificio, los fascistas se llevaron a los niños para su terrible muerte”, explicaba en el Primer Canal. En el expediente de la investigación hay esquemas que muestran que los nazis instalaron su vagón en medio del patio y fueron llamando a los niños por su nombre diciéndoles que era una banya (sauna rusa). La exhumación de una fosa común a las afueras de la ciudad y el examen posterior de los cadáveres mostró que los niños habían sido enterrados vivos o que habían muerto por inhalación de monóxido de carbono. Varios de ellos lograron huir, y uno describió luego lo que ocurrió. Su manuscrito se guarda en el Museo de Historia de Yeisk y sirvió de base para la condena de varios de los criminales.

Entre 1940 y 1960, “varios traductores miembros del comando (incluido Christmann) fueron detenidos y condenados”, ha explicado Svetlana Petrenko, portavoz del Comité de Instrucción. Pero Helmut Oberlander logró huir y llegó a Canadá en 1954.

Origen: El crimen más horrendo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: