Así se enseñaba el Alzamiento a los niños en la dictadura de Franco: «Querían salvar España»

Francisco Franco Bahamonde, en 1955 - ABC
Francisco Franco Bahamonde, en 1955 – ABC

Durante el Primer Grado, los más pequeños aprendían desde los organismos superiores de Falange, hasta la labor política del jefe del Estado

Es algo que saben los amantes de la lectura en papel: los libros antiguos desprenden un aroma especial. Una fragancia a caballo entre la nostalgia y ese folio que ya ha pasado por mil manos. El plus es todavía mayor cuando sabes que fue de un niño, ya que permite ver sus anotaciones, dibujos y desvaríos. Supone un viaje al pasado del tamaño de una cuartilla. Por eso no dudé en adquirir hace algunas semanas ‘Historia de España de Primer Grado’ cuando chafardeaba por las estanterías de ‘Anticuario Bellver’, una coqueta tienda de viejo de esas que todavía perviven en el centro de la capital.

El contenido estaba, por su curiosidad –que no ideología–, a la altura de una portada verde intenso con un gigantesco caballero medieval y una primera página con la fecha en cursiva, «20 novembris, 1956»; más de tres décadas antes de que este que escribe naciera. Tras la rúbrica azul de un tal Vicente Ruíz –a suponer, el estudiante– comenzaba la magra: «¡Niños españoles! Conocéis vuestra vida y obras; sabéis algo de vuestros padres y abuelos, pero no llega más lejos vuestra experiencia. […] Debéis pensar: ‘Yo he de crear la España del futuro. Para ello seré bueno, honrado y trabajador, y aportaré mi entusiasmo, salud y vida para forjar la España una, grande y libre que quería José Antonio».

De la Edad Antigua a los Borbones. De la batalla de Lepanto a la de Trafalgar, «el combate más encarnizado que han presenciado los mares». Y en el viaje, dibujos a raudales de buques y reyes. Aunque poquitas referencias a la Primera y la Segunda República. En todo caso, el morbillo castizo me hizo adelantar pronto las páginas hacia el capítulo final: ‘El glorioso Alzamiento nacional y el nuevo estado español’. La pregunta era obligada: ¿cómo diantres se estudiaba el golpe de Estado en los libros de texto de los años cincuenta? Y huelga decir que no hubo sorpresas en lo que a férrea doctrina franquista se refiere.

LEER  La terrorífica leyenda del Krampus: El diabólico ayudante de Santa Claus | Ancient Origins España y Latinoamérica

Seis páginas bastaban por entonces para informar sobre los años más turbios de una España desgastada por el dolor de la Guerra Civil. El capítulo comenzaba con una explicación más que partidista de las causas del conflicto: «Ante los crímenes y atropellos de la República, y para salvar a España, José Antonio Primo de Rivera fundó la Falange española. Por ello fue muy perseguido». Se olvidaba el autor del librillo de los conflictos internos entre este personaje y el futuro dictador… Y de ahí, al golpe de Estado: «El Alzamiento nacional contra la república fue provocado por un asesinato. Los crímenes republicanos culminaron con la traidora muerte dada por orden del gobierno al gran patriota y estadista don José Calvo Sotelo».

Tras hacer referencia a una «cruzada contra el comunismo», la obra se deshacía en elogios hacia el dictador: «El general Franco, de brillantísima e intachable historia, se puso al frente del Ejército y empezó la Guerra de Liberación de España». A partir de ahí comenzaba una extensa retahíla de nombres de generales, personajes destacados del movimiento franquista y sonoras batallas. «La historia de esta cruzada es un tejido de heroísmos», se podía leer. Y entre ellos, se enmarcaba la muerte del fundador de Falange, utilizado como icono a pesar de haber estado en contra de Franco: «José Antonio fue cobardemente asesinado en la madrugada del 19 de noviembre de 1936. Murió como héroe, dando ejemplo a todos y conmoviendo a sus enemigos».

Un repaso de las grandes victorias que llevaron a Franco hasta la poltrona después, el libro hacía referencia a aspectos más técnicos, si es que pueden llamarse así: los organismos superiores de Falange, el famoso Decreto de Unificación… «En el primer año del Movimiento se llevó a cabo la Unificación de cuántos se habían alzado para salvar a España y volverla al camino de sus glorias imperiales. De esta suerte, las nobles ideas simbolizadas por los boinas rojas recibieron el nuevo y vigoroso impulso de los camisas azules y surgió la Falange Tradicionalista y de las J.O.N.S.», se podía leer en las páginas finales.

LEER  ¿Recobrará México la mitad de su territorio? – Español

Y para rematar, un recuadro con una «reflexión sincera» sobre el papel del dictador en la Guerra Civil: «Franco fue el hombre providencial que, con mano firme y prudente, forjó la victoria de la guerra y está forjando la victoria de la paz. Con la mirada puesta en su excelsa figura y en la Bandera, digamos todos desde el fondo del alma: ¡Viva Franco!, ¡Arriba España!». De esto han pasado unas seis décadas. Mucho tiempo para unos; poco para otros. Pero, para las generaciones actuales, supone un testimonio cuanto menos curios a nivel histórico.

Origen: Así se enseñaba el Alzamiento a los niños en la dictadura de Franco: «Querían salvar España»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: