Medjay: la verdad histórica tras la unidad de élite del faraón mal representada en «La Momia»

En principio mercenarios nubios, evolucionaron hasta convertirse en una casta policial encargada de proteger los lugares más determinantes de Egipto

Hablar de la civilización egipcia es una tarea casi tan ardua como romper los mitos que se han generado a su alrededor. Los datos lo avalan, pues se extendió durante 3.500 años. Es un hecho, por ejemplo, que la popular Cleopatra VII estuvo más cerca de comer en un McDonalds que de ver la construcción de la pirámide de Keops. Por ello cuesta tanto explicar conceptos tan aparentemente sencillos como la forma en la que se estructuraba el ejército del Nilo o cómo iban armados sus soldados. Lo mismo ocurre con los Medjay, una etnia de mercenarios nubios que, con el paso de los años, evolucionó hasta convertirse en la guardia de élite del soberano y en la policía encargada de proteger lugares de importancia determinante como las tumbas de los dignatarios. Nada que ver con la forma en la que los representa el largometraje «La Momia».

Sí, hubo una parte de los Medjay que se dedicaron a la protección del faraón. Y sí, llegaron a ese estatus gracias a su buen hacer con las armas. Sin embargo, ni eran un grupo de agentes secretos encargados de dilapidar las conjuras de palacio, ni estaban encargados solo de salvaguardar a la familia real. Por el contrario, y durante la época que rememora el largometraje de Brendan Fraser (el año 1290 a. C.), la mayoría de ellos se encargaban de mantener el orden en las ciudades y de evitar los saqueos de tumbas. En favor de la película hay que señalar, eso sí, que sus responsables se cuidaron de seleccionar los años de la XVIII dinastía de Egipto para enmarcar a estos combatientes: aquellos en que ya habían dejado de ser mercenarios reclutados y habían pasado a adquirir cierta importancia militar.

La verdad de los Medjay, así como otras tantas curiosidades de la sociedad del Antiguo Egipto, vuelven a estar de moda gracias a dos libros que se han atrevido a abordar una época tan extensa como compleja. El más novedoso, «24 horas en el Antiguo Egipto» (Edaf, 2019), acaba de salir a la luz y recrea cómo era el día a día en las ciudades ubicadas a lo largo del Nilo a través de la visión de diferentes personajes como una bailarina, un soldado o un embalsamador de la época. En el segundo, «Breve historia de la vida cotidiana en el Antiguo Egipto» (Nowtilus, 2018), la historiadora Clara Ramos se centra en describir cómo era aquel mundo. Sus páginas desvelan desde qué comían y bebían los ciudadanos, hasta cómo era la estructura social o el entrenamiento de los soldados.

LEER  Las desconcertantes prácticas sexuales en el Madrid de los Austrias: cuando la prostitución era legal en España

Verdades y mentiras

El origen de los Medjay hay que buscarlo en el Imperio Antiguo, ubicado entre los años 2686 y 2181 a. C.). Por entonces eran un pueblo que una buena parte de los autores definen como esquivo. Una suerte de subgrupo dentro de los nubios cuyos miembros provenían del desierto oriental (en la tierra Medja, en Sudán). Sus primeras menciones los ubican en el año 2400 a. C., cuando los egipcios registraron sus encuentros con ellos y empezaron a integrarlos en sus filas como exploradores o combatientes equipados con armamento ligero. Pronto se convirtieron, así, en un elemento útil para los faraones después de que su patria fuese sometida.

Sin embargo, la realidad es que -según explica el doctor en historia antigua Miguel Parra en sus múltiples artículos sobre la policía en Egipto- ni siquiera la sociedad de entonces tenía claro de donde provenían de forma exacta. Así lo demuestra el que, durante el Imperio Antiguo, los egipcios afirmaran que residían en el este de la Segunda Catarata y, a partir del Imperio Medio -entre los años 2050 y 1750 a. C.-, señalaran que eran nómadas del desierto.

Soldados egipcios
Soldados egipcios

Lo que está claro es que los Medjay empezaron a formar parte del ejército. Así lo corrobora Ramos en su obra al hacer referencia a la organización del contingente militar de la época : «Hay que señalar que el ejército egipcio estaba compuesto no solo por nativos, sino también por los medjay -habitantes de la región del norte de Sudán-, nubios libios, que engrosaron sus filas tras ser reclutados o por haber sido hechos prisioneros de guerra». Su caso, como bien señala, no era extraño. De hecho, se replicó un sin fin de veces con otras civilizaciones como los denominados Pueblos del Mar, los cuales fueron vencidos por Ramsés III en el Delta del Nilo el año 1178 a. C.

Con todo, tan cierto como esto es que no fue hasta muchos años después cuando el término Medjay adquirió el sentido de etnia propia. Hasta entonces se ubicaba dentro de los «nehsi» (los habitantes de Nubia).

La entrada de los Medjay en el ejército egipcio (y el reconocimiento de su etnia) quedó registrada en las llamadas «Enseñanzas del rey Ammenemes a su hijo Sesostris» (enmarcadas en el Imperio Medio): «Yo he dado al pobre; he criado al huérfano. Hice que alcanzara [el bienestar] tanto el que no tenía como el que tenía […]. Nadie tuvo hambre en mis años; nadie padeció sed en ellos […] He sometido a los nubios y he capturado a los Medjai. Hice que los asiáticos hicieran la “marcha de los perros”». Durante dicho período, los expertos también relacionan a este pueblo con la cultura Pangrave (característica por hacer enterramientos en forma de sartén).

LEER  Egipto: Pozos misteriosos de 3600 años están llenos de manos “gigantes”

Evolución de labores

Cien años después (en el período de Amenemhat III, en el siglo XIX a. C.) existen escritos que afirman que los Medjay desempeñaban labores de escolta para los exploradores egipcios. Así queda atestiguado en los despachos que enviaban a este soberano: «Es una comunicación a ti, vida, fuerza, salud [forma de referirse al faraón], respecto a que los dos guerreros y setenta gente Medjay que habían partido para seguir el rastro en el cuarto mes de la estación, día 4, regresaron para informarme el mismo día por la tarde, trayendo tres hombres Medjay y cuatro niños y niñas, diciendo: “Los encontramos al sur del margen del desierto bajo la inscripción de la estación del verano”». Por entonces hacían también labores de patrullaje en la frontera Meridional de Egipto y las del Delta.

Representación de los Medjay en La Momia
Representación de los Medjay en La Momia

La teoría más extendida afirma que los Medjay se mudaron a Egipto cuando comenzaron a ser integrados en el ejército y que, poco a poco, se fueron adaptando a la sociedad de los faraones.

Con todo, no fue hasta la llegada del Imperio Nuevo (entre el 1550 a. C. y el 1070 a. C.) cuando se convirtieron en un cuerpo policial militarizado que asumió deberes de gran importancia en toda la región. Y todo gracias a que, como señalan los textos antiguos, eran expertos en la tarea de acabar con los «reyes de pueblos extranjeros». A partir de entonces pasaron a encargarse de la protección de emplazamientos vitales para el soberano como los poblados de trabajadores (por ejemplo, Deir el Medina) o las tumbas del Valle de los Reyes.

Habría que señalar que, al menos en lo que respecta al Valle de los Reyes, no fueron especialmente cuidadosos. Y es que, la tumba de Tutankhamón fue saqueada hasta en dos ocasiones poco después de haber sido enterrado. En la primera los ladrones se llevaron desde pequeñas joyas, hasta ungüentos, pero salieron despavoridos ante el miedo que les generaba ser vistos allí. No obstante, al cerciorarse de que la vigilancia escaseaba, volvieron al sepulcro. En esta ocasión sí fueron capturados en pleno trabajo y los Medjay sellaron el lugar.

No eran, por el contrario (y según Parra) los encargados de vigilar el harén del soberano, pues para ello se instauró un cuerpo especial denominado sasha (a quienes también se les encomendó la tarea de proteger las puertas de algunos templos). Con el paso de los años, y según se fueron integrando en la sociedad egipcia, un grupo selecto de Medjay recibió también la orden de proteger al faraón como su guardia personal.

LEER  Míticas ciudades sumergidas por terremotos y tsunamis | Ancient Origins España y Latinoamérica

En cada ciudad había un oficial al mando de las fuerzas policiales Medjay que no tenía por qué ser nubio. Y es que, esa fue otra de las características de este cuerpo: que, poco después de que comenzaran a integrarse en la sociedad egipcia, se adhirieron a sus filas nativos.

Un ejemplo de oficial lo tenemos en Mahu, «jefe de los Medjay de Akhenatón». Encargado de mantener el orden en la ciudad de Amarna, en los relieves de su tumba quedó escrito que se levantaba de buena mañana (al amanecer), recibía un informe de los disturbios sucedidos durante la noche, recorría los puntos conflictivos sobre su carro junto a sus agentes y, si la situación lo requería, se desplazaba a toda prisa hacia el lugar en el que estuviesen sucediendo disturbios.

Los registros de los Medjay se apagan con la XX dinastía, cuando desaparecieron. Desde entonces, su historia ha quedado como un mito. Sin embargo, con ellos la realidad supera la ficción.

Origen: Medjay: la verdad histórica tras la unidad de élite del faraón mal representada en «La Momia»

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: