¡Están vivos! Los sitios megalíticos son más que solo piedra | Orígenes antiguos

No se necesita mucho para estimular el circuito electromagnético del cuerpo humano , de hecho, un pequeño cambio en el entorno local es suficiente para crear un cambio en la conciencia.

Las personas que visitan templos antiguos y sitios megalíticos a menudo describen esa sensación. La explicación estándar es que tales sentimientos no son más que un factor ‘wow’: el resultado de estímulos visuales de la impresión abrumadora generada por construcciones megalíticas como círculos de piedra, templos antiguos y pirámides.

Pero la evidencia acumulada demuestra lo contrario: que los megalitos y otros lugares sagrados antiguos en realidad atraen, almacenan e incluso generan su propio campo de energía, creando el tipo de entorno en el que uno puede entrar en un estado alterado de conciencia.

Generación de campos de energía

En 1983, el ingeniero Charles Brooker llevó a cabo un estudio exhaustivo para localizar el magnetismo en los lugares sagrados. El sujeto de prueba fue el círculo de piedras de Rollright en Inglaterra. Un estudio con magnetómetro del sitio reveló cómo una banda de fuerza magnética es atraída hacia el círculo de piedra a través de un estrecho espacio de piedras que actúa como entrada. Luego, la banda gira en espiral hacia el centro del círculo como si descendiera por una madriguera de conejo.

También se descubrió que dos de las piedras occidentales del círculo pulsaban con anillos concéntricos de corriente alterna, que se asemejaban a las ondas en un estanque.

Imagen de estudio de magnetómero de las Piedras Rollright.  Adaptado de Charles Brooker.  Magnetismo y piedras erguidas, New Scientist, 13 de enero de 1983

Imagen de estudio de magnetómero de las Piedras Rollright. Adaptado de Charles Brooker. Magnetism and Standing Stones, New Scientist, 13 de enero de 1983.

El análisis llevó a Brooker a afirmar que “la intensidad media del campo [geomagnético] dentro del círculo era significativamente menor que la medida en el exterior, como si las piedras actuaran como un escudo”.

Tales descubrimientos nos ayudan a descifrar lo que los antiguos estaban haciendo cuando construyeron estructuras megalíticas. En el Templo de Edfu en Egipto hay una pared que presenta lo que equivale a una receta para establecer un espacio que difiere energéticamente del paisaje que lo rodea: un templo. Las instrucciones describen cómo ciertos dioses creadores primero establecieron un montículo y ‘perforaron una serpiente’ en el lugar, después de lo cual una fuerza especial de la naturaleza impregnó el montículo, lo que condujo a la construcción del templo físico.

LEER  El pirata «violador» que se hizo rico tras traicionar y robar al Imperio español

El símbolo de la serpiente siempre ha sido una metáfora culturalmente compartida de las serpenteantes líneas de fuerza de la tierra, lo que los científicos denominan corrientes telúricas.

Diosa egipcia aprovechando la energía de la serpiente.

Diosa egipcia aprovechando la energía de la serpiente.

Controlando las leyes de la naturaleza

Parece que los arquitectos antiguos tenían un buen grado de control de las leyes de la naturaleza, porque un estudio reciente de los campos de energía en Avebury y sus alrededores, el círculo de piedra más grande del mundo, muestra cómo sus megalitos están diseñados para atraer una corriente terrestre al sitio.

Los electrodos colocados en Avebury revelan cómo su zanja circular interrumpe la transmisión de la corriente de tierra telúrica y conduce la electricidad hacia la zanja, concentrando la energía y liberándola en la entrada del sitio, a veces al doble de la velocidad de la tierra circundante.

Las lecturas magnéticas en Avebury desaparecen por la noche a un nivel mucho mayor que el que se puede explicar en circunstancias naturales. Regresan al amanecer, con la corriente telúrica terrestre de la tierra circundante atraída por el henge justo cuando las fluctuaciones magnéticas del sitio alcanzan su máximo.

Los estudios realizados por el difunto físico John Burke también descubrieron cómo las piedras de Avebury se colocan y alinean deliberadamente para enfocar las corrientes electromagnéticas para que fluyan en una dirección premeditada utilizando un principio idéntico al de los modernos colisionadores de partículas atómicas, en los que los iones transportados por el aire son dirigidos. en una dirección.

Círculo de piedra de Avebury.  Imagen de Freddy Silva

Círculo de piedra de Avebury. Imagen de Freddy Silva.

El efecto de los lugares sagrados que se comportan como concentradores de energía electromagnética se ve reforzado por la elección de la piedra. A menudo transportada a través de enormes distancias, la piedra utilizada en los sitios megalíticos contiene cantidades sustanciales de magnetita. La combinación hace que las patillas se comporten como imanes débiles, aunque enormes.

Tecnología espiritual

Esto tiene una profunda influencia en el cuerpo humano, en particular el hierro disuelto que fluye en los vasos sanguíneos, sin mencionar los millones de partículas de magnetita que flotan dentro del cráneo y la glándula pineal, que en sí misma es muy sensible a los campos geomagnéticos, y cuyo la estimulación comienza la producción de sustancias químicas como el pinoleno y la serotonina, que a su vez conduce a la creación del alucinógeno DMT. En un entorno donde la intensidad del campo geomagnético disminuye, se sabe que las personas experimentan estados psíquicos y chamánicos.

LEER  "A mi lado había un hombre cubierto de larvas y le salían moscas de la boca": el Ferrocarril de la Muerte, símbolo de la brutalidad de la guerra con Japón - BBC News Mundo

Una investigación exhaustiva de la región de Carnac en Francia, donde se concentran unos 80.000 megalitos, revela una tecnología espiritual similar en funcionamiento. Al principio, el investigador líder, el ingeniero eléctrico Pierre Mereux, se mostró escéptico de que los sitios megalíticos poseyeran poderes especiales.

El estudio de Mereux sobre Carnac muestra cómo sus dólmenes amplifican y liberan energía telúrica a lo largo del día, y las lecturas más intensas se producen al amanecer. Las variaciones de voltaje y magnéticas están relacionadas y siguen un fenómeno conocido como inducción eléctrica . Según Mereux, “El dolmen se comporta como una bobina o solenoide, en el que se inducen corrientes provocadas por las variaciones, más débiles o más fuertes, del campo magnético circundante. Pero estos fenómenos no se producen con ninguna intensidad a menos que el dolmen se construya con rocas cristalinas ricas en cuarzo, como el granito”.

Sus lecturas de menhires revelan una energía que pulsa a intervalos regulares en la base, cargada positiva y negativamente, hasta nueve metros de distancia de estos monolitos verticales, algunos de los cuales aún muestran tallas de serpientes. Las pulsaciones extremas se reciclan aproximadamente cada 70 minutos, lo que demuestra que los menhires se cargan y descargan regularmente.

Mereux también notó cómo el voltaje de las piedras verticales en la alineación Grand Ménec disminuía cuanto más se alejaban del círculo de piedras, que a su vez se comportaba como una especie de condensador o concentrador de energía.

Leyenda del menhir de Carnac: Uno de los 80.000 menhires de la región de Carnac.  Imagen de Freddy Silva

Leyenda del menhir de Carnac: Uno de los 80.000 menhires de la región de Carnac. Imagen de Freddy Silva.

La composición de las piedras y su capacidad para conducir energía no pasó desapercibida para Mereux y otros. Al ser muy altas en cuarzo, las rocas especialmente elegidas son piezoeléctricas, es decir, generan electricidad cuando se comprimen o se someten a vibraciones. Los megalitos de Carnac, colocados como están sobre treinta y una fracturas de la zona sísmica más activa de Francia, están en un estado constante de vibración, lo que hace que las piedras sean electromagnéticamente activas.

Demuestra que los menhires no fueron colocados en este lugar por casualidad, particularmente porque fueron transportados desde 60 millas (97 km) de distancia, porque su presencia y orientación están en relación directa con el magnetismo terrestre.

LEER  Día de la fiesta nacional: La «misión secreta» de Colón, el navegante que quería hacerse con todo el oro de Cipango (Japón)

Sitios Sagrados y Portales Magnéticos

Las tradiciones de los Misterios Antiguos de todo el mundo comparten un aspecto peculiar: sostienen que ciertos lugares de la faz de la Tierra poseen una mayor concentración de poder que otros. Estos sitios, llamados «manchas del cervatillo» por los Hopi, eventualmente se convirtieron en la base de muchos sitios sagrados y estructuras de templos que vemos hoy. Lo que es interesante es que cada cultura mantiene que estos lugares especiales están conectados con los cielos por un tubo hueco o junco, y por esta conexión umbilical el alma es capaz de relacionarse con el Otro Mundo durante el ritual. Sin embargo, también permite un conducto para que el mundo de los espíritus entre en este dominio físico.

En 2008, la NASA pudo haber demostrado involuntariamente que esta observación era cierta cuando publicó los detalles de una investigación sobre los FTE, o eventos de transferencia de flujo, en los que esta organización describe cómo la Tierra está unida al Sol por una red de portales magnéticos que se abren cada ocho. minutos.

Tales descubrimientos ayudan a validar, desde el punto de vista científico, la creencia de larga data de los sensitivos y los zahoríes desde el registro de la historia de que los sitios megalíticos y los templos antiguos son lugares apartados del mundo normal, donde una persona puede conectarse con lugares mucho más allá de este. esfera planetaria.

Ciertamente, los antiguos sacerdotes egipcios consideraban el templo mucho más que un conglomerado de piedras muertas. Cada amanecer despertaban cada habitación con oraciones, tratando al templo como un organismo vivo que duerme por la noche y despierta al amanecer.

© FREDDY SILVA 2016

Material basado en el libro del autor The Divine Blueprint: Temples, power places, and the global plan to shape the human soul , Invisible Temple, 2012. Disponible en invisibletemple.com

Imagen superior: Deriva; Monolitos en Avebury, Whiltshire, Inglaterra. Fuente: CC BY 2.0

por  freddy silva

Origen: ¡Están vivos! Los sitios megalíticos son más que solo piedra | Orígenes antiguos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies.