Gabinete de los horrores del profesor Cabrera: cámaras secretas y artefactos impactantes con orígenes controvertidos

En Ica, Perú, visité el museo más misterioso de nuestro planeta. Es el Museo de Piedras Grabadas de Ica , (Museo de las Piedras Grabadas de Ica). La creó el profesor Javier Cabrera Darquea (1924-2001). El museo ofrece dos colecciones arqueológicas, de las cuales una se mantuvo en secreto durante años. En realidad, ninguno de ellos debería existir: son demasiado fantásticos. Pero la realidad a veces es más extraña que incluso la ficción más imposible.

Las cámaras secretas y las vistas impactantes

Cornelia Petratu y Bernard Roidinger escriben en la posdata de su obra Las piedras de Ica : “Puntual, vivaz y lleno de entusiasmo, el profesor Cabrera nos recibió en su museo. […] No había nada en su presentación que aún pudiera sorprendernos. Sin embargo, en el último día, completó su acto. […] Y así, el profesor Cabrera nos reveló las habitaciones cerradas de una casa, a las que llamó sus ‘cámaras secretas’. Si la visita al museo privado de Cabrera ya nos había impactado, entonces lo que estábamos a punto de ver superaría toda nuestra imaginación. Las ‘cámaras secretas’ de Cabrera contienen cosas que rompen todos los límites de la lógica racional. Incluso si intentáramos explicar lo que vimos, no podríamos. Simplemente está más allá de nuestro alcance”.

¿Qué vieron Cornelia Petratu y Bernard Roidinger, pero no pudieron describir? ¿Qué imágenes no se les permitió publicar? O: ¿qué vieron y no se atrevieron a incluir en su libro?

Me enteré de los objetos misteriosos en el museo privado del profesor Javier Cabrera Darquea ya en la década de 1970. Se mencionó una sección pública, así como una parte secreta de la misteriosa colección arqueológica, pero no se disponía de información concreta. Las declaraciones de los científicos no existían. ¿De qué se trataba el profesor Cabrera y sus hallazgos que supuestamente no deberían existir?

La colección secreta

Primero intenté ver y fotografiar las misteriosas colecciones de artefactos del profesor Cabrera en el otoño de 1992. En ese año, tres amigos y yo viajamos por Sudamérica durante dos meses, desde Ecuador hasta la Isla de Pascua. Cuando llegamos a Ica y fuimos al museo privado del profesor Cabrera, nos llevamos una amarga decepción. El museo estaba cerrado y no había nadie a quien preguntar al respecto. Nuestro tañido de la campana quedó sin respuesta. Por fin, alguien nos dijo: el profesor Cabrera estaba de viaje, en Europa. Qué ironía: cuatro europeos habían emprendido el largo viaje a Ica en Perú, para visitar al profesor Cabrera, mientras el científico viajaba por Europa.

Pero luego encontré la oportunidad de hablar largo y tendido con uno de los hermanos del profesor Cabrera. Con franqueza me confirmó la existencia de una segunda colección secreta, que no se le permitió mostrarme sin la aprobación expresa de su hermano. Desafortunadamente, este último estaba fuera de alcance.

Años después sucedió por fin.

Prof. Cabrera (izquierda) con Walter-Jörg Langbein (Foto de Ingeborg Diekmann)

Prof. Cabrera (izquierda) con Walter-Jörg Langbein (Foto de Ingeborg Diekmann)

Mis ojos se acostumbraron lentamente a la luz tenue. El aire estaba lleno de polvo. Delante de mí se extendía un estrecho corredor cuyo otro extremo solo podía adivinar. A mi derecha e izquierda había estanterías que llegaban hasta el techo muy por encima de mí. Cientos, no, miles de figurillas de arcilla yacían una al lado de la otra, muy juntas, con varias filas de profundidad. Era evidente que, con el tiempo, se habían agregado gradualmente nuevos estantes para crear más espacio para los artículos misteriosos que se acumulaban constantemente. La enorme colección creció constantemente.

LEER  La poderosa hija (y mano derecha) de Felipe II que pudo haber reinado en España

Cientos de esculturas espeluznantes en la colección que alguna vez fue secreta.

Cientos de esculturas espeluznantes en la colección que alguna vez fue secreta. (© Walter Langbein)

colección de horrores

Varias bombillas desnudas estaban atadas a cables y suspendidas del techo. Su brillo pálido arrojaba una luz espeluznante sobre toda la escena.

El aire estaba seco y me hizo toser. Pasé lentamente por delante de los estantes. El cono de luz producido por mi potente linterna se deslizó por las figuritas de los estantes. La mayoría consistía en dos figuras humanoides que presentaban un grupo grotesco: una figura recostada sobre una especie de mesa y otra de pie junto a ella, ‘tratando’ a la que estaba en posición postrada. La variación de este agrupamiento consistía en que la figura de pie estaba en proceso de cortar o abrir, la que estaba acostada. En la mayoría de los casos, el ‘cirujano’ ya había abierto al ‘paciente’.

¿Escultura que representa un trasplante de corazón?

¿Escultura que representa un trasplante de corazón? (© Walter Langbein)

Las muchas escenas diferían, pero se parecían mucho entre sí. Me sentí como si me hubieran transportado a un gabinete de figuras de piedra al estilo Madame Tussaud, a la sección de terror. Los seres hechos de arcilla gris no eran de tamaño natural, como en el museo de cera de Tussaud, sino mucho más pequeños. Tenían como máximo treinta centímetros (12 pulgadas) de alto, los he medido. Pero a diferencia de Madame Tussaud’s, donde personajes famosos han sido inmortalizados, la colección de Cabrera presentaba criaturas con forma de máscara.

Extraños humanoides.

Extraños humanoides. (© Walter Langbein)

Todo un ejército de actores peculiarmente idénticos se dedicaron a su maldito negocio. Se estaban haciendo cien, no, mil, operaciones o autopsias. Las figuras que sostenían los cuchillos no se parecían a médicos compasivos que intentaban ayudar a los enfermos; no, daban la impresión de ser científicos desprovistos de emociones, abusando de los seres humanos como conejillos de indias, y diseccionándolos con curiosidad de investigadores. ¿Son los ‘cirujanos’ seres humanos en absoluto? Sus rasgos parecían bastante extraños y exóticos.

¿Humanoides experimentando con procedimientos médicos?

¿Humanoides experimentando con procedimientos médicos? (© Walter Langbein)

¿O realizar una cirugía?

¿O realizar una cirugía? (© Walter Langbein)

Vi cientos, incluso miles de esas criaturas en el corredor secreto del profesor Cabrera. Estaban parados muy juntos, uno al lado del otro. Debería haber tenido las semanas requeridas a mi disposición para fotografiar cada pieza individual. Dentro de cajas de cartón polvorientas descubrí figurillas muy dañadas y fragmentos no identificables. Profesor Cabrera: “Solo puedo exhibir una pequeña parte de las figurillas intactas de la colección. ¡Me falta el tiempo necesario para reconstruir los rotos!”

El científico me aseguró repetidamente que miles de figurillas más estaban almacenadas en una cueva. La falta de espacio le impidió presentar más que una pequeña fracción de su colección en la parte secreta de su museo. El profesor Cabrera estimó que miembros de la población indígena han desenterrado aproximadamente cincuenta mil objetos arqueológicos. Afirmó, una y otra vez, que había visto alrededor de cien mil objetos misteriosos en el «túnel subterráneo». “Para preservar estos tesoros para la posteridad, deben albergarse en un gran museo. Los artefactos preciosos deben almacenarse, limpiarse, catalogarse y exhibirse de manera experta en condiciones ideales (temperatura, humedad)”.

LEER  Desentrañando los Misterios de la Tumba de la Reina Roja de Palenque

El profesor Javier Cabrera Darquea es famoso en todo el mundo por su insólita colección arqueológica. En 1974 Robert Charroux informó en su libro L’enigme des Andes sobre el museo del profesor Cabrera. La traducción al inglés se publicó en 1977 y llevaba el título Los misterios de los Andes . No se menciona la sensación real: el Gabinete de los Horrores de Cabrera. El profesor explicó: “¡Aún no era el momento adecuado!” ¿Los miembros de la ciencia moderna alguna vez abordarán y explicarán los objetos arqueológicos en la colección de Cabrera? «¡Ellos deben!» dijo el profesor Cabrera. Tengo mis dudas.

¿Cirugía antigua?

Según Cabrera, los artefactos de sus museos tienen ‘muchos miles de años’. Si son genuinos, entonces muchas partes de la historia humana tendrían que ser completamente reescritas. Por ahora, no hay concesiones en los anales de la evolución humana para los médicos que realizaron cirugías en el ‘Viejo Perú’ hace miles de años. ¿Seremos capaces alguna vez de leer las monstruosas y misteriosas figurillas como si fueran un libro?

Cifras de la colección secreta.

Cifras de la colección secreta. (© Walter Langbein)

El profesor Cabrera estaba convencido de ello. ¿Quizás las figurillas de arcilla representan sacrificios humanos? ¿Los sacerdotes sacrificaron ritualmente a seres humanos hace miles de años? El profesor Cabrera objetó con vehemencia esa suposición. Era descendiente directo del fundador del pueblo de Ica, Capitán Don Gerónimo Luis de Cabrera y Toledo, además de un médico respetado y popular. «¡Mira de cerca!» respondió casi con dureza. “¿Qué ves allí?” Y, de hecho, en una imagen, el corazón de alguien parecía haber sido cortado de su pecho. «¿Un sacrificio humano?» Me pregunté a mí mismo. Otra escultura de arcilla mostraba un corazón humano bajo tratamiento médico. Una criatura lo sostuvo en sus manos; algo que parecía una manguera que conducía de una vena a un vaso.

El profesor Cabrera señaló otra agrupación. Lo que vi me dejó sin aliento. ¿Qué representaba la estatua de arcilla? ¿Qué sirvió al artista como su plantilla? ¿Se toma un corazón de un cuerpo humano y se abre el pecho de otra persona para recibir el corazón? ¿La escultura representa un trasplante de corazón?

¿Qué están haciendo los humanoides?

¿Qué están haciendo los humanoides? (© Walter Langbein)

El asombro me llevó a decirle al profesor Cabrera: “¡Imposible! Esto solo puede ser imposible…”

¿Estamos ante una falsificación? Porque, sin duda, la escultura no representaba un sacrificio humano religioso. Debo estar de acuerdo con el profesor Cabrera. Un sacrificio humano primitivo para los dioses no se vería así. De hecho, las esculturas representaban a cirujanos operando a seres humanos. ¿Están trasplantando corazones? Pero, ¿quién supuestamente habría realizado operaciones de corazón en el ‘antiguo Perú’ hace tantos miles de años, y mucho menos trasplantes de corazón? El profesor Cabrera estaba convencido: en la región del Perú de hoy existió una civilización muy avanzada, una cultura milenaria, muy anterior a la nuestra.

LEER  Calígula, un MONSTRUO OBSCENO del Imperio Romano.Conoce sus LOCURAS AQUÍ

Extraña escultura en la colección secreta.

Extraña escultura en la colección secreta. (© Walter Langbein)

Las obras de arte parecían contar una historia. ¿Somos capaces de leer y comprender las esculturas de barro como un libro?

Lo que parece ser una escultura de dinosaurio en la colección de artefactos extraños.

Lo que parece ser una escultura de dinosaurio en la colección de artefactos extraños. (© Walter Langbein)

Investigaciones

Durante muchos años sólo se conocían las piedras talladas de la colección del profesor Cabrera. Mantuvo las esculturas de arcilla en secreto. Miles de piedras, con muchos miles más de grabados se exhibieron en el museo de Cabrera en Ica, ubicado en la Plaza de Armas , con motivos muchas veces fantásticos.

¿Piedra tallada con abeja o insecto?

¿Piedra tallada con abeja o insecto? (© Walter Langbein)

Entre otros, también representan procedimientos quirúrgicos muy complicados, pero con una cantidad de detalles finos que era imposible para los artistas del barro dar a sus creaciones tridimensionales. La arcilla gruesa simplemente no lo permitía. Por lo tanto, los artistas evidentemente tallaron dibujos en piedra dura, con una increíble cantidad de detalles reconocibles. Tanto las esculturas de arcilla como las tallas de piedra representan repetidamente motivos similares; habrían sido creados aproximadamente al mismo tiempo. ¿Pero cuando?

En el verano de 1967, la Compañía Minera Mauricio Hochschild realizó una investigación sobre las piedras talladas de la colección del profesor Cabrera. El geólogo Dr. Erik Wolf fue el encargado de analizar la capa de oxidación que se había formado encima o sobre las incisiones del tallado, los grabados y que yacía dentro de los surcos; los dibujos se habían cubierto con un «esmalte» natural muy delgado. No hay duda al respecto: los grabados, por lo tanto, deben ser más antiguos que la capa de oxidación.

Masas de piedras grabadas en la colección del profesor Cabrera.

Masas de piedras grabadas en la colección del profesor Cabrera. (© Walter Langbein)

Aunque es casi imposible determinar directamente la edad de las tallas, es de gran ayuda datar la capa de oxidación. El resultado revela LA EDAD MÍNIMA de los dibujos. Además del Dr. Erik Wolf, el Institut für Mineralogie und Petrographie an der Universität Bonn también realizó pruebas. Resultado: los grabados deben haber sido tallados en la piedra hace al menos 12.000 años. Por lo tanto, tienen 12.000 años… o más.

Walter J. Langbein es autor de unos 60 libros de no ficción sobre los misterios del mundo, muchos de los cuales se han convertido en bestsellers en Europa.

Imagen de portada: Cientos y cientos de objetos en la colección secreta del profesor Cabrera. (Cortesía de Walter-J. Langbein)

Por  Walter-J. Langbein

Traducción de Marlies Bugmann

Origen: Professor Cabrera’s Cabinet of Horrors: Secret Chambers and Shocking Artifacts with Controversial Origins | Ancient Origins

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: