Kohima, la batalla olvidada de la Segunda Guerra Mundial

Un militar británico observa las enormes distancias que separaban el campo de batalla de su país natal y de Japón  digitised by Leanne Rodgers-Gibbs (IWM)
Un militar británico observa las enormes distancias que separaban el campo de batalla de su país natal y de Japón digitised by Leanne Rodgers-Gibbs (IWM)

El ejército británico frustró en 1944 la penetración de los japoneses en la India en un enfrentamiento agónico

Bautizada por los historiadores como el “Stalingrado del Este”, la batalla de Kohima fue quizás una de las que menos protagonismo recibió durante la Segunda Guerra Mundial, pero a la vez uno de los acontecimientos más determinantes para la victoria de los Aliados, al marcar un punto de inflexión en el desarrollo de la guerra en la parte más olvidada del mapa bélico. Una derrota británica hubiera supuesto abrir el camino de la India a los japoneses y quién sabe si hubiera influido en el fin de la guerra o en la posguerra.

Tal como explica el historiador y autor del libro Kohima 1944: The battle that saved India (Kohima 1944: La batalla que salvó a la India), Robert Lyman a La Vanguardia, “así como Stalingrado significó la primera gran derrota de las fuerzas alemanas, Kohima tuvo un gran significado estratégico”, porque fue la primera derrota nipona en Asia continental.

En un momento en que Japón retrocedía ante el empuje estadounidense, su ofensiva perseguía dar la vuelta a la guerra en Asia

Sin embargo, Lyman asegura que “Fue sólo después de que pasaran unas décadas tras el final de la guerra que los historiadores miraron hacia atrás y le reconocieron su valor. Si los japoneses no hubieran sido confrontados y derrotados, la naturaleza de la guerra en el lejano oriente probablemente hubiera sido muy distinta”. Pero, ¿qué implicaciones concretas tuvo este episodio y por qué pasó casi desapercibido en su momento?

En ese momento concreto, la batalla implicó un freno decisivo al Ejército Imperial Japonés, y le impideron tomar la iniciativa en un momento en que en otros frentes estaba perdiendo terreno. Los japoneses se habían sumado a la guerra tras el ataque a la base naval de Estados Unidos en Pearl Harbor a finales de 1941.

UNITED STATES - JANUARY 01:  The cuirassier ARIZONA burning and sinking after having exploded in the wake of the Japanese bombing of the American naval base at Pearl Harbor. This bombing led the United States to enter World War II.  (Photo by Keystone-France/Gamma-Keystone via Getty Images)

Un momento del bombardeo japonés sobre la base de Pearl Harbor

Gamma-Keystone via Getty Images

Después de eso, comenzaron a invadir las colonias europeas en Asia Oriental, incluyendo los territorios británicos de Hong Kong, Malasia, Singapur y Birmania (hoy Myanmar). Pero desde entonces las cosas habían cambiado en el Pacífico ante el empuje estadounidense que los hizo retroceder. El ataque de Kohima era un intento de tomar la iniciativa en Asia continental, y la victoria hubiera significado un desafío crítico al control británico sobre India.

Ubicada en la frontera montañosa del noreste de India con la entonces ocupada Birmania, la ciudad de Kohima fue el punto clave para sostener la defensa de Imphal, que era la principal base británica en la zona. En un principio, la ofensiva japonesa logró cortar la carretera que unía Imphal con Kohima, por la que se abastecían las tropas británicas e indias, y aislar la ciudad, pudiendo capturar todo lo que la rodeaba en las colinas, excepto por la cresta central.

La superioridad nipona era abrumadora y condujo a un exceso de confianza ante un rival bien entrenado y abastecido

En números, la superioridad del ejército japonés era abrumadora, ya que mientras que disponía de unos 15.000 soldados, sus rivales no tenían más de 2.500. A pesar de esta ventaja, la derrota para el ejército japonés fue contundente e incluso llamaron al viaje de repliegue y retirada a Birmania el Camino de los huesos, por el hecho de que muchos de los sobrevivientes se suicidaron o cayeron muertos de hambre en el camino de vuelta por la selva. Frente a esta desigualdad entre los rivales, ¿cómo fue posible una derrota tan contundente?

Según explica el historiador, la respuesta está en que “los planes de batalla de los japoneses fracasaron. Hubo fracasos en muchos niveles, en la logística, en el comando, y también se subestimó a las fuerzas británicas e indias, que ya no eran las mismas que aquellas con las que se habían encontrado en 1942. Se habían reequipado y estaban más entrenadas, y de hecho vencieron a los soldados japoneses en el combate hombre a hombre, que era algo que ellos no esperaban”.

Tropas británicas en Birmania

Tropas británicas en Birmania

Fue una batalla muy dura. “Algunos de los soldados que también habían participado en la Primera Guerra Mundial, aseguraban que esta batalla había sido igual de sangrienta que las de aquel entonces“, dice el historiador Dr. Robert Lyman. Según recopila el Museo del Ejército Nacional del Reino Unido, entre las batallas de Imphal y Kohima, “El 15º Ejército japonés, con 85.000 efectivos, registró 53.000 bajas, entre muertos y desaparecidos. Los británicos, 12.500 bajas en Imphal, mientras que los combates en Kohima les costaron otras 4.000 ”.

Si bien los soldados británicos e indios pelearon cuerpo a cuerpo, también estaban muy bien abastecidos por aire. El general Mutaguchi no solamente había subestimado las habilidades defensivas de su enemigo, sino también la capacidad de los Aliados para suministrar refuerzos, cuya superioridad logística y comunicacional fue determinante. Según detalla el Museo del Ejército Nacional del Reino Unido, “durante la batalla, la Real Fuerza Aérea llevó cerca de 19.000 toneladas de suministros y más de 12.000 hombres, y evacuó alrededor de 13.000 bajas”. Esto incluyó el rápido despliegue de refuerzos desde Dimapur, como también el transporte aéreo de la 5ª División India y de todo su equipo desde el Arakan a Imphal en sólo dos días.

Los historiadores olvidaron la batalla durante décadas, pero en su día tuvo una gran importancia psicológica para Japón

Finalmente, la resistencia de las tropas británico-indias pudo sostener una defensa existosa y poner fin al asedio en Kohima, para abrirse paso en las posiciones que ya habían controlado los japoneses de camino a Imphal. Tal vez el peor error del general japonés Mutaguchi haya sido el insistir en un plan que lo llevó al fracaso. Varios historiadores coinciden en que podría haber retirado sus fuerzas con facilidad una vez que se hizo evidente que la ofensiva sobre Kohima había fracasado. Sin embargo, él pensó que podría seguir y capturar los suministros de sus enemigos, algo que finalmente no sucedió.

Tal como explica Robert Lyman, algunas de las consecuencias de esta batalla podrían apreciarse poco después. “Si los británicos no hubieran podido derrotar a los japoneses después de esto en Birmania, al final de la Segunda Guerra Mundial habría quedado un importante ejército japonés invicto en Asia. Mi visión es que, si tienes un ejército invicto muy fuerte después de la guerra, tienes un potencial para que suceda lo mismo que pasó en Alemania en 1919, donde regresó un ejército fuerte a su país con la convicción de que no había sido derrotado”, sostiene.

The War In The Far East: The Burma Campaign 1941-1945, The Battle of Imphal-Kohima March - July 1944: An M3 Lee tank crosses a river north of Imphal to meet the Japanese advance, March 1944. (Photo by No 9 Army Film & Photographic Unit/ Imperial War Museums via Getty Images)

Soldados británicos en un blindado estadounidense en la batalla de Kohima

Imperial War Museums via Getty Images

En este sentido, el historiador asegura que el ser vencido en batalla es muy importante a nivel psicológico, para que el país derrotado asuma su posición de desventaja al momento de hacer cuentas una vez terminada la guerra. Para que Japón aceptara más adelante un acuerdo de paz que no fuera hecho en sus términos, el reconocimiento de la derrota era clave.

“Este es un punto bastante olvidado. Para Japón, la batalla de Kohima fue una derrota psicológica muy significativa, porque llevó a que algunos de sus mejores soldados y uno de sus mejores generales fueran derrotados. Además, no sólo fueron vencidos por soldados británicos sino principalmente indios”. Esto último, según explica, suponía para ellos un elemento especialmente humillante, debido a que creían fuertemente en la esencia de la superioridad japonesa.

La  mayoría de las fuerzas británicas estaban compuestas por soldados de la India, lo que hizo que la batalla también tuviera una gran carga emocional para ese país

Además, el hecho de que las fuerzas defensivas estuvieran en su gran mayoría (se estima que hasta en un 80%) compuestas por soldados indios, para el historiador también supone un elemento muy significativo para pensar por qué la batalla de Kohima pasó tan desapercibida durante la guerra.

“En Europa no estaban al tanto de lo que estaba sucediendo en India durante la guerra, el foco principal de los Aliados estaba puesto en Alemania llegaba y a Gran Bretaña llegaba muy poca información sobre lo que estaba pasando allí”, explica Lyman y agrega: “Cuando los japoneses perdieron su invasión en 1944, muy poca gente sabía sobre esto, por eso se habló de una guerra olvidada. Además, como la mayoría de los soldados que luchaban eran indios, no despertó el interés que debiera haber generado en los aliados, teniendo en cuenta que después de Kohima la ofensiva de los japoneses en la India fue destruida”.

(Original Caption) Far from the White Cliffs of Dover. Kohima, Nagaland, India: Men of the Royal West Kent Regiment stand and pay silent tribute to comrades who fell in the Battle for Kohima, bridgehead to India, in the spring of 1944, when the Japs made their drive from Burma to India. For 14 days and nights of death and terror, 3, 500 British and Indian troops stood their ground here against the fury of the Jap attack. They died where they stood, but barred the road to India until relief came. November 27, 1945.

Militares británicos rinden homenaje a los caídos en la batalla

Bettmann Archive

El hecho de que una cantidad tan grande de hombres se alistara de forma voluntaria para luchar contra los japoneses, dice el autor, también puede interpretarse como la primera batalla de la nueva India. “Estos hombres no estaban peleando por los británicos o por el Raj, sino por una emergente e independiente India y en contra del totalitarismo de Japón. Al pelear con el Reino Unido contra los japoneses, estaban afirmando su nacionalismo”, dice Lyman, quien ve las victorias del Ejército Indio en 1944 y después también en 1945 como el preludio de lo que después sería una India democrática y libre.

Origen: Kohima, la batalla olvidada de la Segunda Guerra Mundial

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: