El misterio del mapa secreto con el que Hitler iba a conquistar América y dividirla en estados nazis

Montaje de Hitler, junto al mapa en posesión del presidente Roosevelt en 1941 - ABC
Montaje de Hitler, junto al mapa en posesión del presidente Roosevelt en 1941 – ABC

En 1941, el presidente de Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, aseguró que lo tenía en su posesión y que mostraba un área equivalente a 14 países latinoamericanos con las fronteras borradas y reorganizadas en cinco naciones vasallas del Tercer Reich

En un dramático discurso difundido el 27 de mayo de 1941, medio año antes de que su país entrara en la Segunda Guerra Mundial, el presidente Franklin D. Roosevelt declaró que se acababa de producir lo que calificó de «emergencia nacional ilimitada». A continuación, explicaba: «Me limito a repetir lo que ya está escrito en el libro nazi de la conquista del mundo. Ellos planean tratar a las naciones latinoamericanas tal como hoy tratan a los Balcanes. Luego, planean estrangular a los Estados Unidos de América».

En aquel momento, los afanes expansionistas de Adolf Hitler y la Alemania nazi no eran un misterio para nadie. Nada más alcanzar el poder, inició una profunda modificación de la política exterior que comenzó por la revisión del Tratado de Versalles.

En 1936, con motivo de la Guerra Civil española, el ‘Führer’ empezó a intervenir en el extranjero, mandando a la Legión Cóndor en apoyo de las tropas de Franco. Esta acción le hizo alinearse con la Italia de Mussolini por primera vez. Nació así el Eje Roma-Berlín, al que poco después sucedió el Pacto Antikomintern con Japón.

En un nuevo y decisivo paso adelante, Alemania vulneró el Tratado de Versalles y se anexionó Austria en marzo de 1938. El siguiente objetivo de Hitler fue Checoslovaquia, que invadió en marzo de 1939. Unos días después, el 23 del mismo mes, los nazis entraron en la región lituana de Memel. El 1 de septiembre de 1939 se lanzó a por Polonia y dio comienzo la Segunda Guerra Mundial, a los que sumó Holanda, Bélgica, Luxemburgo y Francia en mayo del año siguiente. Sin embargo, su teoría del Lebensraum, o suelo vital, en función de la cual debía invadir todo país que limitara con el suyo, no se limitaba a Europa.

LEER  El primer avión cohete que no logró impresionar a Hitler

Desde el comienzo del imperio nazi, América Latina había estado dentro de los cálculos de Hitler, entre otras cosas, debido a la cantidad de alemanes residentes allí. Por ese motivo, la organización política de los germanos en el exterior pasó a ser una tarea prioritaria a la hora de consolidar el partido. Fue tal el esfuerzo de tiempo y dinero realizado por el Tercer Reich para reclutar a colonos para que trabajaran en la causa del ‘Führer’, que Roosevelt se convenció de que los nazis querían dominar el mundo entero.

El «nuevo orden mundial»

En octubre de 1941, cinco meses después del mencionado discurso, y unos días más tarde de que un grupo de submarinos alemanes hundiera a un buque estadounidense, el presidente Roosevelt subió aseguró en otro ‘speech’ que las amenazas eran mucho mayores de lo que había expuesto: «Estoy en posesión de un mapa secreto realizado en Alemania por el Gobierno de Hitler, por los planificadores del nuevo orden mundial. Es un mapa de Sudamérica y de parte de Centroamérica, tal como Hitler propone reorganizarlas».

A continuación agregaba: «Hoy, en esa área hay catorce países distintos. Sin embargo, los expertos geógrafos de Berlín han borrado inexorablemente todas las fronteras existentes, y han dividido Sudamérica en cinco estados vasallos, sometiendo todo el continente a su dominio. También han dispuesto que el territorio de uno de estos nuevos estados títeres incluya la República de Panamá y nuestra gran vía de comunicación, el canal. Ese es el plan. Nunca dejaré que se lleve a efecto».

El mapa al que aludía Roosevelt, y al que se refieren los historiadores Jorge Camarasa y Carlos Basso Prieto en ‘América nazi’ (Aguilar, 2014), mostraba América Latina dividida en cinco territorios:

– Argentina: que abarcaba también Uruguay, Paraguay y parte de Bolivia.

– Chile: que absorbía Perú, Ecuador y el oeste de Bolivia.

– ‘Nueva España’: que fusionaba Colombia, Venezuela y Panamá.

LEER  Qué era la Unidad 731, la base secreta del ejército japonés que experimentó con humanos para desarrollar armas biológicas durante la Segunda Guerra Mundial - BBC News Mundo

– Guyana: que permanecía intacta.

– Brasil: que sumaba a su territorio actual el resto de Bolivia, incluida su capital, La Paz.

La falsificación

Según señala Tim Weiner en ‘Enemigos: Una historia del FBI’ (Debate, 2012), el mapa había sido entregado al jefe de la Oficina de Servicios Estratégicos norteamericana, William Donovan, por efectivos de la inteligencia británica. Estos aseguraban habérselo robado a un agente nazi en Río de Janeiro, pero en realidad lo habían falsificado para precipitar el ingreso de Estados Unidos en la guerra europea. La artimaña, sin embargo, permaneció en secreto durante décadas.

De poco sirvió que el Gobierno de Hitler negase la veracidad del documento, puesto que el 11 de diciembre de 1941, cuatro días después del ataque japonés a Pearl Harbor y la declaración de guerra de Estados Unidos contra el Imperio nipón, la Alemania nazi le declaró también la guerra a Estados Unidos. Hitler aseguró que había dado aquel paso en respuesta a una serie de provocaciones y pretextos por parte de Roosevelt para entrometerse en el conflicto cuando todavía eran oficialmente neutrales.

El detalle del mapa cayó en el olvido a medida que avanzaba la guerra más devastadora de la historia de la humanidad, hasta que el documento apareció entre los papeles del antiguo presidente estadounidense muchas décadas después y pudo ser examinado por el historiador Nick Cull, de la Universidad del Sur de California. La conclusión a la que llegó fue una auténtica sorpresa, ya no solo lo consideraba falso, sino que no había sido elaborado por los nazis, sino por los mismos aliados británicos. En concreto, por William Stephenson, un canadiense que colaboraba con ellos desde América del Norte.

La neutralidad

Se cree que el plan inicial era dejarlo en algún lugar meticulosamente escogido para que el FBI lo descubriese, pero finalmente decidió entregárselo directamente al FBI asegurando haberlo encontrado en un registro en un almacén nazi. El objetivo era sacar a Estados Unidos de su neutralidad, y es probable que algo hubiera influido a la luz de los acontecimientos. En cualquier caso, Cull defiende que Roosevelt lo sospechaba. De hecho, en el manuscrito original del discurso de octubre de 1941, el presidente escribió «un mapa de indudable autenticidad», pero luego lo tachó y sustituyó esas palabras por «un mapa secreto».

LEER  Antoni Benaiges, el maestro que prometió el mar

Eso no implica que los alemanes no estuvieran trabajando en la organización de sus colonias en Latinoamérica, y que esos trabajos, naturalmente, habían comenzado en aquellos países donde las comunidades germanas tenían un mayor arraigo y un desarrollo más favorable. En 1937, de hecho, la filial en Chile del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (NSDAP) contaba con cerca de mil militantes; en Brasil, con 2.903, y en Argentina, con más de 1.500. Además, desde principio de los años 30, en todos los países del continente existían ligas juveniles alemanas, organizaciones de colegios alemanes e ingentes cantidades de dinero destinadas a la propaganda pro nazi.

Prueba de este arraigo que pudo confundir a Roosevelt es que, América del Sur se convirtió durante y después de la Segunda Guerra Mundial en el perfecto refugio para un siniestro grupo de personalidades nazis. Miles de científicos, técnicos, ideólogos, oficiales y burócratas que llegaron escapando de sus perseguidores y encontraron en este continente su «tierra prometida». También asesinos como Josef Mengele, Klaus Barbie, Adolf Eichmann, Whalter Rauff, Fritz Schwend, Herbert Cuckurs, Franz Stangl, Alfons Sassen y Hans Rudel, entre otros muchos, que se mudaron a ciudades importantes y comarcas rurales para escapar de la pena de muerte o la cadena perpetua.

Origen: El misterio del mapa secreto con el que Hitler iba a conquistar América y dividirla en estados nazis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies.