La fórmula de Trotski para construir el Ejército que implantó la Revolución y derrotó a Hitler

Trotski arengando a las tropas frente al Teatro Bolshói de Moscú, junto a Lenin y Lev Kámenev, en mayo de 1920 ((Archivo))
Trotski arengando a las tropas frente al Teatro Bolshói de Moscú, junto a Lenin y Lev Kámenev, en mayo de 1920 ((Archivo))

Tras negociar una paz deshonrosa con Alemania, el líder del Comité Militar Revolucionario configuró una disciplinada estructura militar basada en el control de una amplia red de comisarios políticos

Un Ejército en descomposición tras el derrocamiento del zar y el hundimiento del frente de Polonia ante la ofensiva alemana . Eso es lo que se encontró Lev Trotski cuando, con la confianza de Lenin, asumió el cargo de máximo representante de la política exterior del recién instaurado gobierno de los sóviets. La absoluta desorganización de las tropas movilizadas durante la Gran Guerra, la hambruna, un alarmante vacío de poder y una guerra civil en ciernes de duración y consecuencias inciertas aconsejaban a actuar con urgencia y un alto grado de pragmatismo, y pese a ser un recién llegado a las tesis bolcheviques Trotski consiguió imponer su tesis de rendirse y ceder ante Alemania aprovechando su necesidad de reforzar su frente occidental.

Él mismo negoció la retirada de Rusia de la Primera Guerra Mundial y firmó el 3 de marzo de 1918 la Paz de Brest-Litovsk, en la que Rusia renunciaba ni más ni menos que a FinlandiaPoloniaEstoniaLivoniaCurlandiaLituaniaUcrania Besarabia a favor del Imperio AlemánBulgaria y el Imperio Austrohúngaro. Asimismo, el Imperio Otomano se hacía con las regiones de ArdahanKars Batumi. Una gran pérdida territorial que no dejaba de ser un mal menor al liberar a los sóviets de extensos territorios en los que habían conseguido consolidar la Revolución.

El comisario del Pueblo para la Defensa se encontró con un Ejército con una única división regular y lo dejó con más de cinco millones de efectivos

Ese mismo día, Trotski anunciaba su renuncia a sus responsabilidades de Exteriores para asumir apenas diez días después su nuevo cargo como comisario del Pueblo para la Defensa​ y presidente de la Junta Suprema de Defensa. Pese a no contar con ninguna experiencia militar supo sacar partido del prestigio que había conseguido durante la Revolución de Octubre de 1917 como líder del Comité Militar Revolucionario y se rodeó de una red de fieles comisarios bolcheviques que confirieron al nuevo Ejército Rojo una estructura organizativa con un marcado y disciplinado carácter político.

La labor no se preveía fácil. Trotski se encontró un Ejército con una única división regular, la de los fusileros letones, muchos de los cuales ni siquiera hablaban ruso y llevaban meses movilizados lejos de su hogar, entre un conflicto internacional y otro nacional que había mermado tanto sus fuerzas como su moral. A ellos se sumaban un puñado de oficiales del Ejécito Imperial fieles al nuevo régimen y varios miles de guardias rojos sin apenas formación ni disciplina militar.

Ante la necesidad de empezar de la nada, Trotski se dirigió el 17 de junio de 1918 a los comisarios militares con el discurso que se reproduce más adelante para instruirlos sobre la organización del nuevo Ejército que debían ayudar a formar para defender la Revolución, empezando por derrotar al Ejército Blanco comandado por los mencheviques. Un oponente que si bien también basaba su fuerza en tropas irregulares contó en todo momento con el apoyo militar del Imperio BritánicoFranciaEstados Unidos y el Imperio Japonés.

La estructura planeada por Trotski -incluidas las coacciones represalias de los comisarios- resultó un éxito y él mismo supervisó sus avances viajando a todos los frentes durante casi tres años en un tren blindado. Acabada la Guerra Civil Rusa con la victoria del Ejército Rojo, la consolidación del poder de los sóviets se basó en esa misma estructura de comisarios militares. La repentina muerte de Lenin y el enfrentamiento de Trotski con quien acabaría siendo su sucesor, Iósif Stalin, acabarían con su exilio forzado y su asesinato en México en 1940.

La derrota alemana en la Primera Guerra Mundial anuló el tratado de paz y en ese mismo 1940 la Unión Soviética no sólo había recuperado sus posesiones perdidas, sino que había ampliado sus dominios. Sólo Finlandia, que se mantuvo independiente, y Turquía, heredera del Imperio Otomano, conservaron los territorios negociados en Brest-Litovsk. El Ejército Rojo, por su parte, contaba antes de la proclamación del III Reich con más de cinco millones de efectivos que le permitieron afrontar con garantías una nueva guerra con Alemania que tuvo un signo muy distinto a la anterior.

LEER  Las mentiras de la Resistencia francesa contra los nazis: «La mayoría de la población fue indiferente o colaboracionista»

Así informó La Vanguardia de la renuncia de Trotski como representante de los Asuntos Exteriores de los sóviets tras firmar con Alemania la Paz de Brest-Litovsk para centrarse en la creación del Ejército Rojo

EL DISCURSO

Camaradas, asistimos a un congreso de excepcional importancia. Los partidos representados en esta reunión tienen a sus espaldas un gran pasado revolucionario. Sin embargo, es en este momento cuando aprendemos y debemos aprender cómo construir nuestro propio ejército socialista revolucionario, que será justamente lo opuesto de aquellos regimientos ahora desmovilizados que se mantenían unidos por la voluntad de los amos y la disciplina obligatoria. Ante nosotros tenemos la tarea de crear un ejército organizado sobre el principio de la confianza entre camaradas y la disciplina del trabajo y el orden revolucionarios. Se trata de una tarea de una envergadura, una complejidad y una dificultad extraordinarias. La prensa burguesa habla mucho de que por fin hemos comprendido que para defender el país hace falta una fuerza armada. Eso es absurdo, claro está. Incluso antes de la Revolución de Octubre sabíamos que, mientras dure la lucha de clases entre los explotadores y el pueblo trabajador, todo Estado revolucionario debe ser lo bastante fuerte como para repeler con éxito el ataque imperialista. La Revolución Rusa no podía, como es lógico, conservar el antiguo ejército zarista, en cuyo seno existía una pesada disciplina de clase que había establecido unos fuertes vínculos de obligación entre el soldado y el comandante.

Todo Estado revolucionario debe ser lo bastante fuerte como para repeler con éxito el ataque imperialista

”Nos enfrentábamos a la compleja tarea de poner fin a la opresión de clase en el seno del ejército, destruyendo a conciencia las cadenas de clase y la antigua disciplina de la obligación, y de crear una nueva fuerza armada del Estado revolucionario, bajo la forma de un ejército obrero y campesino, que actuará en interés del proletariado y de los campesinos pobres. Sabemos que, tras la revolución, los restos del antiguo ejército no estaban en condiciones de oponer una resistencia activa al avance de las fuerzas contrarrevolucionarias. Sabemos que se organizaron improvisadamente unidades compuestas por la mejor parte de los trabajadores y campesinos, y recordamos a la perfección cómo esas heroicas unidades consiguieron aplastar el movimiento traidoramente organizado por todo tipo de militantes de las Centurias Negras. Sabemos cómo estos regimientos de guerrilleros voluntarios lucharon victoriosamente en el interior del país contra quienes querían erigirse en verdugos de la revolución. Sin embargo, cuando fue preciso pelear contra las fuerzas contrarrevolucionarias del exterior, nuestras tropas resultaron poco eficaces debido a su preparación técnica inadecuada.

”Comprobamos que se nos plantea a todos como cuestión de vida o muerte para la Revolución el problema de la creación inmediata de un ejército de fuerza equivalente, capaz de responder plenamente al espíritu revolucionario y al programa de los trabajadores y campesinos. Al tratar de llevar a cabo esta compleja tarea nos encontramos con grandes dificultades. En primer término, las dificultades en el campo del transporte y el traslado de suministros, dificultades surgidas de la guerra civil. La guerra civil es nuestro deber principal cuando lo que está en juego es la supresión de las hordas contrarrevolucionarias, pero el mismo hecho de que exista agrava las dificultades que se nos plantean en la urgente formación de un ejército revolucionario. Por otra parte, la tarea de organizar este ejército se ve entorpecida por un obstáculo de carácter puramente psicológico: todo el periodo de guerra precedente perjudicó de manera considerable la disciplina de trabajo, y entre la población ha surgido un elemento indeseable de trabajadores y campesinos desclasados.

El anarquismo primario, la actuación de los traficantes, el libertinaje son fenómenos que debemos combatir con todas nuestras fuerzas”

”No pretendo, en modo alguno, que esto se interprete como un reproche a los trabajadores revolucionarios ni al laborioso campesinado. Todos sabemos que la Revolución ha sido coronada por un heroísmo sin precedentes en la historia, del que las masas trabajadoras de Rusia han dado prueba, pero no puede ocultarse que en muchos casos el movimiento revolucionario debilitó durante un tiempo la capacidad de esas masas de realizar un trabajo sistemático y planificado. El anarquismo primario, la actuación de los traficantes, el libertinaje son fenómenos que debemos combatir con todas nuestras fuerzas y a los que deben oponerse lo mejor de los trabajadores y campesinos conscientes. Y una de las tareas fundamentales que compete a los comisarios políticos es la de hacer comprender a las masas trabajadoras, mediante la propaganda ideológica, la necesidad de un orden y una disciplina revolucionarios, que todos y cada uno deben llegar a dominar.

”Hemos destruido el antiguo aparato administrativo del ejército y es preciso crear un nuevo órgano. Los bienes militares de nuestro Estado están dispersos de manera caótica por todo el país y no se hallan debidamente inventariados: no sabemos con exactitud ni el número de cartuchos, de fusiles, de artillería ligera y pesada, de aeroplanos, de vehículos blindados. No hay orden alguno. En el ámbito de la organización de una administración militar debemos tener en cuenta nuestro decreto del 8 de abril. La Rusia europea ha sido dividida en siete regiones, y Siberia, en tres. Toda la red de comisariatos militares locales organizada a lo largo y a lo ancho del país está estrechamente ligada a las organizaciones soviéticas. Al poner en práctica este sistema conseguimos el centro alrededor del cual organizar la planificación del Ejército Rojo.

LEER  Albert, el hermano de Hermann Göring que suplantó al líder nazi para salvar a judíos del Holocausto

Hemos destruido el antiguo aparato administrativo del ejército y es preciso crear un nuevo órgano con un orden y una disciplina revolucionarios”

”Todos sabemos que, hasta ahora, ha reinado el caos en las distintas localidades y que esto, a su vez, ha provocado un tremendo desorden en el centro. Sabemos que muchos de los comisarios militares suelen manifestar su insatisfacción con la autoridad central y, en especial, con el Comisariato del Pueblo para la Guerra. Ha habido casos en que las sumas de dinero reclamadas para el mantenimiento del ejército no se enviaron a tiempo. Hemos recibido muchos telegramas urgentes en los que se nos reclamaba dinero, pero sin que se adjuntaran presupuestos de gastos. En ocasiones, ello nos ha puesto en una situación sumamente difícil; únicamente hemos podido ofrecer adelantos.

”El desorden ha aumentado, puesto que, con harta frecuencia, en las localidades no existía ningún órgano administrativo eficaz. Tomamos medidas urgentes para crear en dichas localidades los núcleos de los comisariatos, integrados por dos representantes de los soviets locales y un especialista militar. Esta junta local será la organización que podrá, en cualquier localidad dada, asegurar plenamente la formación planificada y el mantenimiento del ejército. Todo el mundo sabe que el Gobierno soviético considera como algo provisional el ejército que estamos construyendo sobre los principios del voluntariado.

”Como he dicho, nuestro programa siempre tuvo un lema: defender con todas nuestras fuerzas nuestro país de obreros revolucionarios, crisol del socialismo. El reclutamiento voluntario no es más que un compromiso provisional al que nos hemos visto obligados a recurrir en un momento crítico de derrumbe completo del antiguo ejército y de recrudecimiento de la guerra civil. Hemos hecho un llamamiento para la incorporación de voluntarios al Ejército Rojo con la esperanza de que respondieran las mejores fuerzas de las masas trabajadoras. ¿Se han visto cumplidas nuestras esperanzas? Es preciso decirlo: sólo se han cumplido en una tercera parte. Es innegable que en el Ejército Rojo hay muchos combatientes heroicos y abnegados, pero también hay muchos elementos indeseables, vándalos, interesados en medrar, desechos humanos.

La Revolución no ha producido, en el seno de las masas trabajadoras, combatientes con conocimientos del arte militar. Es éste el punto débil de todas las revoluciones”

”Sin duda, si diéramos instrucción militar a toda la clase obrera sin excepción, este elemento, comparativamente pequeño, no constituiría un serio peligro para nuestro ejército; pero en este momento, cuando nuestras tropas son tan exiguas, este elemento constituye una espina inevitable y molesta en la carne de nuestros regimientos revolucionarios. Nuestros comisarios militares tienen la responsabilidad de trabajar infatigablemente para elevar al grado de conciencia del ejército y erradicar sin ningún miramiento al elemento indeseable enquistado en él. Con el fin de iniciar el reclutamiento para defender la República Soviética no sólo es necesario tener en cuenta las armas, los fusiles, sino también los hombres.

LEER  La vergüenza oculta del Velódromo de Invierno: «Francia deportó a miles de niños a los campos de concentración nazis»

”En la tarea de crear el ejército, debemos reclutar a las jóvenes generaciones, a la juventud que todavía no ha estado en la guerra, y que siempre se distingue por el fervor de su espíritu revolucionario y su muestra de entusiasmo. Debemos descubrir con cuántos hombres aptos para el servicio militar contamos, ordenar a fondo el registro de nuestras fuerzas y crear un sistema contable soviético distintivo. Esta tarea compleja compete ahora a los comisariatos militares en los volosts , los uiezds y las provincias y a las regiones que las unen. Pero allí surge el problema del aparato de mando. La experiencia ha demostrado que la falta de fuerzas técnicas tiene un efecto nefasto sobre la buena formación de ejércitos revolucionarios, porque la Revolución no ha producido, en el seno de las masas trabajadoras, combatientes con conocimientos del arte militar. Es éste el punto débil de todas las revoluciones, nos lo demuestra la historia de todas las insurrecciones anteriores. Si entre los trabajadores hubiese habido un número suficiente de camaradas especialistas militares, el problema se habría resuelto muy fácilmente, pero contamos con muy pocos hombres con formación militar.

Si el comisario constata que el dirigente militar constituye un peligro para la revolución, tiene derecho a ocuparse sin miramientos del contrarrevolucionario, incluso de hacerlo fusilar”

”Las obligaciones de los miembros del aparato de mando pueden clasificarse en dos tipos: la puramente técnica y la político-moral. Si estas dos cualidades coinciden en un solo hombre, estaremos ante el tipo ideal de jefe o comandante de nuestro ejército. Por desgracia, un hombre así resulta muy difícil de encontrar. Estoy seguro de que ninguno de vosotros dirá que nuestro ejército puede prescindir de comandantes especialistas. Ello no disminuye en modo alguno el papel del comisario.El comisario es el representante directo del poder soviético en el ejército, el defensor de los intereses de la clase trabajadora. Si no interviene en las operaciones militares, es únicamente porque se encuentra por encima del dirigente militar, vigila lo que hace, controla cada uno de sus pasos.

”El comisario es un trabajador político, un revolucionario. El dirigente militar responde con su propia cabeza por cuanto realiza, por el resultado de sus operaciones militares y demás. Si el comisario constata que el dirigente militar constituye un peligro para la revolución, tiene derecho a ocuparse sin miramientos del contrarrevolucionario, incluso de hacerlo fusilar.

”Existe otra tarea más que compete a nuestro ejército. Se trata de la lucha contra los traficantes y los ricos especuladores que ocultan el trigo a los pobres campesinos. Es preciso que enviemos nuestras unidades mejor organizadas a las regiones ricas en trigo, donde deben adoptarse medidas enérgicas para combatir a los kulaks mediante la agitación e incluso con la aplicación de medidas contundentes. Si se hunden en la desesperación, dejad que se aparten, mientras nosotros continuamos con nuestra tarea titánica. No debemos olvidar que durante muchos siglos el pueblo trabajador ha sido cruelmente explotado, y que para acabar por fin con el yugo de la esclavitud se necesitarán muchos años en los que aprendamos de la experiencia y de los errores que a menudo cometemos, pero que, conforme avancemos, serán cada vez más raros.

”En este congreso aprenderemos los unos de los otros, y estoy seguro de que al regresar a vuestras regiones continuaréis con vuestra labor creadora en interés de la revolución de los trabajadores. Y concluyo mi discurso proclamando: ¡Viva la República Soviética! ¡Viva el Ejército Rojo de obreros campesinos!”

Origen: La fórmula de Trotski para construir el Ejército que implantó la Revolución y derrotó a Hitler

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: