23 julio, 2024

La Heroica Despedida del Almirante Pascual Cervera en la Batalla de Santiago de Cuba

Pascual Cervera TopetePascual Cervera Topete ABC
Pascual Cervera Topete ABC

Un Discurso Valiente Ante la Inminente Batalla

El 3 de julio de 1898, el almirante Pascual Cervera y Topete se enfrentó a su destino con valentía en la batalla de Santiago de Cuba. Consciente de la inminente derrota ante la poderosa flota estadounidense, Cervera arengó a sus hombres con un discurso memorable: «Solo podrán arrebatarnos nuestras armas cuando, cadáveres ya, flotemos sobre estas aguas, que han sido y son de España». A pesar de la inevitable derrota, defendió su patria con coraje, demostrando que aunque se perdió la batalla, el honor permaneció intacto.

Thank you for reading this post, don't forget to subscribe!

Camino Hacia el Desastre

El 28 de abril, Cervera escribió una carta de despedida a sus hermanos antes de partir hacia Cabo Verde. Esta carta resonaba con un tono de resignación y anticipación del sacrificio. Al igual que el marino Cosme Damián Churruca antes de la batalla del Cabo Trafalgar, Cervera confesó y comulgó con casi todos sus hombres, preparando sus almas para lo que veía como un sacrificio inevitable. Sus palabras reflejaban una aceptación del destino que se avecinaba, pidiendo a su hermano que cuidara de su familia en caso de no regresar.

Una Armada en Desventaja

La flota de Cervera estaba compuesta por buques anticuados y mal equipados. Las piezas de artillería faltantes y los fondos sucios de los barcos, que aumentaban el consumo de carbón y reducían la velocidad, eran signos claros de una armada en desventaja. Pese a estas condiciones, Cervera zarpó hacia Santiago de Cuba, considerando este puerto como un refugio seguro. Sin embargo, la llegada de la flota estadounidense bajo el mando de William Thomas Sampson bloqueó el puerto, aumentando la presión sobre la escuadra española.

LEER  ABC Historia recomienda: El otro Renacimiento: pólvora, horror y gangrena en tiempos del mercenario Giovanni de Médici

Conflictos y Decisiones Difíciles

El almirante se encontró en desacuerdo con las órdenes del gobierno de Madrid, que insistía en una salida agresiva del puerto. A pesar de sus objeciones, Cervera recibió la orden de zarpar y enfrentarse a la flota enemiga. La decisión de lanzar su flota al combate, sabiendo que sería destruida, fue una muestra de su lealtad y valentía. Vestidos con sus uniformes de gala, Cervera y sus hombres se prepararon para el enfrentamiento final, conscientes de que estaban destinados a una derrota segura pero dispuestos a luchar con honor.

La Última Batalla

El 3 de julio, Cervera organizó a sus hombres y se lanzó al combate. En su discurso final, enfatizó la solemnidad del momento y el honor de morir por España. «El enemigo codicia nuestros viejos y gloriosos cascos. Para ello ha enviado todo el poderío de su joven escuadra. Pero solo las astillas de nuestras naves podrán tomar, y solo podrán arrebatarnos nuestras armas cuando, cadáveres ya, flotemos sobre estas aguas, que han sido y son de España». Estas palabras reflejan su determinación y la de sus hombres.

Honor en la Derrota

A pesar del valor demostrado, Cervera enfrentó críticas y desdén a su regreso a España en septiembre. Recibido con recelos por los políticos, el almirante se mantuvo firme en su convicción de haber actuado con honor. Ante el ministro de Marina, declaró: «Todo menos el honor». Esta frase encapsula el espíritu con el que Cervera enfrentó la batalla y su legado como un héroe que, a pesar de la derrota, mantuvo su dignidad y lealtad a su patria.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Al continuar utilizando este sitio, acepta nuestro uso de cookies. 

Verificado por MonsterInsights