23 julio, 2024

El pacto secreto de los últimos familiares de Hitler para borrar de la historia su apellido

Adolf Hitler con el general Heinz Guderian y el mariscal de campo Wilhelm Keitel en Rügenwalde, 1943 ABC
Adolf Hitler con el general Heinz Guderian y el mariscal de campo Wilhelm Keitel en Rügenwalde, 1943 ABC

ABC publica un adelanto de ‘El linaje de Hitler. Una investigación de los descendientes del ‘Führer’, escrita por el periodista David Gardner y editada por Pinolia

Thank you for reading this post, don't forget to subscribe!

Cuando escribí por primera vez sobre la extraordinaria historia de los últimos descendientes vivos de Adolf Hitler, una fuente impecable me dijo que los tres hermanos Hitler supervivientes, que viven en un suburbio de Nueva York, habían acordado no casarse nunca ni tener hijos para asegurarse de que el gen Hitler se extinguía con ellos. Todavía viven otros miembros de la familia extensa, pero estos son los últimos de la línea paterna, literalmente, los últimos Hitler.

Ellos, por supuesto, ignoran si el mal se transmite a través de los genes, aunque su experiencia tiende a sugerir lo contrario. Los tres han llevado una vida decente, tranquila y sin pretensiones. Además del apellido —que han ocultado durante casi tres cuartos de siglo bajo uno falso—, no tienen nada en común con uno de los hombres más odiados de la historia.

Sin embargo, la idea de que los hermanos tenían un pacto sigue siendo fascinante, al igual que la extraordinaria vida de su padre, William Patrick Hitler, quien, hasta la publicación original de mi investigación, fue tachado de sobrino «repugnante» del ‘Führer’. Su familia más cercana insiste en todo lo contrario: fue un hombre valiente que se atrevió a hablar en contra de su tío a pesar del considerable riesgo que corría.

El hermano mayor ha sugerido que mi afirmación sobre su acuerdo para no engendrar una nueva generación de Hitler es una exageración, pero me atengo a la historia narrada por mi fuente, que prefiere permanecer en el anonimato. Es cierto que, de joven, uno de los hermanos más jóvenes esperaba casarse con una novia judía, pero su compromiso terminó cuando ella conoció su desgarradora historia familiar. Según me han dicho, esta fue una de las razones por las que se decidió poner fin a la línea de los Hitler y salvar a las generaciones futuras de la considerable carga que tal apellido suponía.

LEER  Los primeros europeos no cocinaban con fuego

Todos ellos, y espero que me perdonen por decir esto, atraviesan sus últimos años. Más de dos décadas después de mi primer contacto con ellos, los tres siguen solteros y sin hijos. En los años transcurridos he hablado con la familia Hitler en numerosas ocasiones. Siempre se han mostrado educadamente firmes en su decisión de no hablar de una conexión familiar que ha proyectado una enorme sombra sobre sus vidas, a pesar de que no han hecho nada para merecerlo.

El linaje de Hitler

Imagen - El linaje de Hitler
  • Editorial Pinolia

He rellenado las lagunas lo mejor que he podido y he hecho todo lo posible por respetar sus deseos, ocultando el apellido que la familia eligió para sustituir a Hitler, la ciudad donde crecieron en Long Island y el lugar en el que residen en la actualidad. Incluso pude compartir con los hermanos la copia de un diario que escribió su padre mientras vivía en la Alemania de Hitler en los años treinta y que nunca habían visto antes.

Casi ochenta años después de la muerte de Adolf Hitler en 1945, su nombre arroja una sombra aún más oscura que la de otros líderes genocidas contemporáneos, como Pol Pot, Osama bin Laden y Vladimir Putin. William Patrick experimentó en primera persona el ascenso de su tío al poder como líder del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán mediante una campaña de brutalidad e intimidación y, tras la invasión de Polonia, el estallido de la Segunda Guerra Mundial el 1 de septiembre de 1939.

Como el resto del mundo, William Patrick no conoció la existencia del Holocausto, la persecución de los judíos por parte de Hitler que costó la vida a seis millones de personas, hasta después de la Segunda Guerra Mundial, el conflicto más mortífero de la historia, con una cifra estimada de entre setenta y ochenta y cinco millones de víctimas mortales.

LEER  El chófer militar que salvó la vida a Erwin Rommel, el general nazi al que odiaba Hitler

Con semejante rastro de muerte y devastación dejado a su paso por Hitler, no es de extrañar que su sobrino inglés desapareciera poco después del final de la guerra. Adoptó un nombre falso y formó su propia familia en una pequeña ciudad muy alejada del tumulto de su juventud. Tras recorrer medio mundo en una búsqueda que me llevó cuatro años, por fin pude contar por primera vez su extraordinaria historia.

En mi libro he incluido nuevos detalles. Espero que esto no afecte a la intimidad de los hermanos supervivientes. El libro no es solo la historia de una familia, los Hitler americanos, sino también el relato de mi esforzada investigación.

 

Origen: El pacto secreto de los últimos familiares de Hitler para borrar de la historia su apellido

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Al continuar utilizando este sitio, acepta nuestro uso de cookies. 

Verificado por MonsterInsights