Oliver Cromwell: El protestante inglés que mandó asesinar a miles de católicos irlandeses

Oliver Cromwell: El protestante inglés que mandó asesinar a miles de católicos irlandeses

Dentro de la larga historia británica hay una amplia lista de nombres que, todavía a día de hoy, siguen dividiendo a la sociedad. Fíjense, sino, en ejemplos como el de Enrique VIIIMaría TudorIsabel I. Todos ellos recordados por los ciudadanos ingleses, ya sea para bien o para mal. Dentro de este grupo se encuentra también Oliver Cromwell, quien ha sido noticia en las islas durante los últimos días debido a los ataques que ha sufrido un busto en el que se le representa.

El busto de Cromwell
El busto de Cromwell

La escultura, que se encuentra en la Cámara de los Comunes del Parlamento Británico, llevaba tiempo siendo removida de su lugar por un parlamentario laborista de origen irlandés llamado Stephen Pound. Y es que Cromwell, además de haber gobernado Gran Bretaña como Lord Protector entre 1653 y 1658, es conocido por los asesinatos de irlandeses que llevó a cabo entre 1649 y 1650. Así como por laconfiscación de tierras a los católicos de la isla para dejarlas en manos de los protestantes.

«Su mirada de carnicero me atrapa cada mañana cuando entro», afirma Pound sobre el busto de Cromwell, al que recientemente se le ha colocado una alarma. El político de origen irlandés afirma que se encuentra en negociaciones para que la escultura sea removida próximamente del Parlamento.

La guerra de Cromwell

Para cuando Cromwell desembarcó en Irlanda en diciembre de 1649, la isla llevaba luchando contra Inglaterra casi diez años. En 1641, había estallado la Guerra de los Tres Reinos, en la que tomaron parte Irlanda y Escocia, y que tenía por objetivo ponerle fin a las polémicas medidas del rey Carlos I, quien había cerrado el Parlamento y trataba acaparar en sus manos todo el poder.

En el caso de la isla esmeralda, todo saltó por los aires a raíz de una rebelión que trató de aprovechar la frágil situación en la que se encontraba Inglaterra. A pesar de que la revuelta fracasó en un primer momento, se mantuvieron algunos conatos en el Ulster (Irlanda del Norte) y fue tomando fuerza con el tiempo. Esta no tenía por fin la emancipación, según señala el historiador John O’Beirne en su obra «Historia de Irlanda», sino terminar con los ataques que sufrían los católicos en la isla fruto de la constante expansión protestante. Y es que, por entonces, ser fiel a Roma se pagaba caro en Gran Bretaña.

Poco después de que la cabeza del rey inglés Carlos I rodase por el cadalso al finalizar la guerra civil que asoló el país, y se instauró la república por medio de la Mancomunidad en Gran Bretaña, Cromwell, que se había convertido en uno de los grandes militares del momento, comenzó a realizar los preparativos para terminar con la rebelión en Irlanda. Al poco de llegar a su destino, el futuro Lord Protector tomó la ciudad de Drogheda. Fue allí donde demostró como tenía previsto que funcionase el conflicto. Y es que, tras ocupar la plaza, ordenó ajusticiar a sus 2.500 defensores, que previamente se habían negado a rendirse. «Pasamos a cuchillo a todos los defensores. No creo que de todos ellos escaparan vivos treinta», escribió Cromwell según recoge el historiador John O’Beirne.

El objetivo era agilizar el conflicto todo lo posibles. Cromwell amenazaba a los soldados de todas las ciudades de Irlanda a las que llegaba con la muerte. No había lugar para los prisioneros. Tan solo se salvarían aquellos que hincasen la rodilla sin presentar batalla. Esta no era una práctica inédita en la guerra de la época; el futuro gobernante no había inventado la Coca-Cola, ni mucho menos. Sin embargo, según señalan los historiadores, esta política se llevaba a cabo en muy contadas ocasiones, por lo que no son pocos los que tildan estas acciones de «genocidio» o «matanza indiscriminada».

Parece ser que las muertes de protestantes durante el tiempo que duró la rebelión católica, que se contaron por miles, acabaron motivando la aplicación de esta política, que alcanzó cotas mayores en Wexford, donde los soldados ingleses acabaron con la vida de otros 2.000 combatientes, amén de 1.500 civiles.

A pesar de la crueldad, la fórmula dio sus frutos. Para mayo del 1550 la guerra había finalizado. Cromwell entonces dirigió sus pasos hacia Escocia, donde se encontraba el hijo de Carlos I, el cual había sido reconocido por los escoceses como su rey bajo el nombre de Carlos II. El futuro Lord Protector había dejado un recuerdo imborrable en Irlanda.

Represión

En mayo 1653 se terminó por aprobar la unión efectiva de Irlanda a la corona. La isla, además, perdió por el camino su propio Parlamento. También se llevó a cabo la expropiación de terrenos a los irlandeses católicos y su entrega a la minoritaria nobleza protestante afín a Cromwell. Los expropiados tuvieron que conformarse con algunas de las áreas más remotas e inhóspitas de la isla, principalmente ubicadas en la occidental Connaught, pero la cosa no quedó ahí. La represión religiosa también se recrudeció. «La práctica pública del rito católico fue prohibida y los clérigos católicos eran ejecutados en cuantos se les capturaba», señala el divulgador Jesús Hernández en su libro «Las 50 grandes masacres de la historia».

Estas medidas no se evaporaron con la muerte de Cromwell en 1658; tampoco lo hicieron con la restitución de la monarquía en 1660. Según aparece en «Historia de Irlanda», para 1685, con la república ya finiquitada desde hacía más 20 años y con un católico como Jacobo IIen el trono de Inglaterra, los irlandeses solo controlaban el 22% de las tierras. El monarca no quería realizar cambios drásticos para no granjearse la enemistad de la nobleza, cuyo apoyo resultaba indispensable para poder mantenerse en el poder. Mientras tanto, no pocos católicos malvivían trabajando como mano de obra barata en los campos de los protestantes.

Origen: Oliver Cromwell: El protestante inglés que mandó asesinar a miles de católicos irlandeses

Facebook Comments

Related Post

LEER  María Luisa de Parma, la "impura prostituta" que casi termina con la dinastía de los Borbones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: