El terrorismo islámico se usa como coartada para recortar los derechos y libertades, explotando la inseguridad creada tras cada atentado. El espionaje electrónico masivo, el libre acceso de las autoridades a la vida privada de los ciudadanos y las leyes especiales que suspenden derechos y garantías constitucionales se han convertido en la nueva normalidad orwelliana sin que haya servido para detener los ataques yihadistas en Europa.

En Francia, el estado de emergencia se transforma en permanente y su legislación sobre información del 2015 permite a los cuerpos de seguridad el espionaje electrónico masivo, efectuar escuchas telefónicas y piratear correos y ordenadores sin orden judicial. La ley confiere a los cuerpos de seguridad “unos poderes excesivamente amplios de vigilancia muy intrusiva, sobre la base de objetivos vastos y poco definidos, sin la autorización previa de un juez y sin un mecanismo de control adecuado e independiente”, criticó infructuosamente el Comité de Derechos Humanos de la ONU.

Otros ejemplos: las leyes antiterroristas en Gran Bretaña permiten mantener detenida a una persona sin cargos………….

Origen: El yihadismo como excusa

LEER  Las mentiras que presentaron la expulsión de los judíos de España en 1492 como la ruina del imperio

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: