Paracaidistas vs SS nazis: la misión suicida para destruir el arma secreta más letal de Hitler – Archivo ABC

El verano de 1945, en plena Segunda Guerra Mundial, ABC publicó un reportaje en el que analizaba la destrucción de varias centrales dedicadas a la producción de agua pesada

La Segunda Guerra Mundial fue diferente al resto; aquello del huevo y la castaña, que diría nuestro castizo refranero. Durante los cinco años en los que unos y otros dirimieron su supremacía militar en buena parte del orbe la forma de enfrentarse al enemigo evolucionó hasta el vértigo. A lo largo del conflicto nacieron y agonizaron revolucionarias técnicas como los ataques con planeadores; llegaron para quedarse los asaltos con comandos tras las líneas enemigas (determinantes, por ejemplo, para el SAS británico) y se enarboló por primera vez un explosivo estremecedor como fue la bomba atómica. Y eso, en una contienda que se inició hace más de ocho décadas.

El reportaje que el ABC publicó el 16 de agosto de 1945, con los calcinados restos de Adolf Hitler abonando el suelo berlinés, reúne todos los ingredientes anteriores y da como resultado un cóctel de esos que enardecen el organismo; una auténtica película de la factoría más famosa de los Estados Unidos. Bajo el títular de «Cómo fue arrebatada la bomba atómica de manos de los alemanes», el periodista del «Daily Express» en Estocolmo, J. D. Masterman, analizaba en este diario las diferentes (y alocadas) misiones que un grupo de paracaidistas aliados protagonizaron para intentar destruir las instalaciones de agua pesada que el Tercer Reich escondía en Noruega. Todo ello, bajo absoluto secreto para evitar filtraciones. Vamos allá…

Más que agua

En palabras de Masterman, la búsqueda de la bomba atómica (la misma que había sido arrojada diez jornadas antes sobre Hiroshima) fue parte de «la guerra secreta que, paralelamente, se libró con la guerra oficial, y cuya duración fue [también] de cinco años». El Tercer Reich comenzó su carrera nuclear en Noruega poco después de hacerse «con una gigantesca instalación hidroeléctrica en Rjukan, a unos 150 kilómetros al oeste de Oslo». Desde el principio, Adolf Hitler entendió que dicho complejo debía convertirse en el corazón de las investigaciones teutonas sobre el explosivo. «Esa fábrica iba a ser la cuna de la bomba atómica, el centro de investigación del que era su principio esencial, el ‘agua pesada’».

LEER  Karl Marx: La verdad del fundador de comunismo: una vida de burdeles, borracheras y criadas

Pero… ¿qué diantres es este compuesto, clave para el alumbramiento del arma más mortífera de la Segunda Guerra Mundial? Según Masterman, el agua pesada había sido descubierta en 1930 en Estados Unidos y «contiene átomos de hidrógeno dos veces más pesados que los contenidos en el agua ordinaria». La sustancia por sí sola no tenía valor, pero se convertía en determinante mediante un complejo proceso. «En opinión de los hombres de ciencia de todo el mundo, al tratar el metal uranio con agua pesada, bajo una fuerza extraordinaria, se podría escindir el átomo de uranio y liberar así una energía catastrófica». El proyecto fue bautizado como V-3 en recuerdo de las bombas V-1 y V-2, ideadas por los alemanes en la Segunda Guerra Mundial.

Soldado inglés durante el Desembarco de Normandía+ info
Soldado inglés durante el Desembarco de Normandía

La fábrica de Rjukan se convirtió, así, en el secreto mejor guardado de la Alemania nazi. Al menos de cara al exterior, pues los ministros Fritz Todt (militar e ingeniero) y Albert Speer (el arquitecto favorito de Hitler) recibieron en la capital del Reich «al gerente del lugar» para felicitarle cara a cara por sus proyectos y sus avances. No sabían, sin embargo, que el jefe en cuestión tenía la suficiente conciencia como para avisar a los aliados de lo que allí se barruntaba. «Dio la alarma entre los noruegos. Estos respondieron, y sobre todo uno de ellos, Leift Tronstad, un profesor de química de cuarenta años de edad que había trabajado en la división del átomo, en la fábrica, durante varios años. Quemó sus papeles y, con varios de sus colaboradores, huyó a Inglaterra».

Locas operaciones

Como era de esperar, Tronstad informó a los británicos sobre los planes de Hitler y estos, ávidos de dar un golpe definitivo, decidieron valerse de sus comandos, soldados entrenados en el arte de la infiltración que ya habían demostrado su valía en operaciones como las acometidas en el norte de África, para hacer saltar por los aires los sueños nazis de conseguir la bomba atómica. «Inmediatamente se organizó un comando especial, con su cuartel en una pequeña población escocesa. En el comando figuraba un grupo de paracaidistas con entrenamiento especial, y entre los paracaidistas había noruegos». La operación consistiría en lanzarse en planeadores sobre la región (técnica utilizada en el Día D) y sembrar el caos en la fábrica.

LEER  ¿Quién era el Papa Pío XII?: Cómplice del Nazismo o héroe de los judíos
+ info

La misión empezó el 18 de noviembre de 1942, cuando cuatro comandos descendieron en paracaídas sobre Hardanger para señalar las zonas de salto al grueso de la unidad y preparar el terreno. «Los cuatro paracaidistas montaron una emisora al suroeste de la presa de Moesvaten, que es la que suministra la energía a la fábrica de Rjukan. Allí esperaron tres semanas, transcurridas las cuales se recibió la señal de que dos bombarderos Halifax, cada uno remolcando un planeador, transportarían a los comandos aquella misma noche». No era una tarea sencilla, aunque era clave para acabar con el peligro del agua pesada.

Pero todo terminó en desastre. El primero de los bombarderos, que cargaba con todas las armas necesarias para acometer la misión, se precipitó sobre el mar del Norte por culpa de un temporal que le atacó de improviso. El segundo se vio obligado a hacer un aterrizaje forzoso después de haber dejado caer el planeador sobre Hardanger. Los comandos aterrizaron en Jaeren, cerca de Stavanger; un desastre para la misión. «Por aquel paraje vagaron los comandos durante unos días, sin comida, ni municiones, ni tiendas en las que cobijarse. Al fin se entregaron a los alemanes», reseñaba el periodista. Poco después fueron cazados y, en su mayoría, asesinados a sangre fría por los germanos.

Rescatar a los rescatadores

Al parecer, tras la redada alemana pasaron dos cosas. La primera, que arribaron hasta la zona 6.000 soldados de las SS dispuestos a defender la fábrica. Pero también que los cuatro primeros paracaidistas radiaron un mensaje a Gran Bretaña para solicitar auxilio. La respuesta fue tajante: «No moverse del sitio. Volveremos». Y lo hicieron, aunque tres meses después por culpa del pésimo tiempo y con una unidad de apenas seis comandos. La misión no fue mejor. «Esta expedición comenzó tan mal como la primera. Los seis paracaidistas cayeron a cuarenta kilómetros del lugar […] preparado. Más de una semana tardaron en encontrarse y, en la noche del 25 de febrero de 1943, emprendieron todos la marcha hacia Rjukan».

LEER  ¿Qué usábamos antes del papel higiénico? Los no tan cómodos antecedentes de nuestra higiene personal
Hitler junto a Speer, uno de los artífices de la bomba atómica+ info
Hitler junto a Speer, uno de los artífices de la bomba atómica

Si el aterrizaje había sido un desastre, la misión se convirtió en un éxito. Uno por uno, los comandos accedieron a la fábrica a través de un hueco destinado a los cables de alta tensión. Después, aplicaron explosivos plásticos en todos los barriles de agua pesada que hallaron y, en general, en cualquier elemento que pudiesen utilizar los nazis para elaborar su bomba atómica (entre ellos, la sala en la que guardaban sus existencias de radio y uranio). «Veinte minutos después, los alemanes se habían quedado sin agua pesada, sin uranio, sin radio y sin laboratorio». Como una centella, los soldados se marcharon de allí «esquiando a través de Noruega». Unos 600 kilómetros después ya estaban en territorio seguro.

Pero no acabó en ese punto la aventura. Ese mismo año, y según el periodista noruego, los germanos consiguieron reparar las instalaciones e iniciar de nuevo sus investigaciones. «En abril de 1944, Escocia averiguó que los alemanes habían logrado almacenar doce toneladas de agua pesada, la que se proponían enviar a Austria, donde iban a fabricarse las primeras bombas», añade el autor. El preciado material pasó salió de Rjukan en un tren de mercancías que ya tenían en su visor los comandos británicos y pronto arribó hasta la costa, donde le esperaba un ferry. La única oportunidad era hundir el buque en mitad del lago. «Los tres comandos dejaron caer una potente carga magnética sobre el lago, para contemplar poco después las llamas que se elevaban sobre las aguas al chocar el bombo con la mina», finaliza.

Origen: Paracaidistas vs SS nazis: la misión suicida para destruir el arma secreta más letal de Hitler – Archivo ABC

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: