Veneno en todos los rincones de la Corte

“La muerte viene a la mesa del banquete”, de Giovanni Martinelli, una pintura del siglo XVII muy alegórica de la época (Wikimedia)
“La muerte viene a la mesa del banquete”, de Giovanni Martinelli, una pintura del siglo XVII muy alegórica de la época (Wikimedia)

Muchos poderosos temían que les mataran con la comida, pero ignoraban las sustancias mortales que les rodeaban a diario

Veneno en la comida o la bebida. Era una manera fácil de matar a adversarios y una gran preocupación de los poderosos en la Edad Media y Moderna. Pero no eran esos los únicos venenos que circulaban. Estudios contemporáneos han desvelado como en esas épocas, sobre todo los más pudientes, convivían con muchas sustancias tóxicas sin saberlo y en muchos casos pudieron causar sus muertes.

Muchos reyes y nobles temían que les envenenaran la comida y la bebida y por eso tenían sirvientes que debían catar lo que sus señores iban a ingerir. En algunos casos, hasta besaban y lamían vasos, copas y cubiertos. Criados de los reyes Enrique VIII y su hija Isabel I de Inglaterra besaban y tocaban su almohada y sus sábanas antes de que se acostaran y se probaban su ropa antes de que se vistieran para evitar que un veneno contactara con su piel.

Trono de coronación danés entre 1671 y 1840, hecho con cuerno de 'unicornio', en realidad, colmillo de narval
Trono de coronación danés entre 1671 y 1840, hecho con cuerno de ‘unicornio’, en realidad, colmillo de narval (Wikimedia)

Por eso era apreciadísimo el cuerno de unicornio, al que se atribuían propiedades mágicas que lo convertían en un antídoto para cualquier veneno. En el siglo XV o XVI valía 10 veces su peso en oro. Grandes iglesias y los reyes más poderosos lo tenían entre sus tesoros, desde los daneses a los ingleses, desde Carlomagno hasta Lorenzo de Medicis.

Ya en el siglo XVI, el médico de la corte francesa Ambroise Paré demostró, dando arsénico a unas palomas, que el cuerno no era efectivo. Y, aunque algunos pudieron proceder de rinocerontes u orix, en 1638 el naturalista danés Ole Wurm, por encargo de los comerciantes de su país (los escandinavos eran los proveedores), investigó el origen de los cuernos y concluyó que eran colmillos de narval, un cetáceo ártico (cuando no astas de otros animales), explicaba un artículo de la revista Scientific American de 1951, recogido por JStor Daily.

Pero había muchos venenos ignorados que ahora se conocen y entonces ni se combatían ni se les atribuía el daño que causaban en hígados y riñones, en la piel, los dientes, generaban fatigatembloresparálisis… hasta la muerte.

LEER  La accidentada y desconocida historia de la figurita de belén más antigua de España

Muchos cosméticos, como los polvos blanqueantes (vean esos rostros de la película Barry Lyndon de Stanley Kubrick), el bermellón (cinabrio) para colorete… contenían mercurioarsénico (que también se usaba en el cuero cabelludo y las ingles contra piojos y otros parásitos), plomo y otros metales. O ungüentos de mercurio se aplicaban para curar las lesiones por la sífilis. Mataban la bacteria pero al absorber la piel el metal causaba muchos daños.

Muchos cosméticos contenían metales como mercurio, arsénico o plomo, tóxicos, máxime en un uso diario

Un tratamiento para supuestamente mantener la juventud (y contra la artritis) eran los bebibles de oro (pioneros químicos como Jean Beguin Cristophe Glaser publicaron recetas), que tenían efectos tóxicos para el organismo. Una excavación arqueológica en Francia en 2008 permitió analizar los restos atribuidos a Diane de Poitiers, que fue la favorita del rey Enrique II y falleció en 1566. Se sabe que “cada mañana bebía un preparado de oro y otras sustancias que yo no se que sean dadas por buenos doctores y apotecarios sutiles”, escribió su contemporáneo Brantôme (Pierre de Bourdeilles) en Vie des Dames Illustres.

Más de 440 años después, se hallaron trazas de oro en los huesos y cabello de la noble en grandes concentraciones (10.000 ng/g). El adelgazamiento de su pelo, por ejemplo, se considera indicio de intoxicación crónica por oro, que debió dañar su hígado y otros tejidos, explicaban médicos franceses en un estudio publicado en 2009 por el British Medical Journal. Algunos alquimistas usaban además mercurio para purificar el oro.

Retrato de la noble francesa Diane de Poitiers
Retrato de la noble francesa Diane de Poitiers (Wikimedia)

En los siglos XVI y XVII se publicaron muchos libros “de secretos” como Magia naturalisDei Compendi de i secreti rationaliSecreti nuovi, I secreti… en los que médicos, artesanos, maestros en diversos oficios o escritores de la época explicaban experimentos, recetas, cómo fabricar desde cosméticos, perfumes y jabones hasta remedios medicinalesvino o tintes y pigmentos, así como procesos artesanos (cómo tratar la lana, preparaciones químicas que usaban los joyeros y hojalateros, cómo enfriar el agua usada en el endurecimiento de acero) y otros “secretos” diversos (cabalística, falsificación de piedras preciosas, cómo preservar más tiempo las frutas o hacer injertos de frutales…).

Estos libros se vendían como los secretos de las Cortes y gracias a estos escritos se sabe que muchas prácticas empleaban ingredientes que podían ser tóxicos, desde metales hasta ácidos, o, cuando menos, repugnantes. En uno de esos libros, Girolamo Ruscelli desvelaba una mascarilla a base de mercurio, vinagre, huevos, cebolla, azogue y limones que debía mezclarse en un plato de plomo.

LEER  Vida después de la muerte ¿Mito o realidad?

Se sabe igualmente que pinturas muy de moda en las paredes palaciegas entre los siglos XV y XVIII o en tintes contenían mercurio (rojo), arsénico (verde) o plomo (blanca), cuenta JStor Daily.

'Mujer con su hijo', pintura del siglo XVI del italiano Agnolo Bronzino en que se ve el rojo en boga en la época
‘Mujer con su hijo’, pintura del siglo XVI del italiano Agnolo Bronzino en que se ve el rojo en boga en la época (Wikimedia)

El marco general además, era propicio a todo tipo de gérmenes por la falta de higiene, pues bañarse a menudo se veía peligroso para la salud y en las habitaciones había orinales (si no se arrojaba su contenido por la ventana). Cuando la princesa portuguesa Catalina llegó a la corte inglesa para casarse con Carlos II en 1661, escribió horrorizada a su familia que los nobles orinaban en todas las esquinas de palacio.

Aismismo, pervivían creencias populares, medio paganas, medio religiosas, sobre la vida y la muerte que hicieron que durante siglos hubiera prácticas que hoy hieren nuestra sensibilidad y nos horrorizan y, en esos tiempos, efectivas no debían ser, pero sí fuente de infecciones. Quede avisado el lector por lo que viene. Porque estudios como uno de 1997 publicado en Dialectical Anthropology señalan como en la conquista de América o de otros rincones del planeta los europeos consideraban bárbaros los ritos de canibalismo de algunos pueblos, pero en sus sociedades, durante mucho tiempo, hubo uso y consumo de vísceras, sangre , huesos en polvo y partes del cuerpo (especialmente de ejecutados) como supuestos tratamientos médicos. Se les atribuía una vida, una energía casi mágica, que fortalecía al enfermo ante sus problemas de salud.

El uso de partes del cuerpo en remedios “medicinales” obedecía a viejas creencias

De igual manera, se usaban orina (contra la ciática, por ejemplo, o como baño para un buen cutis) y excrementos (de animales y humanos), que los galenos recomendaban mezclar o espolvorear con zumos de vegetales y frutos para combatir desde piedras de riñón, infecciones de vejiga o inflamaciones oculares y pulmonares hasta el estreñimiento.

LEER  Hallan el casco de un guerrero de una civilización desconocida en el sur de Rusia - RT

Horripilante nos parecerá hoy pero otro producto medicinal usado durante varios siglos (consta que hasta finales del XVIII), que vendían por ejemplo los boticarios de Londres (y que ya consideró “vergonzoso” el médico francés Ambroise Paré en 1575), era momia, un preparado a partir del líquido que exudaba de cuerpos embalsamados y que era una especie de curalotodo. Estas recetas no eran de caldero de bruja ni de artes oscuras, sino de médicos y boticarios.

Se consumían orina, excrementos o “momia”, un preparado a partir de líquido de cuerpos embalsamados

Primeros referentes médicos como Hipócrates o Galeno ya sostenían que el cuerpo humano estaba regido por “humores”, los mismos cuatro elementos del cosmos: la sangre (aire); la bilis (fuego); la flema (agua) y la bilis negra (que luego se supo que no existía, como tierra). De ahí a consumir elementos de otros para sanear los propios solo hay un paso. Se recetaba, por ejemplo, sangre para curar la lepra. O un preparado con huesos de calavera u otros con sesos o con corazón desecado (sí, humanos) contra la epilepsia.

¿Quién dice que en el futuro no verán prácticas actuales con horror, riesgos hoy ocultos? Pero al menos estos tratamientos médicos han quedado en desuso. Y nos lavamos más.

Origen: Veneno en todos los rincones de la Corte

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: