Cuando la Coca-Cola fue más importante que la Coronación de Isabel II o la muerte de Stalin

A la salida de la fábrica de Cobega, había frente a la primera Coca-cola totalmente española algo más de 28 millones y medio de potenciales consumidores

El mundo recordará siempre 1953 como el año en el que falleció el dictador Iósif Stalin, en el que Dwight D. Eisenhower tomó posesión como presidente de Estados Unidos y en el que la Reina Isabel II fue coronada Reina de Inglaterra. Importantes acontecimientos para el devenir del siglo XX que, sin embargo, sonaron remotos en un país eminentemente rural como España, sin apenas coches ni televisores. Aquí, una noticia sin peso entonces resultó de alguna manera una pequeña revolución para los bares patrios. La coca-cola, la marca de refrescos más consumida en España, inició ese año su desembarco oficial en la península.

El 31 de marzo de 1953, burbujeó la primera botella de Coca-Cola producida en España, concretamente en la fábrica de Cobega, en Barcelona. 67 años habían pasado desde que en 1886 un farmacéutico de Atlanta inventara esta bebida y la fecha en la que se puso en marcha el primer embotellador de Coca-Cola en España. En una serie de artículos en su web en España, ilustrados con algunas imágenes del imponente archivo de ABC, la compañía repasa lo que supuso su irrupción en el país y cómo era la vida del españolito medio en aquellos años marcados por la posguerra y la dictadura franquista.

Al final de la autarquía franquista

A la salida de la fábrica de Cobega, había frente a la primera Coca-Cola totalmente española algo más de 28 millones y medio de potenciales consumidores. Lejos de los 46 millones de españoles actuales, la población del país crecía aún con lentitud tras el estancamiento que supuso la Guerra Civil y los años posteriores. Solo Madrid y Barcelona superaban el millón de habitantes, lo que revela que la mayoría de la gente seguía viviendo en pueblos.No ayudaba a la movilidad de los pueblos a la ciudad el mal estado de las carreteras y la pobre calidad de los transportes urbanos, donde el tranvía dominaba Madrid y Barcelona. En el año 1950, la longitud de la red de carreteras era mínima y el mantenimiento pésimo, mientras que para 1960 habría ya 80.403 kilometros. Asimismo, el parque de turismos en España (97.215) era solo ligeramente más alto que en 1928 (84.066). A aquel cambio contribuyeron los esfuerzos del Gobierno de Franco, que impulsaron que, a los pocos meses de la primera Coca-Cola, el 13 de noviembre de 1953, saliera también de una fábrica en Barcelona el primer modelo de la compañía Seat, el 1400, orientado sobre todo a las clases pudientes. Solo la producción del 600, años después, democratizó el coche para la clase media.

LEER  Así eran las leyes más abusivas (y ridículas) de la Europa feudal
Uno de los primeros anuncios de Coca-Cola en España. Anuncio publicado en el periódico ABC el 07/12/1954
Uno de los primeros anuncios de Coca-Cola en España. Anuncio publicado en el periódico ABC el 07/12/1954

La llegada de la Coca-Cola y la motorización de los españoles respondían al cambio de dirección económica dentro del régimen. Desde la Guerra Civil, la economía de España se había visto obligada a adoptar un sistema de autarquía, malogrado casi al momento de nacer por la gran dependiente de aprovisionamientos de productos energéticos, materias primas y bienes de equipo. El intervencionismo impidió la asignación racional de recursos productivos y retrasó hasta la década de los años 50 la recuperación económica que ya había brotado en Europa. En 1951 comenzaron unas muy tímidas medidas liberalizadoras de la economía y se sentaron las bases para la gran joya de la economía española: el turismo de sol y playa. En 1953 hubo poco más de un millón de turistas extranjeros. Para el cambio de década, el número de visitantes en toda España superó los seis millones.

Los repartidores de Coca-Cola, pulcramente vestidos de verde inglés, se encontraron aquel ambiente cuando comenzó la distribución masiva de botellas

Con solo 3.000 receptores de televisión en el país, la radio era el auténtico centro de los hogares y locales de ocio en España. Un millón y medio de receptores y 90 emisoras permitían una oferta radiofónica disponible en todos los rincones de la geografía. La radio servía de ruido de fondo en los bares, cuyos futbolines, billares y pinballs atraían la atención de los más jóvenes. Los repartidores de Coca-Cola, pulcramente vestidos de verde inglés, se encontraron aquel ambiente cuando comenzó la distribución masiva de botellas en los bares, «que lugares», que cantaría Gabinete Caligari.

1953 fue además el de un doblete para el Barça. Campeón de liga por segundo año consecutivo y de la Copa del Rey. Curiosamente no hubo Vuelta a España aquel curso, pues, por motivos económicos, el periódicco «Diario Ya» renunció a organizar la ronda. No se volvería a disputarse hasta 1955, ya bajo el ala de «El Correo Español»/«El Pueblo Vasco».

LEER  ¿Los antiguos egipcios crearon el arte como una forma de manifestar la realidad?

Origen: Cuando la Coca-Cola fue más importante que la Coronación de Isabel II o la muerte de Stalin

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies. 

A %d blogueros les gusta esto: