Los túneles secretos de España que salvaron muchas vidas

El subsuelo de muchas ciudades españolas alberga los refugios antiaéreos que se construyeron durante la Guerra Civil

Los años 30 del siglo pasado fueron complicados para la sociedad española. Una Guerra Civil destruyó el país, cientos de miles de personas perdieron la vida y otros muchos, para conservarla, tuvieron que esconderse. Los refugios antiaéreos, construidos en su mayor parte en los años 1937 y 1938, fueron el salvavidas de la población frente a los bombardeos aéreos. Hoy en día muchos de ellos aún se conservan como testigo mudo de la historia de España.

Refugios antiaéreos de Alicante

Refugio de la Plaza Balmis
Refugio de la Plaza Balmis

Alicante cuenta con casi un centenar de refugios antiaéreos catalogados, dos de ellos han sido completamente restaurados y se encuentran en las plazas de Séneca y Doctor Balmis.

El refugio de la Plaza Balmis, construido en 1937, cuenta con un área de unos 200 metros cuadrados divididos en seis cámaras o celdas, y una capacidad para alrededor de 600 personas. Originalmente disponía de dos accesos con entrada en forma de codo, para evitar la proyección de metralla al interior y amortiguar las ondas expansivas de las explosiones, en la actualidad ha quedado habilitada únicamente una. En este caso su particularidad reside en que algunos alicantinos solicitaron al consistorio la construcción de refugios privados cercanos a sus viviendas. Solían ser miembros de la burguesía con cierto poder económico y que se sentían más seguros con esta cercanía.

Por su parte, el de la Plaza de Séneca es un importante refugio antiaéreo mucho mayor que el anterior y podía albergar hasta 1.200 personas. Actualmente está dotado con equipamiento audio y se pueden oír y «vivir» las sensaciones que tuvieron los que allí se refugiaban durante los bombardeos.

LEER  Las hazañas (y los fracasos) del mariscal Zhúkov
Túnel de Denia
Túnel de Denia

En la localidad alicantina de Denia también se excavó bajo la roca del castillo, entre los años 1937 y 1938, un túnel que unía las dos partes de la ciudad. Con unos 200 metros sirvió de refugio de los bombardeos de la Guerra Civil.

Refugios de Barcelona

Refugio 307, en Barcelona
Refugio 307, en Barcelona

El Refugio 307 es uno de los 1.300 refugios antiaéreos construidos durante la Guerra Civil en Barcelona. Dispone de tres entradas de acceso en la calle Nou de la Rambla y tiene cerca de 200 metros de túneles, con una altura de 2,10 metros y una anchura que oscila entre 1,5 y 2 metros. A lo largo del recorrido pueden contemplarse las diversas estancias que lo formaban, como los lavabos, una fuente, una enfermería, la sala de los niños y una chimenea, entre otros. Pese a que solo se terminaron 200 metros de túnel, el proyecto inicial preveía más de 400, que habrían podido ofrecer protección a unas 2.000 personas.

Refugio de la plaza del Diamant
Refugio de la plaza del Diamant

Otro de los famosos refugios de la Ciudad Condal es el de la plaza del Diamant, construido a doce metros bajo tierra por los vecinos del barrio durante la Guerra Civil. Dio refugio a más de doscientas personas durante los numerosos ataques que sufrió la Gracia industrial de la época, llena de fábricas que eran el objetivo principal de la aviación atacante.

El subsuelo de Madrid

Estación de Chamberí
Estación de Chamberí – Isabel Permuy

Madrid fue la ciudad que más tiempo convivió con la Guerra Civil y los bombardeos aéreos más importantes se produjeron en noviembre de 1936 y sus tres lineas de Metro se convirtieron en refugios. La estación de Chamberí, en la línea 1, fue una de ellas. La de Chamberí fue una de las ocho primeras estaciones que inauguraron el Metro de Madrid allá por 1919, en el tramo entre Puerta del Sol y Cuatro Caminos. Dicen las crónicas de la época que se cerró porque no resultaba rentable: estaba demasiado cerca de Iglesia –a 223 metros– y Bilbao –210 metros–.

Búnker de El Capricho
Búnker de El Capricho – Isabel Permuy

En los Jardines del Parque del Capricho en la Alameda de Osuna está el Búnker de El Capricho, un refugio antiaéreo construido bajo el Comedor del Palacio de la Duquesa de Osuna que durante la Guerra Civil se usó de Cuartel. Se cree que nunca llegó a ser utilizado pero tenía capacidad para alojar a unas doscientas personas en una superficie de aproximadamente 330 metros cuadrados. El pasillo tiene una altura de 2,50 metros y una anchura de unos dos. Las once estancias se dispusieron a ambos lados del pasillo en zigzag con el fin de evitar las consecuencias de las posibles explosiones.

LEER  El enigma de Corocotta, el «ladrón hispano» que resistió diez años al todopoderoso Imperio Romano

También en Madrid en el subsuelo del colegio San Isidoro, en la calle Fuenterrabía y frente a la Fábrica de Tapices, se esconde un refugio construido para que los vecinos del barrio pudieran durante la Guerra Civil. Después de más de 60 años oculto, en 2002 se descubrió este túnel bajo el sotano.

El refugio del Ayuntamiento de Valencia

Refugio del Grupo Escolar del Ayuntamiento
Refugio del Grupo Escolar del Ayuntamiento – Rober Solsona

En Valencia hubo un gran interés en la construcción de refugios próximos o en el interior de los centros educativos y el refugio del Grupo Escolar del Ayuntamiento es un buen ejemplo de ello. Se construyó en 1938 con una capacidad para 700 niños y niñas, con el objetivo de proteger al alumnado del grupo escolar que había en el actual Ayuntamiento. En la rehabilitación se muestra el aspecto que tuvo el refugio en origen con paneles y un audiovisual para completar la información.

Almería

En Almería, a nueve metros de profundidad, están los conocidos como Refugios de la Guerra Civil, galerías subterráneas diseñadas por el arquitecto Guillermo Langle Rubio. De los 4,5 kilómetros diseñados se han recuperado casi uno, y posee zonas recreadas, almacén, refugio y el quirófano, con instrumental de la época.

La trinchera de Cartagena

Unas obras en la Plaza de San Francisco en 2013 sacaron a la luz una trinchera longitudinal de 50 metros de largo por 2 metros de ancho, con asientos a ambos lados que sirvió de refugio subterráneo a los cartageneros para protegerse de los bombardeos de la Guerra Civil.

Este espacio, cuya ubicación era conocida y estaba documentada por los técnicos y expertos, forma parte de la red de refugios que se construyeron en calles y plazas de la ciudad a finales de los años 30, una decena de túneles entre los que destacan por su importancia el de la calle Gisbert que llegó a tener una capacidad para más de 5.000 personas.

LEER  La humillación de unos pocos 'espartanos' hispanos a los 40.000 legionarios romanos de Mancino

Refugio de Santander

Ubicado en pleno centro de la ciudad de Santander, se encuentra este refugio de apenas 77 metros cuadrados en el que se narran los acontecimientos más relevantes de la Guerra Civil en la ciudad, cómo era la vida cotidiana de los santanderinos durante ese período y los efectos devastadores de los bombardeos sobre la población.

Origen: Los túneles secretos de España que salvaron muchas vidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies.