Amputaciones y muerte: la ola de frío que convirtió Teruel en una carnicería durante la Guerra Civil – Archivo ABC

La mayor parte de los historiadores coinciden en que el ‘general invierno’ provocó unas 40.000 bajas en ambos bandos, información de la que se hizo eco el diario ABC

Y dice usted de ola de frío. Que vale, es cierto que estos días la ‘ vaguada polar’ sacude España y ha dejado alertas en varias comunidades por las bajas temperaturas; pero también lo es que, allá por el invierno de 1937, los dedos de nuestros compatriotas se congelaban de forma literal por culpa de los hasta 25 grados bajo cero que soportaba Aragón durante la batalla de Teruel. Ya lo dijo uno de los corresponsales de ABC, presente en la contienda: «Los caminos de ancha meseta estaban borrados. La inmensidad desnuda era azotada por el aire que arrastraba remolinos de hielo. […] El esfuerzo para escapar del copo era desesperado».

Los testimonios de los periodistas de este diario sobre el frío que vapuleó Teruel se cuentan por decenas. Uno de los más claros quedó plasmado el 17 de diciembre de 1937, dos días después de que la Segunda República decidiera iniciar un ataque de distracción sobre la ciudad para aliviar el frente de Madrid. El texto se podía leer en la edición de la capital bajo el titular ‘La nieve alcanza altura de dos metros’: «Continúa el mal tiempo. Los soldados republicanos permanecen en los parapetos bien abrigados y, cuando el estado del tiempo se lo permite, todos se dedican a limpiar de nieve los caminos de acceso a las trincheras».

Vicente Rojo (el Segundo, Empezando por la Derecha) e Indalecio Prieto (el Primero, por la Izquierda), durante la batalla de Teruel+ info
Vicente Rojo (el Segundo, Empezando por la Derecha) e Indalecio Prieto (el Primero, por la Izquierda), durante la batalla de Teruel – ABC

El reportero dejó constancia de que el bando franquista hacía otro tanto, pero que su ejército, al estar formado por «moros e italianos, acostumbrados a climas más cálidos», soportaban con «mucha fatiga el frío». Los meses siguientes fueron un infierno helado similar al de Stalingrado. Uno que los combatientes de ambos bandos aguantaron a golpe de manta –un objeto tan preciado como el oro– y resolución. «Asombra ver cómo los soldados de las zonas más cálidas de España resisten, vivaqueando en las inmensas llanuras frente a Teruel, con un frío espantoso, envueltos totalmente en nieve», escribía este diario.

LEER  La trágica vida de «la Chata»: la Infanta Borbónquerida hasta por el Madrid republicano

No hay dedos para contar las noticias que explicaban las duras condiciones climatológicas. En enero, la edición de Sevilla –ciudad entonces en poder del bando sublevado– aconsejó a los soldados que se protegieran de aquella letal ola de frío: «Tu mano no se puede poner entre la bala y el pecho heroico. Pero el frío, y la nieve, y el viento, y la lluvia ocasionan también bajas y sufrimientos. Trabajo de tu mano sí puede ser hacer una trinchera que detenga a estos enemigos».

Una de las Avanzadillas Haciendo fuego en Teruel, en el frente de Aragón+ info
Una de las Avanzadillas Haciendo fuego en Teruel, en el frente de Aragón – ABC

El 24 de febrero, ABC también explicó que, aunque el termómetro ya no marcaba los 24 grados bajo cero de hacía algunas semanas, los franquistas habían tenido que enfrentarse a una intensa lluvia para vencer a los republicanos. Para entonces habían pasado ya dos jornadas desde que las tropas gubernamentales se habían visto obligadas a retirarse de Teruel por culpa de la presión ejercida por los contrataques de un Francisco Franco cejado a no perder la urbe.

Contar las bajas

La noticia de la victoria superó a la de las bajas por congelación. «En España las cosas van bien. Teruel ha sido tomada de nuevo y las tropas avanzan», escribió el Ministro de Asuntos exteriores italiano, Galeazzo Ciano, en un telegrama fechado el 22 de febrero. Para entonces la contienda había terminado en la ciudad, aunque a costa de una infinidad de soldados damnificados por uno de los peores inviernos que se recuerdan; entre los más violentos del siglo XX.

Toque de diana en el frente de Teruel+ info
Toque de diana en el frente de Teruel – ABC

Las cifras de heridos por culpa de las bajas temperaturas durante la batalla de Teruel fueron tan escalofriantes como aquellas que sufrió la ‘Wehrmacht’ en la Operación Barbarroja. O equivalentes al menos. Porque, una vez más, poco tenemos que envidiar en España a las grandes operaciones de la Segunda Guerra Mundial. Según esgrimen los investigadores P. Larranz y C. Ibarrola en su dossier ‘Los pies de Teruel. Asistencia y tratamiento de las heridas por congelación en los hospitales navarros durante la Guerra Civil’, el bando franquista tuvo que lamentar 18.000 bajas por congelación (un 33% del total), mientras que el republicano, unas 20.000 (un tercio de las 60.000 que padecieron).

LEER  Los mejores lugares del mundo donde hacer ejercicio al aire libre
Escuadrón de caballería nacional en el frente de Teruel+ info
Escuadrón de caballería nacional en el frente de Teruel – ABC

Edemasgangrenas… El ‘ general invierno‘ no tuvo piedad. Así lo atestigua David Alegre Lorenz en ‘La batalla de Teruel. Guerra total en España’. En esta obra, el doctor en historia incide en que los soldados que causaron baja padecieron dolencias como enfermedades respiratorias infecciosas, amputaciones derivadas de las congelaciones y el llamado pie de trinchera, tristemente famoso en la Primera Guerra Mundial. De hecho, se cuentan por decenas las instantáneas que muestran extremidades amoratadas y sin dedos. A su vez, remarca que «cuatro de cada cinco combatientes retirados del frente por enfermedad o congelaciones en todos sus grados quedaron incapacitados de por vida y, por tanto, condenados a la dependencia».

Origen: Amputaciones y muerte: la ola de frío que convirtió Teruel en una carnicería durante la Guerra Civil – Archivo ABC

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: