25 abril, 2024

El ‘Libro de los Muertos’: el manual para alcanzar la eternidad en el Antiguo Egipto

Thank you for reading this post, don't forget to subscribe!

El ‘Libro de los Muertos’, un manual de la antigua religión egipcia para asegurar la llegada al Más Allá, desvela un fascinante mundo de rituales, creencias y textos mágicos.

Según Maneton, la Dinastía V terminó con el reinado de Unas, cuya pirámide se encuentra en Saqqara, cerca del recinto funerario levantado en honor del faraón Zoser. En ella destaca su larga calzada, bellamente decorada con escenas que transmiten episodios muy concretos de la biografía del faraón.

No es esta la principal innovación del monumento, porque la pirámide sobresale aún en mayor medida por ser la primera en la que se grabaron textos sobre las paredes de las cámaras sepulcrales: los conocidos como Textos de las Pirámides. Son las composiciones religiosas más antiguas de Egipto, al menos de entre todas las que conocemos en la actualidad, y en ellas se expresan el desarrollo de la religión egipcia y las creencias sobre el mundo de ultratumba desde tiempos predinásticos.

En el caso de Unas, observamos un claro intento de identificar al faraón con los dioses Ra y Osiris, aunque también se detecta el desarrollo de una serie de conceptos relacionados con los astros y otros de más difícil comprensión. Los motivos por los que estos Textos de las Pirámides se ubicaron en el interior de la tumba resultan obvios: eran esenciales para garantizar la supervivencia del rey en la otra vida.

Guardianes del faraón difunto: los textos de las pirámides

Poco a poco, la creencia de que tras la muerte física del faraón se entraba en el reino de Osiris se fue generalizando entre los egipcios. Junto al dios solar Ra, Osiris acabó teniendo un protagonismo especial en al ámbito funerario. Curiosamente, los Textos de las Pirámides se escriben con un tipo de jeroglíficos poco usuales, pues algunos de los ideogramas que representan humanos y fieras se dejaron incompletos o se dibujaron con mutilaciones, para evitar que causaran cualquier tipo de daño al faraón muerto.

Cabe destacar que, conforme fueron pasando las generaciones, estos textos dejaron de ser un privilegio exclusivo de los faraones y se utilizaron por los gobernadores regionales, la aristocracia y funcionarios de alto nivel. La descentralización política asociada con el Primer Período Intermedio es también visible en lo que se refiere al hecho religioso y funerario, como podemos observar en una serie de grabados realizados sobre los laterales de los ataúdes de madera, que representan una serie de fórmulas mágicas y litúrgicas que, en conjunto, reciben el nombre de Textos de los Sarcófagos.

LEER  El Sínodo del Terror: el juicio que celebró un Papa al cadáver de quien fue su antecesor
Tumba de Nefertiti. Foto: GETTY

Tumba de Nefertiti. Foto: GETTY

Ayuda al difunto en su viaje al Campo de Juncos

El origen de este nuevo corpus debemos rastrearlo en los Textos de las Pirámides, ya que ambos suelen aparecer unidos en algunos de los sarcófagos del Imperio Medio. A pesar de todo, los Textos de los Sarcófagos incluyen un modelo diferente y nuevos conceptos relacionados con el reino de los muertos. Su principal aportación es la idea de reunir a las familias de los fallecidos después de su vida terrenal, al igual que a servidores y amigos del difunto. Tanto es así, que la arqueología ha logrado detectar una serie de cambios en la estructura de las tumbas, ya que desde el Primer Período Intermedio predominan las mastabas con múltiples habitaciones para acoger a familias extensas.

Por otro lado, las nuevas fórmulas sagradas y los rituales funerarios reflejan una clara influencia de la nueva religión solar y osiríaca, con la intención de ayudar al fallecido a superar los peligros y encontrar durante su viaje la duat (el inframundo, donde tenía lugar el Juicio de Osiris), y poder conservar así su inmortalidad. También insisten en recordar métodos para satisfacer necesidades tan cotidianas como saber alimentarse en la otra vida.

El Libro de los Muertos, entendido como un conjunto de sortilegios mágicos destinados a ayudar a los difuntos a superar el Juicio de Osiris y asistirlos en su viaje a la otra vida (aaru) a través del reino del inframundo (duat), tiene su origen en el Segundo Período Intermedio, hacia el año 1650 a.C., en contextos funerarios de la ciudad de Tebas. Los primeros hechizos propios de este texto religioso (no presentes en tiempos anteriores) los vemos en la tumba de la reina Mentuhotep de la Dinastía XVI, aunque parecen tener un origen muy anterior.

En la Dinastía XVII, su uso ya se habría extendido entre los cortesanos y funcionarios más prominentes del Estado egipcio. Esto se hace evidente a partir del Imperio Nuevo, ya que en la Dinastía XVIII aparece el capítulo 125 en el que se representa el famoso Pesado de Corazón, que tanta influencia tuvo en otros sistemas religiosos muy posteriores al egipcio.

A partir de entonces, el Libro de los Muertos ya se escribe en un rollo de papiro y con el texto ilustrado con viñetas, algo que en la Dinastía XIX alcanza una gran riqueza estilística. Aunque se suele vincular con el Imperio Nuevo, la época de mayor difusión de este enigmático texto religioso es tardía.

El Tercer Período Intermedio conoce la aparición de la versión en escritura hierática, destinada a satisfacer las necesidades funerarias del conjunto de la sociedad egipcia. Durante esta etapa, empezarán a circular otros textos funerarios como el Libro de Amduat, un fiel reflejo de la obsesión que tenían los habitantes del país del Nilo por comprender la vida de ultratumba. Esta misma versión es la que se va a mantener en tiempos ptolemaicos, pero compartiendo importancia con otras escrituras sagradas como el Libro de las Respiraciones o el Libro del Recorrido de la Eternidad.

LEER  Caso de Colares "UFOLOGIA"
Relieve que muestra un barco solar que transporta a Ra. Foto: GETTY

Relieve que muestra un barco solar que transporta a Ra. Foto: GETTY

Legado en romanos y cristianos: el impacto duradero del Libro de los Muertos

El Libro de los Muertos se dejará de utilizar en el siglo I a.C., aunque su influencia se mantendrá: se deja sentir en la época romana también en la aparición de la nueva religión cristiana, cuya naturaleza no se podría entender sin recurrir al recuerdo de las antiguas creencias del Egipto faraónico.

En cuanto a su contenido, el libro está formado por un grupo de textos individuales, pero que en conjunto presentan una unidad con un significado coherente. La mayor parte de los fragmentos en los que se divide comienzan con la palabra ro, cuya traducción más aproximada podría ser “capítulo” o “sortilegio”. Hoy en día, se ha logrado identificar 192 de estos sortilegios, aunque no existe ningún manuscrito individual que contenga todos ellos.

Su finalidad es muy diversa: algunos tratan de dar al fallecido una imagen lo más aproximada posible sobre lo que le espera en el Más Allá; otros recogen los métodos para garantizar que las tres partes en las que se divide el hombre (cuerpo, alma y espíritu) puedan reencontrarse nuevamente en el otro mundo, y otros muchos tienen como finalidad proteger al difunto de las fuerzas hostiles que le esperan en el inframundo para que pueda superar los obstáculos antes de alcanzar su “salvación”.

Magia y religión: los elementos esenciales del Libro de los Muertos

La lectura del Libro de los Muertos nos permite comprobar la unión de elementos mágicos y religiosos en las relaciones que establecieron los hombres y mujeres del Nilo con los dioses del extenso panteón egipcio. Para ellos, los límites entre la magia y la creencia religiosa no estaban bien definidos. La magia (heka) se relacionaba con la fuerza de la palabra creadora, lo suficientemente potente para influir en las decisiones de sus divinidades. El mero hecho ritual de pronunciar una palabra estaba asociado al acto de creación, siendo este uno de los elementos característicos del pensamiento egipcio, con influencia en el nacimiento de otros sistemas religiosos.

LEER  La conquista española de Amberes (1584-85): lo imposible se hace gesta con «El Rayo de la Guerra»

Para los egipcios, su propia escritura jeroglífica tenía un origen divino, al haber sido inventada por Toth. Vista así, no resulta extraña su creencia en la necesidad de conocer el nombre místico de cualquier elemento para tener poder sobre él. No en vano, una de las principales preocupaciones del Libro de los Muertos era dar a conocer el nombre secreto de los seres del inframundo para tener control sobre ellos. No todos los sortilegios presentes en el texto se representaron sobre papiro, ya que algunos se hicieron en amuletos mágicos destinados a proteger a los difuntos frente a los peligros del Más Allá. Algunos de estos amuletos fueron encontrados por los arqueólogos escondidos entre las vendas de las momias egipcias (por ejemplo, el escarabajo).

Estructura del texto sagrado: el Libro de los Muertos en segmentos

Los estudiosos suelen distinguir cuatro grandes secciones en el Libro de los Muertos. La primera (capítulos 1 al 16) establece los pasos por los que el difunto entra en la tumba, desciende al inframundo y, posteriormente, recupera el habla y el entendimiento. A continuación (capítulos 17 al 63), se habla sobre el origen mítico de los dioses, además de la necesidad de que los fallecidos vuelvan a vivir y puedan renacer como el Sol matinal.

Parte del Libro del Amduat. Foto: AGE

Parte del Libro del Amduat. Foto: AGE

En tercer lugar (capítulos 64 al 129), se narra el viaje del difunto a través de los cielos a bordo de la Barca Solar y su descenso al inframundo para encontrarse con Osiris, cuando llega la noche. Finalmente, en los capítulos 130 a 189, el espíritu del fallecido asume el poder del cosmos tras ser reivindicado por los dioses y después de superar el juicio al que se verá sometido por parte del dios Osiris, una vez pesada su alma.

Origen: El ‘Libro de los Muertos’: el manual para alcanzar la eternidad en el Antiguo Egipto

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Al continuar utilizando este sitio, acepta nuestro uso de cookies.