Un cuento de Navidad en medio de la II Guerra Mundial – Tiempos Oscuros

Aunque en todo conflicto bélico abundan los episodios terribles de muerte y venganza, en la navidad de 1944 se produjo un hecho en el que, en medio de los combates, hizo aflorar el sentimiento de reconciliación propio de esas fechas.

El suceso ocurrió en nochebuena, durante la Batalla de las Ardenas. Dos jóvenes norteamericanos deambulaban desorientados por el tupido bosque de Hurtgen en la frontera germanobelga al haber perdido contacto con sus tropas. Uno de los dos presentaba graves heridas , por lo que no podían continuar caminando por aquel terreno cubierto de nieve. Desesperados, se arriesgaron a llegar hasta la puerta de una casa solitaria en busca de ayuda, pese a encontrarse esta en el lado alemán.

La dueña de la casa, al contemplar el soldado herido, no lo dudó un momento y se ofreció a ayudarles. Les hizo entrar y una vez que el joven fue atendido de sus heridas, les invitó a compartir con su familia la cena de navidad, consistenten en un suculento asado. Sorprendidos por esta hospitalidad, los norteamericanos aceptaron compartir la cena y pasar la noche en la casa.

Cuando estaban ya todos sentados a la mesa, alguien llamó a la puerda. La dueña abrió y se encontró con cuatro soldados alemanes que, al parecer, habían seguido la pista de sangre dejada en la nieve por el soldado estadounidense.

Esperando que fuera la misma mujer la que confesase la presencia de los soldados enemigos, esperaron unos segundos, pero al no obtener una confesión espontánea gritaron “¿Quién está ahí dentro?, mientras lanzaban miradas de odio hacia el interior de la casa.

La dueña no se dejó impresionar y respondió desafiante: “Americanos”.. Los alemanes empuñaron sus armas, dispuestos a irrumpir en la estancia, cuando ella les dijo con calma: “Vosotros podríais ser mis hijos, y los que están aquí dentro también”.”Uno de ellos está herido -continuó- y están cansados y hambrientos, como vosotros, así que entrad, pero esta noche nadie tiene que pensar en matar”.

LEER  Los niños brujos de África - XL Semanal

Sin duda el espíritu navideño ayudó a que los soldados germanos accediesen a la petición de la mujer. Bajando sus armas entraron en el comedor y, cruzando miradas de mutua desconfianza fueron sentándose junto a los norteamericanos, que tan solo unos segundos antes pensaban que había llegado su hora. Poco a poco las prevenciones se fueron disipando y la cena acabó discurriendo por unos impensables cauces de compañerismo . Al final todos entonaron canciones navideñas reeditándose así las muestras espontáneas de confraternización entre enemigos que se dieron en la navidad de 1914 durante la primera guerra mundial.

A la mañana siguiente, aquella amistad surgida durante la cena no se había esfumado con la llegada del nuevo día; los soldados alemanes indicaron a los norteamericanos como llegar hasta sus propias líneas.

.

Los alemanes no estaban mucho mejor que los estadounidenses y buscaban un refugio para pasar la gélida noche.Al final, todos compartieron la cena y el calor del hogar

.

Tras la publicación de la historia de Fritz Vincken en una revista americana y un documental en televisión, la familia de un soldado americano que había luchado en las Árdenas se puso en contacto con el canal de TV… su padre llevaba años contando esa historia. En enero de 1996, Fritz se trasladó hasta Maryland para conocer a Ralph Blank. El encuentro fue muy emotivo…Tu madre me salvó la vida – dijo Ralph

..

Origen: Un cuento de Navidad en medio de la II Guerra Mundial – Tiempos Oscuros

Facebook Comments

Related Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: