La Reina de España más desconocida: la culta italiana que sufrió infidelidades y humillaciones en silencio

María Victoria tomó la decisión de construir una «guardería» para las lavanderas del río Manzanares, que en gran parte eran mujeres viudas procedentes de Galicia, como fue el caso de la madre de Pablo Iglesias (fundador del PSOE)

Hasta el 11 de febrero de 1873 duró la pesadilla de Amadeo de Saboya y su familia en España. Ese día el italiano renunció al trono con un discurso con más furia que ocho bombas atómicas:

«Dos años largos ha que ciño la corona de España, y la España vive en constante lucha, viendo cada vez más lejana la era de paz y de ventura que tan ardientemente anhelo. Si fuesen extranjeros los enemigos de su dicha, entonces, al frente de estos soldados tan valientes como sufridos, sería el primero en combatirlos; pero todos los que con la espada, con la pluma, con la palabra agravan y perpetúan los males de la nación son españoles, todos invocan el dulce nombre de la patria, todos pelean y se agitan por su bien; y entre el fragor del combate, entre el confuso, atronador y contradictorio clamor de los partidos, entre tantas y tan opuestas manifestaciones de la opinión pública, es imposible atinar cuál es la verdadera, y más imposible todavía hallar el remedio para tamaños males».

Fotografñia de María Victoria con su hijo.
Fotografñia de María Victoria con su hijo.

Las palabras de este efímero Rey de España se podían traducir al roman paladino, si es que fuera necesario traducirlas, con un sencillo ahí os zurzan y os quedéis con vuestro manicomio. La experiencia del hijo del Rey de Italia, hombre de impresionante porte con remanentes Habsburgo pero con pocas luces, fue terrible en los tres años que fue rey constitucional de España. La nobleza tradicional se decantó en masa por el retorno de los Borbones, mientras que los independentistas cubanos y los carlistas se encargaron de que Amadeo I no tuviera un segundo de tregua en su aventura española.

Solo en una cosa Amadeo de Saboya parece que agradeció haber aceptado la corona de España: las mujeres del país. Ya en sus viajes previos a España, todavía con los Borbones, había reparado el italiano en que sus mujeres son «tan hermosas o más que las de mi país». Entre sus más célebres relaciones extramatrimoniales estuvo la noble Victoria de Vinent y O’Neil o Adela de Larra, la hija del escritor romántico, considerada una de las mujeres más hermosas de Madrid.

LEER  Vestales: las sacerdotisas vírgenes del Imperio romano | Ancient Origins España y Latinoamérica

La esposa que tuvo que sufrir estas humillaciones e infidelidades en un país que le resultaba completamente desconocido se llamaba María Victoria dal Pozzo y della Cisterna, lo cual ya de por sí daba lugar a chanzas. El tiempo que se demoró para viajar a la Península debido a su avanzado estado de preñez lo aprovechó su marido para explorar a fondo los cafés madrileños.

Una mujer de una cultura fuera de lo común

La nueva Reina de España, nacida en Francia pero procedente de la aristocracia de Cerdeña, había sido educada con esmero en Turín. Hablaba seis idiomas y dominaba áreas muy diversas del saber como la literatura, el álgebra, la economía o el derecho internacional. La muerte de su padre y de una hermana sumió a su madre, vinculada a la nobleza de Mónaco, en un estado de locura que hizo irrespirable el ambiente familiar y la obligó a refugiarse en los libros. «He vuelto a mis estudios con mucho placer —escribió sobre el único consuelo en esos años más oscuros—, el estudio es para mí lo que el pan para otros, sin estudiar no podría vivir». De aquella agitación le rescató el hijo de Víctor Manuel II, sin saber que su destino llevaría a «La rosa de Turín» (su apodo más recurrente) a un lugar todavía más tenso.

En Madrid, su conducta fue ejemplar frente a una nobleza díscola que, salvo una minoría apodada con desprecio como «haitiana», hizo todo lo posible para ningunearla. Si bien el Rey despertó pocos elogios más allá de su portentoso físico, María Victoria sorprendió a todos por su elegancia y su dominio del castellano, sin apenas acento. El periodista catalán Víctor Balaguer la describió en estos términos tan positivos:

«Tiene un rostro de rasgos pronunciados y bellamente correctos, el brillo de sus ojos es especial y su mirada penetrante, su voz es dulce y cariñosa, y la conversación instructiva y amena, e inspira su presencia, al par que el más profundo respeto, la más afectuosa simpatía. Aunque todos hemos oído hablar las grandes cualidades que la adornan, la realidad supera nuestras esperanzas y todos salimos prendados de la que había de ser la Reina de España».

María Victoria dal Pozzo y della Cisterna y su marido abandonan Madrid
María Victoria dal Pozzo y della Cisterna y su marido abandonan Madrid

Alejada de la política, la labor pública de la Reina de España se centró en ayudar a los más desfavorecidos y en llevar una vida alejada de grandes lujos. Destinaba 100.000 pesetas al mes en donaciones a hospitales, iglesias y demás obras benéficas. Entre sus fundaciones destacó una escuela y asilo para los hijos de las lavanderas que trabajan en la ribera del Manzanares y un hospicio para niños desamparados. La decisión de construir esta «guardería» la tomó al bajar por el Campo del Moro y toparse con la miseria frente a frente. Mujeres viudas procedentes de Galicia habían llegado caminando desde el norte con sus hijos de la mano, como fue el caso de Pablo Iglesias (fundador del PSOE) y su madre, para acabar viviendo en la indigencia.

LEER  Los niños del Führer: Tú no piensas como yo, pero tus hijos me pertenecen

Una de sus grandes amigas y cómplices en estas tareas fue Concepción Arenal, una católica de ideas liberales que, aunque no discutía el papel del hombre en la sociedad que le tocó vivir, luchó por reivindicar un papel más igualitario y respetuoso para las mujeres. Desafiando las restricciones, esta gallega acudió como oyente, disfrazada de hombre, a clases de Derecho penal y jurídico en la Universidad de Madrid entre 1841 y 1846. A través de ella, incluso una vez abdicó su marido María Victoria siguió mandando limosnas y socorros a los pobres de Madrid.

La decisión de construir esta «guardería» la tomó al bajar por el Campo del Moro y toparse con dramas de todo tipo

Durante su estancia en España se dedicó, además, al mecenazgo cultural. Además de financiar a artistas como Palmaroli, Gisbert y el escultor Medina, encargó personalmente varias alfombras a la Real Fábrica de Tapices y fundó la Orden Civil de María Victoria, que premiaba a las figuras sobresalientes de las letras, las artes y las ciencias que, sin hacer distinción de género o clase social, hubieran ejercido eminentes servicios a la instrucción pública, bien creando, dotando o mejorando establecimientos de enseñanza, publicando obras científicas, literarias o artísticas de reconocido mérito, o fomentando de cualquier otro modo las ciencias, las artes, la literatura o la industria. Fueron galardonados, entre otros, Campoamor, Madrazo, Casado del Alisal y Eslava.

Atentado, abdicación y muerte

María Victoria no era ajena a las turbulencias políticas del país. Los radicales de Ruiz Zorrilla la miraban con recelo, mientras los alfonsino la llamaban «la nuera del usurpador» a pesar de lo generoso de sus limosnas y su asistencia puntual a los oficios religiosos. En julio de 1872, Rey y Reina regresaban a palacio tras pasear por los jardines del parque del Retiro cuando un coche se les atravesó a la altura de la calle Arenal. Gracias a que la Reina sintió frío y se subió el chal, Amadeo puso distinguir a un tirador en la calle. De forma rauda, el Monarca se levantó para cubrir a su esposa y evitar que fueran cosidos a tiros. Solo hubo que lamentar la muerte de una de las monturas. La Reina, eso sí, cayó desvanecida del susto.

LEER  ¿Envenenó Fernando «el Católico» a su yerno Felipe «el Hermoso» con un vaso de agua?
Retrato de Amadeo I (1872) de Vicente Palmaroli (Museo del Prado).
Retrato de Amadeo I (1872) de Vicente Palmaroli (Museo del Prado).

Una vez renunció a la Corona su marido, la Reina partió al exilio por Portugal no sin antes dar a luz en Madrid a su tercer y último vástago. E l viaje a Lisboa fue muy duro debido al frío y el hambre en un tren sin calefacción y sin comida. España, a pesar de todo, se quedó clavado en su corazón. En una carta a una amiga, María Victoria escribió:

«En España no deseé más que una cosa: cumplir con mi deber, y de ella conservaré siempre un bueno y un triste recuerdo. Bueno, porque hay allí personas muy estimables a las que nunca olvidaré, y triste, porque España no encontró con nosotros la tranquilidad y la prosperidad que deseábamos darle».

La Reina falleció en la Villa Dufour, San Remo, a los veintinueve años, consumida por la tuberculosis. Su muerte fue llorada tanto por los italianos como por muchos españoles. El periódico «La Ilustración Española y Americana» le dedicó palabras de elogio, tales como: «Madrid no puede olvidarse de aquel ángel de virtud y de caridad, a quien el pueblo concedió el sencillo título de Madre de los pobres».

En el epitafio de su tumba en la Basílica de Superga de Turín, está escrito: «En prueba de respetuoso cariño a la memoria de doña María Victoria, las lavanderas de Madrid, Barcelona, Valencia, Alicante, Tarragona, a tan virtuosa Señora».

Origen: La Reina de España más desconocida: la culta italiana que sufrió infidelidades y humillaciones en silencio

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: