El masivo ataque que colapsó Netflix, Twitter o Amazon sirve como toque de atención para abrirnos los ojos y darnos cuenta de lo fácil que podría resultar sabotear internet y dejarnos sin acceso a todos los servicios, reflexiona el autor

Damos por hecho que internet es algo que siempre tendremos a nuestra disposición, al igual que muchas otras comodidades con las que contamos hoy en día, como la electricidad o el agua corriente. Sin embargo el brutalataque sufrido el viernes por la empresa americana DynDNS, que afectó al servicio de gigantes tecnológicos como Netflix, Twitter o Amazon sirve como toque de atención para abrirnos los ojos y darnos cuenta de lo fácil que podría resultar sabotear internet y dejarnos sin acceso a todos los servicios que nos ofrece.

Y es algo que se veía venir. Hace apenas un mes, Bruce Schneier, uno de los gurús de la seguridad y criptografía en Internet, publicaba un artículo cuyo título no dejaba lugar a dobles interpretaciones: «Alguien está Aprendiendo cómo echar abajo internet».

En él nos contaba cómo la mejor forma de «acabar» con Internet es mediante un ataque DDoS (como el que sufrió DynDNS), y cómo algunas de las empresas que tienen a su cargo la infraestructura básica que sostiene a internet están sufriendo este tipo de ataques de forma continua, en lo que parece una estrategia de recogida de información para ver hasta qué punto pueden aguantar y con qué defensas cuentan.

Hace unas semanas Brian Krebbs, periodista norteamericano especializado en seguridad informática, tuvo que retirar su página de web de Internet durante varios días tras ser víctima del mayor ataque DDoS de la historia hasta la fecha. Sólo pudo volver a estar online cuando Google acudió a su rescate.

El éxito de internet, con miles de millones dispositivos conectados a la red de redes, es lo que a su vez la convierte en algo frágil y vulnerable. Muchos de estos dispositivos no cuentan con medidas básicas de seguridad, por lo que son fácilmente «hackeables» y cualquier empresa, medio de comunicación o red social puede ser la próxima víctima del próximo ataque.

LEER  Observan un enorme «tsunami cósmico» avanzando dentro de una galaxia

Luis Corrons es director técnico de PandaLabs

 

Origen: Internet de los Ataques

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies. 

A %d blogueros les gusta esto: