El día que el jefe de los kamikazes japoneses reveló a ABC los secretos de sus pilotos suicidas tras la IIGM

Este héroe de guerra japonés relató a este periódico la asombrosa historia de los pilotos suicidas que combatieron a sus órdenes en 1944 y 1945

El 19 de marzo de 1945, a las 7 de la mañana, un kamikaze japonés se estrella contra el portaaviones Franklin cerca de la base de Okinawa. El avión atravesó el puente y explotó en el hangar donde estaban los aparatos estadounidenses llenos de bombas. Se inició entonces una serie de explosiones en cadena y, en apenas cinco minutos, mataron a 800 tripulantes. Fue uno de los ataques más espectaculares de este escuadrón de pilotos suicidas que, en el tramo final de la Segunda Guerra Mundial, aterrorizó a los Aliados.

Su asombrosa historia fue contada de primera mano en ABC, veinte años después, por el almirante Kimpei Teraoka, uno de los mandos responsables de crear, formar y dirigir una de estas unidades de kamikazes en 1944 y 1945. El nombre encargado de enviar a sus hombres a la muerte, mediante ataques suicidas, para detener el avance de los aliados en el océano Pacífico y evitar que llegasen a las costas japonesas. Una medida desesperada que llevaron a cabo con aviones cargados con bombas de 250 kilogramos, que pilotaban hasta colisionar contra los portaaviones enemigos para hundirlos.

«Ya no es tiempo de esperar a destruir por medios ordinarios los portaaviones enemigos, que son muy superiores en número. Pido, pues, que se forme rápidamente un cuerpo aéreo especial cuyos pilotos serán destinados a arrojarse directamente contra los navíos enemigos y que se me confíe su dirección», escribió a su cuartel general el capitán Eiichiro Jo, que se encontraba al mando del portaaviones Chiyoda. Con esta misiva lo que trataba de hacer era explicar a sus superiores que la única forma de restablecer el equilibrio de fuerzas entre Japón y la superior armada estadounidense era recurrir a estas misiones de sacrificio.

Según contaba Teraoka a ABC, la idea de sacrificarse lanzando su avión contra los navíos enemigos se había fraguado, en realidad, mucho meses antes entre las tripulaciones japonesas. En concreto, desde los bombardeos aliados contra los nipones en Rabaul, a finales de 1943, en los que habían adquirido conciencia de la inferioridad numérica de su «pobre aviación», según la califica el almirante. «Puede decirse –explicaba este– que la noción misma del suicidio como servicio obligado nació de la exaltación patriótica de todos los soldados del frente, que, repentinamente, se dieron cuenta de que la guerra había llegado a una fase crítica para el Japón».

Efectos del ataque de un kamikaze contra un portaaviones británico en 1945
Efectos del ataque de un kamikaze contra un portaaviones británico en 1945– ABC

Sin embargo, el «honor» de que aquel deseo se convirtiera en realidad corresponde al vicealmirante Takijiro Onishi. En otoño de 1944 ocupaba el puesto de director de las manufacturas aeronáuticas en el Ministerio de Producción Industrial y centraba sus esfuerzos en aumentar la construcción de bombarderos y cazas. Su cargo le permitió conocer mejor que ningún otro la pésima situación en la que se encontraba su aviación y pronto se dio cuenta de que ya no había posibilidad de enfrentarse en igualdad de condiciones a los estadounidenses. Fue en ese momento cuando recibió la carta del capitán Eiichiro Jo con su propuesta de empezar a realizar ataques suicidas. «Es fácil imaginar lo impresionado que se quedó ante la idea», relataba en ABC el almirante Kimpei Teraoka, que añade después cómo el plan fue estudiado por el Estado Mayor hasta ser aceptado: «Todo estaba dispuesto para que laepopeya de los kamikazes pudiera empezar».

En la primera nota pública y oficial en la que Onishi informó de la puesta en marcha de las misiones de sacrificio –o «misiones especiales», como las llamaron en Japón– dijo: «Combatir de una manera clásica sería lanzar inútilmente mis jóvenes a la voracidad de un enemigo superior en número y en armamento. Lo que importa a un comandante es encontrar una muerte útil y honrosa para sus soldados. Estoy convencido de que las operaciones de sacrificio no son sino un acto de amor grandísimo».

El primer ataque de kamikaze se produjo el 25 de octubre de 1944 a mediodía. Seis aviones japoneses, tras lograr esquivar los ataques de los cazas norteamericanos de una flota localizada a 380 kilómetros de Manila, se precipitaron contra un navío enemigo para lanzar sus torpedos. «Sin embargo, a las 10.45 horas se produjo aquel hecho extraordinario que entusiasmó a todos mis pilotos: el avión del almirante Masafumi Arima se lanzó deliberadamente contra el portaaviones, que fue hundido por aquella carga heroica», recordaba a este diario Kimpei Teraoka, que añadía: «Antes de decidirse a sacrificarse, Arima lo había meditado largamente. Había comprendido que, en la situación en que entonces se encontraba Japón, ya no tenía más medios eficaces de combate para destruir al enemigo que la superioridad de su fuerza moral».

LEER  Las mentiras de la Resistencia francesa contra los nazis: «La mayoría fue indiferente o colaboracionista»
Algunos kamikaze japoneses posando en noviembre de 1944
Algunos kamikaze japoneses posando en noviembre de 1944 – REUTERS

Acababan de hacer su entrada en la Segunda Guerra Mundial los temidos kamikazes. Después de aquel ataque, en el que murieron más de 140 soldados estadounidenses y otros 500 quedaron sobre el agua heridos, todos los buques comenzaron a mirar al cielo con inquietud. En los siguientes tres días, hundieron o dañaron seriamente nueve destructores, cuatro cruceros, tres buques de transporte, dos acorazados y otro portaaviones mediante los ataques suicidas. La todopoderosa Armada estadounidense se preguntaba cómo combatir contra la voluntad de aquel enemigo capaz de sacrificar su propia vida para causarles el máximo daño posible.

El relato que hacía Teraoka en este diario sobre aquellos primeros jóvenes voluntarios era sobrecogedor. «Héroes sacrificados, seres delicados de valor extraordinario y alma ardiente», los califica. De uno de ellos recordaba: «Yukio Seki era un joven oficial de 23 años recién salido de la escuela naval. Hasta el mes de agosto de 1944, había sido instructor. Se había casado hacía poco y dejó a su mujer para venir al frente. Una vez superados los primeros efectos del cambio de clima, ardía en deseos de participar en el combate y, con pleno conocimiento de causa, fue de los primeros que solicitó tomar parte en las operaciones suicidas. Unos días después, aquel 25 de octubre, a las 7.25 horas, subió a bordo de su aparato como jefe del comando Shikishima, tras entregarle al capitán un pequeño envoltorio. Desde la base de Clark, los pilotos se dirigieron rumbo a Filipinas. A las 10.40 descubrieron un grupo de navíos enemigos sobre los cuales se precipitaron cinco minutos más tarde. Aquella fue la primera hazaña de los kamikaze. El envoltorio que el teniente Seki había dejado contenía un mechón de pelo para que le fuese entregado a su joven esposa».

LEER  Los hurtos más ruines de Carlos V a su madre Juana la Loca: joyas por ladrillos

Y luego suma el relato de otro: «Masahisa Uemura era un estudiante. También él se contó entre ios primeros voluntarios. Capitán de su equipo de fútbol en el instituto, este alférez estudiaba economía política en la Universidad Rikkyo cuando se alistó en la aviación […]. Cuando comunicó a sus padres su decisión de alistarse en la Marina, estos no pudieron hacer nada que no fuera felicitarle, pues su resolución eran muy firme. Se había casado dos años antes y tenía una hija de cuatro meses, llamada Motoko, a la que casi no había tenido tiempo de ver antes de marchar al frente. Antes de morir, escribió una carta para su hija, que es conmovedora por su ternura y por la esperanza que le inspiraba: “Cuando seas mayor, pedirás a mamá y a tus tías que te hablen de mí. Yo fui quien eligió tu nombre, para que seas una niña buena y dulce. Cuando tengas ganas de ver a papá, irás al templo Yasukuni, de Kudan. Entonces me verás en el fondo de tu corazón. Serás la única esperanza de tus abuelos y no tendrás que sufrir por mi ausencia, estoy seguro. La muñeca que te compré cuando naciste, la llevo conmigo en mi avión. De este modo, estarás a mi lado hasta el fin”. La madre del alférez Uemura me contó que su hijo la había llamado por teléfono inmediatamente antes de partir para su última misión. “Nos dijo que quería oír la voz de Motoko. Mi nuera intentó hacer que gritase. Imposible, solo sonreía” […]. El 26 de octubre de 1944, a las 10.15, Uemura partió con sus compañeros. A las 10.50 localizaron unos navíos americanos y se arrojaron sobre un portaaviones. Así fue cómo Uemura pereció con su aparato, arrastrando a la muerte un buque enemigo».

LEER  El bosque secreto lleno de trampas nazis que esconde un brutal tesoro de las SS de Hitler

«Padre de los kamikazes»

Según Teraoka, a partir de ese momento siempre vio a Onishi junto a sus jóvenes voluntarios. A todas horas, sin separarse, hasta el punto de que fue bautizado como el «Padre de los kamikazes». Otro de los primeros fue el alférez Mitsuo Ohta, que, sin embargo, al final acabó escribiendo su página en la historia como el hombre que más tarde inventó el «Ohka» (flor de cerezo), un aparato especial totalmente concebido para las misiones de sacrificio.

Cuando Onishi formó las primeras unidades de kamikazes en octubre de 1944, comenzaron a llegar a los centros de reclutamiento cientos de voluntarios procedentes de las universidades. Los futuros pilotos tenían una edad media 19 años, siendo de 17 el más joven de los que se tiene constancia en los registros. Independientemente de su edad, a todos los pilotos les resultó completamente natural el hecho de tener que sacrificarse para tratar de enderezar la situación de la guerra. En los meses que estuvieron activos durante la Segunda Guerra Mundial, más de 2.500 kamikazes japoneses se sacrificaron por su patria, provocando casi 10.000 bajas y hundiendo alrededor de 49 buques de guerra de Estados Unidos, según la cifra del historiador Bill Gordon.

A lo largo de las décadas, tan solo se ha encontrado un documento que refleje cierto arrepentimiento. Apareció hace tres años y pertenecía a un kamikaze de 22 años que, poco antes de estampar su avión contra el enemigo en Okinawa, se preguntaba en su diario: «Japón, una nación divina, definitivamente tiene que ganar. Creo que debería ser un buen hijo de la patria y morir por la causa imperial. Pero, ¿es egoísta querer seguir viviendo y cumplir con mis deberes hacia mis padres?».

A pesar de los esfuerzos desesperados de los kamikazes, Japón terminó perdiendo Filipinas y firmando su rendición. Un duro golpe para un Onishi que se sintió responsable de haber llevado a la muerte a más de 2.500 jóvenes sin conseguir uno solo de sus objetivos. «A los kamikazes muertos. Habéis luchado con heroísmo y os estoy profundamente agradecido. Habéis perecido creyendo en la victoria final. Vuestra esperanza fue vana. Que mi muerte sirva de consuelo para vuestras familias y de alivio para vuestra alma», dejó escrito antes de suicidarse en el verano de 1945.

«Para todos nosotros, a pesar de la derrota final que no pudieron evitar, los kamikaze evocan por siempre en nuestro recuerdo las imágenes inalterables del arrojo y el heroísmo de los japoneses»,concluía su relato en ABC.

Origen: El día que el jefe de los kamikazes japoneses reveló a ABC los secretos de sus pilotos suicidas tras la IIGM

Facebook Comments

Related Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: