Jane Grey, la reina de los nueve días

Detalle de un retrato de Jane Grey, pintado en torno a 1590. (Dominio público)
Detalle de un retrato de Jane Grey, pintado en torno a 1590. (Dominio público)

Fue la reina más breve de Inglaterra. La prima de María Tudor cayó víctima del ajedrez político con solo 16 años

Para comprender los motivos del ajusticiamiento en 1554 de la reina Jane de Inglaterra, a sus dieciséis años y después de un reinado de solo nueve días, hay que remontarse cuarenta y cinco años atrás, hasta el reinado de Enrique VIII , cuando este, recién coronado, se casó en 1509 con Catalina de Aragón . Después de una historia ginecológica difícil, Catalina dio a luz a una niña. Sin embargo, para asegurar la sucesión de los Tudor, Enrique VIII necesitaba un hijo varón nacido de legítimo matrimonio.

Inició entonces relaciones con Ana Bolena. Al negarse el papa a anular su matrimonio con Catalina, Enrique nombró primado de Inglaterra a Thomas Cranmer, que aprobó el divorcio real. A principios de 1533, Enrique se casó con Ana Bolena. Ella estaba ya embarazada. Para asegurar la legitimidad del niño que llevaba en su seno, se declaró sin efecto el matrimonio de Enrique con Catalina.

Enrique alegaba que, como Catalina había sido esposa de su hermano mayor, contraviniendo así la ley bíblica que prohíbe casarse con la mujer del hermano, la dispensa papal que había permitido su matrimonio con Catalina no era válida, y, por tanto, la ausencia de un hijo varón simbolizaba el castigo divino.

Pese a su divorcio de Catalina, Enrique VIII continuaba considerándose católico

Muerta Catalina de Aragón y ajusticiada Ana Bolena por sospechas de infidelidad, en mayo de 1536 Enrique VIII se casó con Jane Seymour. En octubre del año siguiente, Jane dio a luz a un niño, bautizado Eduardo, que sería el único hijo varón de Enrique VIII. Por fin parecía que la sucesión estaba asegurada.

LEER  El informe Picasso. Alfonso XIII y el golpe de 1923 – Ser Histórico

Una revolución inevitable

Sin embargo, el maremágnum de la cuestión religiosa, motivo de gran conflicto en Inglaterra, no se calmaba. A pesar de haberse independizado de Roma, y pese a su divorcio de Catalina, Enrique VIII continuaba considerándose católico. En 1539 obligó al Parlamento a aprobar los Seis artículos, que reafirmaban la ortodoxia católica en temas doctrinales claves, sobre todo los de la transustanciación, la confesión y el celibato sacerdotal.

Con los Seis artículos, el rey buscaba distanciarse del evangelismo protestante avanzado por el arzobispo Cranmer y por diversos nobles del reino. No obstante, la anulación de su matrimonio con Catalina representaba un catalizador que puso en marcha una serie de cambios difíciles de controlar. Contra su propia voluntad, Enrique VIII había desencadenado una revolución religiosa en Inglaterra, país con una larga historia de anticlericalismo y en el cual penetraban ya las doctrinas luteranas.

Enrique VIII, su hija María y su bufón Will Sommers.

Enrique VIII, su hija María y su bufón Will Sommers. (Dominio público)

Cuando, en enero de 1547, Enrique VIII falleció, su sucesor, Eduardo VI, tenía solamente nueve años. Muerta su madre de fiebres puerperales, la regencia pasó al tío del rey, Edward Seymour, nombrado ahora duque de Somerset. Somerset y el arzobispo Cranmer aprovecharon la situación para imponer una serie de reformas protestantes en la práctica religiosa, entre ellas, una liturgia nueva: el llamado Book of Common Prayer, el libro de oficios cristianos que todos deberían emplear, suprimiendo la misa y el celibato sacerdotal.

Eduardo VI, al ir entrando en la adolescencia, adoptó con entusiasmo las nuevas doctrinas protestantes. Durante su corto reinado se realizaron reformas que, entre otros cambios fundamentales, supusieron la remoción de altares, de imágenes sagradas y del empleo de incienso, así como la imposición del inglés como lengua litúrgica. Al mismo tiempo, el joven rey discutía constantemente con su hermana mayor, María Tudor , que había sido educada en el catolicismo por su madre, Catalina de Aragón.

LEER  La verdadera historia de María Estuardo e Isabel Tudor: dos reinas unidas por un fatal desenlace

Oír misa constituía un acto prohibido por ley, de modo que la insistencia de María en observar este rito en su capilla privada estaba provocando una crisis internacional entre Inglaterra y el emperador Carlos V , primo de María. Parecía que Inglaterra se encaminaba hacia la Reforma. Estalló una crisis cuando, durante el verano de 1553, se hizo evidente que no le quedaban al joven rey muchos días de vida.

Northumberland propuso al rey que apartara de la sucesión a sus hermanastras

El año anterior, Eduardo había sufrido sarampión y varicela, y en ese momento padecía una infección pulmonar que desembocaría en una septicemia generalizada. Su entonces protector, el conde de Warwick (luego duque de Northumberland), estaba resuelto a preservar las reformas protestantes ya establecidas. Sin embargo, si accedía al trono María Tudor, era obvio que restauraría a rajatabla el catolicismo tal como había regido en Inglaterra antes del cisma con Roma.

Agitando un avispero

El 21 de mayo de 1553, la joven de quince años Jane Grey, hija del duque de Suffolk y nieta de la hermana de Enrique VIII (y, por tanto, tercera en la línea de sucesión al trono después de las hijas de Enrique), se casó con Guildford Dudley, hijo del duque de Northumberland. La unión, se esperaba, conllevaría ventajas políticas y financieras para ambas familias. Northumberland propuso al enfermizo monarca que apartara del trono a sus hermanastras María e Isabel y que legara la Corona a su prima Jane Grey.

La cuestión legal era si Eduardo VI conservaba el derecho de nombrar sucesor a quien él quisiera. Ahora bien, Eduardo, viendo acercarse la muerte y decidido a preservar el protestantismo en Inglaterra, redactó una declaración que excluía a María y a Isabel del trono, alegando que las dos eran ilegítimas (se basaba en que el matrimonio de Enrique VIII con Catalina había sido inválido y en que Isabel había sido concebida antes de que Enrique se casara con Ana Bolena).

LEER  1967, el año que Israel vislumbró un imperio sionista

Pese a las dudas expresadas, y con el rey en su lecho de muerte, el 21 de junio los consejeros reales y el arzobispo Cranmer acordaron aceptar a Jane Grey como futura reina. Quince días después, el 6 de julio, Eduardo VI falleció, poco antes de cumplir dieciséis años. María, avisada de que el duque de Northumberland, uno de los poderosos nobles que apoyaban a Jane Grey, pensaba secuestrarla, se refugió en sus propias tierras en el condado de Norfolk, donde se sentía a salvo.

María Tudor entrando en Londres para tomar el poder en 1553.

María Tudor entrando en Londres para tomar el poder en 1553. (Dominio público)

Mientras tanto, el alcalde y los principales ciudadanos de Londres aceptaron a Jane Grey como soberana. Poco iba a durar su lealtad. Jane era reina, pero era también prisionera de un grupo de hombres sin escrúpulos y ávidos de poder. El día 10 de julio, la joven, acompañada de su marido y su suegro, se hospedó en la torre de Londres, donde, por tradición, los monarcas de Inglaterra tomaban posesión del reino.

Un mercader genovés, Baptista Spinola, anotó en sus recuerdos que Jane era “bien formada y graciosa”, aunque tan pequeña que llevaba chapines, zapatos con suelas altas, para alcanzar mayor estatura. Añadió el genovés: “Pero esta señora es muy herética y nunca ha oído misa, por lo cual mucha gente principal no se presentó [a la coronación]”. Enseguida, los habitantes de East Anglia, la zona oriental del país, movilizaron fuerzas para apoyar a María.

¿Estallaría una guerra civil?

María se mudó al castillo de Framlingham, a menos de quince millas del mar, desde donde, en caso de una victoria de las fuerzas de Northumberland y de Suffolk –suegro y padre de Jane–, podría huir en barco y ponerse bajo la protección de su primo, el emperador Carlos VNorthumberland reunió un ejército y envió una armada al puerto de Yarmouth con orden de patrullar la costa. La población de los condados más cercanos a Londres, junto con diversos grupos de familias poderosas, prestaba apoyo a María.

Para muchas personas, incluso protestantes, ella seguía siendo la legítima soberana. El 13 de julio, la flotilla que Northumberland había despachado se amotinó, ofreciéndose a servir a María. La situación cambiaba a su favor. La opinión pública se volvía contra Northumberland y contra Jane Grey. El domingo 16, cuando Nicholas Ridley, obispo protestante de Londres, predicó a favor de esta y contra María, los gritos y protestas de los fieles le obligaron a abandonar el púlpito.

Las capas populares, conservadoras, veían con recelo la violencia ruidosa de los reformistas protestantes

Northumberland, sin embargo, salió de Londres a la cabeza de sus soldados. En aquel momento, los partidarios poderosos de María organizaron un golpe de Estado. Los duques, condes y otros potentados consiguieron persuadir a los demás miembros del Consejo Real –excepto a Henry Grey, padre de Jane, al arzobispo Cranmer y a sir John Cheke, catedrático de Griego en la Universidad de Cambridge, que había sido maestro de Eduardo VI– de que debían ofrecer el trono a María.

Cuando el alcalde de la capital también se declaró a su favor, miles de ciudadanos salieron a la calle a vitorearla, mientras las autoridades municipales desfilaban por el corazón de la ciudad para proclamarla reina. Las campanas de las iglesias repicaban, y los londinenses bailaban y cantaban llevados por el entusiasmo.

En efecto, las capas populares, conservadoras, veían con recelo la violencia ruidosa de los reformistas protestantes, y aún más la extracción de imágenes y otros objetos sagrados de las iglesias parroquiales. Los diplomáticos extranjeros acreditados en Inglaterra anotaban asombrados en sus despachos lo mudable de la opinión pública inglesa.

Qué hacer con Jane

Jane y su padre, desde la torre de Londres, oían nerviosos el tumulto. No había nada que hacer. El duque de Suffolk le dijo a su hija adolescente que ya no era reina, y que lo mejor que podía hacer era pedir perdón a su prima María.

El 3 de agosto, María entró triunfalmente en Londres. El Parlamento declaró que el divorcio de Enrique VIII había sido improcedente y que María era su legítima sucesora. Además, suprimió gran parte de la legislación favorable al protestantismo de Eduardo VI.

Jane, detenida, dirigió a su prima una carta. Había sido imprudente, confesó, pero porque la habían aconsejado mal. Lo cierto es que Jane era muy inteligente, poseía amplios horizontes y tenía opinión propia. Había bebido del nuevo espíritu que alentaba la cultura humanística femenina, y se carteaba con pensadores protestantes de otros puntos de Europa.

María, cuyos partidarios se enfrentaron a los de Jane Grey, y su esposo Felipe. Obra de Hans Eworth (c. 1558).

María, cuyos partidarios se enfrentaron a los de Jane Grey, y su esposo Felipe. Obra de Hans Eworth (c. 1558). (Dominio público)

El péndulo iba a oscilar en Inglaterra una vez más. La opinión pública se volvió en contra de María al rumorearse que pensaba casarse con el futuro Felipe II. Los militantes protestantes declaraban que Inglaterra sufriría una invasión desde España, que el país llegaría a ser una mera provincia del Imperio hispano y que se reimpondría en él la autoridad del papa. Se hablaba ya de rebelión.

María, que no había querido castigar a su joven prima, se replanteó sus planes. En noviembre, Jane, su marido y el arzobispo Cranmer tuvieron que comparecer ante un tribunal acusados de alta traición, delito que admitieron. ¿Ejercería la reina su poder de gracia o mandaría ajusticiar a Jane? La situación era delicada, ya que grupos de rebeldes asediaban Londres.

Fueron desarticulados, pero María sabía que, o bien abandonaba su proyecto de casarse con el príncipe español, o bien tendría que mostrarse firme. Jane Grey, a cuyo alrededor podía organizarse una rebelión protestante, sufriría la pena capital. María hizo grandes esfuerzos para salvar el alma de su prima enviándole, en vano, varios sacerdotes católicos. Enfrentada a la muerte, Jane se defendió con valor.

Reconoció su culpabilidad, pero declaró que había actuado con inocencia

Pasó sus últimos días preparándose para el trágico acto final, que tuvo lugar el 12 de febrero de 1554, en privado, en Tower Green, un espacio al aire libre (y no como en el famoso cuadro del suceso, pintado con imaginación romántica en 1833 por Paul Delaroche, que se exhibe en la National Gallery londinense). Lady Jane lucía un sencillo vestido negro y sostenía un libro de oraciones.

Desde el cadalso dirigió unas palabras al pequeño grupo que iba a presenciar su suplicio. Reconoció su culpabilidad, pero declaró que había actuado con inocencia. Recitó un salmo y, tras dar sus guantes, su pañuelo y el libro de oraciones a los que la atendían, se arrodilló, con los ojos vendados, exclamando: “¡Señor, en tus manos encomiendo mi espíritu!”.

Origen: Jane Grey, la reina de los nueve días

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: