Fabricar tu propio pan, observar viejas letrinas, montar en coches del siglo XX, analizar como huele un recuerdo o aprender a diferenciar entre las distintas familias de olivas que existen no son, desde luego, las actividades que se suelen llevar a cabo en los museos. Sin embargo, todas ellas se hacen realidad en Castilla y León. Una región famosa por sus castillos y sus llanuras, pero también por su historia sin parangón.

Origen: Pedazos atípicos de historia

Facebook Comments

LEER  El olvidado miembro de los Austrias: el verdadero «infante pasmado»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: