La cueva funeraria de Salomé, la partera de Jesús, escondía la tumba de una rica familia judía

Uno de los nichos de la cueva de Salomé, en Israel. Foto: Ammar Awad (Reuters)
Uno de los nichos de la cueva de Salomé, en Israel. Foto: Ammar Awad (Reuters)

Las excavaciones en el lugar, al suroeste de Jerusalén, reconvertido en capilla cristiana y lugar de peregrinación hasta el siglo IX, descubren un gran patio de hace unos 2.000 años.

Las excavaciones en una cueva funeraria de Israel de la época del Segundo Templo (siglos VI- I a.C.), tradicionalmente identificada como el lugar de enterramiento de Salomé, una partera que presenció el nacimiento de Jesús según las escrituras no canónicas, han descubierto que el lugar, ubicado a unos 35 kilómetros al suroeste de Jerusalén, fue tanto una importante tumba de una rica familia judía como un lugar de peregrinación cristiana.

En los trabajos para acondicionar el sitio de cara al acceso público, los arqueólogos de la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA por sus siglas en inglés) han desenterrado delante del acceso a la cavidad un gran patio de 350 metros cuadrados rodeado por muros y con un suelo formado por losas de piedra y mosaicos. Esta sería la monumental entrada del nicho de una importante familia judía de hace unos 2.000 años.

Los investigadores también han documentado pruebas de que la cueva, ubicada en el bosque de Lachish, continuó en uso durante el periodo bizantino y los primeros compases de la ocupación islámica. En el citado patio se han encontrado los vestigios de una serie de puestos donde se vendían o alquilaban lámparas de aceite, hechas con arcilla, que habrían sido utilizadas en las ceremonias religiosas celebradas en el interior del lugar, como una suerte de velas de las actuales iglesias. Entre los restos arquitectónicos han aparecido decenas de estos candiles completos, según Nir Shimshon-Paran y Zvi Firer, los directores de las excavaciones.

Imagen aérea del patio y la entrada a la cueva.

LEER  Vlad el Empalador: ¿El verdadero Conde Drácula?

Imagen aérea del patio y la entrada a la cueva. Ammar Awad Reuters

Una de las inscripciones documentadas en las paredes de la cueva.

Una de las inscripciones documentadas en las paredes de la cueva. Ammar Awad Reuters

La cavidad volvió a salir a la luz hace cuatro décadas debido la acción de los saqueadores, momento en el que se investigó parcialmente. El sitio consta de varias cámaras con múltiples nichos funerarios excavados en la roca y osarios rotos, un tipo de recipientes en los que los judíos depositaban los huesos de sus difuntos tras ser inhumados de su enterramiento primario. Como testimonian las cruces y docenas de inscripciones grabadas en las paredes —algunas en árabe—, la cueva de Salomé, como es conocida hoy en día, fue reconvertida en capilla cristiana dedicada a este personaje y lugar de peregrinación hasta el siglo IX.

«El nombre de Salomé era muy común entre los judíos en el periodo del Segundo Templo y conocido entre las familias asmoneas y herodianas», han explicado los directores de los trabajos arqueológicos, impulsados por la IAA, el Ministerio de Jerusalén y Patrimonio y el Fondo Nacional Judío. «Según la tradición cristiana, Salomé era una partera de Belén que fue llamada para participar en el nacimiento de Jesús. No se creía que María fuese todavía virgen y por eso su mano se congeló hasta que tocó la cuna del niño«. Este relato se incluye en el llamado Libro de Santiago, uno de los evangelios apócrifos que no figuran en la Biblia.

Varias de las lámparas de aceite recuperadas en las excavaciones.

Varias de las lámparas de aceite recuperadas en las excavaciones. Ammar Awad Reuters

LEER  Memòria Repressió Franquista.: Terror y silencio en el gobierno civil de Granada: las últimas horas de Lorca antes de ser asesinado.
Otra de las cámaras de la cueva funeraria.

Otra de las cámaras de la cueva funeraria. Ammar Awad Reuters

«Salomé es una figura misteriosa», han añadido los investigadores. «La tumba familiar atestigua que sus dueños fueron una familia de alto estatus del Sefelá en el periodo del Segundo Templo. El culto de Salomé pertenece a un fenómeno más amplio mediante el cual los peregrinos cristianos del siglo V d.C. encontraron y santificaron lugares judíos. Es posible que el nombre de Salomé apareciese en la antigüedad en alguno de los osarios de la tumba que no se conservan y a partir de ahí se desarrolló la tradición que identifica el sitio con Salomé la partera».

Según los arqueólogos, se trata de una de las cuevas funerarias más impresionantes descubiertas en Israel. «Sabíamos de ella desde hace al menos cuarenta años. Todo estaba enterrado. Pero durante las excavaciones para abrirla por primera vez al público hemos encontrado este gran patio y decenas de lámparas de aceite, signos de peregrinos y de inscripciones. Esto es lo más novedoso a nivel de arqueología hoy en día en Israel«, han destacado. Saar Ganor, el director del proyecto en el que se enmarcan estas investigaciones, ha confirmado que el lugar será visitable cuando se terminen los trabajos de restauración.

Origen: La cueva funeraria de Salomé, la partera de Jesús, escondía la tumba de una rica familia judía

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies. 

A %d blogueros les gusta esto:
Verificado por MonsterInsights